Buscar
11:27h. Sábado, 19 de Enero de 2019
destruccion

Motores económicos de la destrucción ambiental (Alejandro Nadal en LA JORNADA)

 

FRASE NADAL

Este clarito artículo de Alejandro Nadal, miembro de Attac, vuelve a dar la razón a Francisco Morote, también de Attac, en Canarias que lo señala en el mexicano LA JORNADA. Morote no se cansa de repetir "Capitalismo Ecocida" y Nadal resalta que en los estudios sobre el deterioro ambiental y el cambio climático nunca se introduce el factor económico. Algo fundamental, porque toda esta catástrofe que amenaza con suprimir a la Humanidad del planeta tiene su origen en la codicia consumista, en el desarrollismo sin freno.

La Unión Europea, contra Rusia (Desinformación como arma de destrucción masiva) - por José Luis Vázquez Domènech

 

JOSÉ LUIS VÁZQUEZ DOMÈNECHEl ser humano en general no se caracteriza por su tendencia a asumir los errores. Aun es más, intentamos ocultar siempre que podemos todos aquellos acontecimientos de cuyas consecuencias podríamos no salir muy bien parados. Nuestra propia fragilidad nos delata y procuramos enmascarar dichos sucesos solventando así la ardua tarea de enfrentarnos a cada pequeña “tragedia”.

Sin que nadie se dé cuenta, nos acercamos a la destrucción de nuestro planeta (Roberto Savio)

roberto savioRecomendación de Francisco Morote, de ATTAC Canarias. Una insistencia más, que hace esta vez Roberto Savio en ALAINET, sobre la falta de atención que le prestan los insensatos gobiernos del mundo a la cuestión del desastre cilmático. Como apunta Morote, la solución para salvar al planeta va por la liquidación del capitalismo y sus medidas asesinas y suicidas.

Los ecologistas acusan al ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria de permitir la destrucción de los espacios naturales de Tamaraceite-San Lorenzo-Tenoya

Tras las sucesivas denuncias ante Ayuntamiento de LPGC y Cabildo sobre todo tipo de actividades ilegales en parajes de alto valor ecológico de esta zona de Gran Canaria, el Colectivo Ecologista Atamarazayd ha denunciado la absoluta pasividad de los gestores municipales e insulares ante los frecuentes atentados ecológicos, destrucción de ecosistemas, caza y pajareo ilegal, vertidos y pistas clandestinas de trial.