Buscar
19:19h. lunes, 10 de agosto de 2020
escrúpulos
Economía

Inditex y el escándalo de la explotación de refugiados sirios en TAurquía. Amancio Ortega, un depredador sin escrúpulos (Carlos Tena)

amancio ortega inditex

Me uno a la denuncia y queja que formula EL BLOG DEL VIEJO TOPO y que Carlos Tena reproduce en su página, y que recomienda mi amiga invisible Colometa. El Caso de Amancio Ortega es un nítido ejemplo de la opresión neoliberal. Una fortuna ingente, la primera del mundo, sostenida, como la mayoría de esas grandes acumulaciones de dinero, por el abuso de la gente pobre, condenada a la miseria. De la misma manera que me sumo al rechazo a los elogios, vengan de dónde vengan, a este paradigma del atropello empresarial. No hay que olvidarlo, ni dejar de insistir: De las fortunas de esta gente maldita vienen las desgracias de la gente pobre.

Política

En el Timo de la estampita solo caen los lerdos sin escrúpulos (Rosa María Artal)

 

ROSA MARÍA ARTALComo es habitual, me parece brillante la punta que le saca Rosa María Artal a la situación polñitica en el estado, con un tipo y un partido tramposos que monta el timo de la estampita en el que cae mucha gente. Gente no precisamente exenta de culpa, porque no es la ingenuidad, sino la búsqueda poco ética de beneficio, lo que les hace caer en la trampa. Y yo, Chema Tante, aprovecho para decir que el gentuallo de Ciudadanos y, sobre todo, la malinche Oramas y su empresa con forma de partifo, la coalición poco canaria, cuadran perfectamente en la descripción que hace Artal. El artículo lo seleccionó Antonio Aguado.

Economía

Gay de Liébana: “Hemos tenido unas mentes pensantes en este país que han actuado sin escrúpulos y ahora, como consecuencia, tenemos unos números absolutamente desequilibrados”

SB-Noticias/Juan Rafael Lorenzo.- El popular economista dijo, refiriéndose a las grandes infraestructuras, sobre todo aeroportuarias,  que en muchos casos hemos tirado el dinero apostando por grandes aeropuertos, cuando luego las compañías que van a volar son compañías low cost, que no van a hacer posible la rentabilización de esa infraestructura. “Además” -añadió-, “no es preciso ceñirse a Canarias; basta con ver la T4 de Madrid o la T1 de Barcelona, o el caso de Menorca que es el que más conozco, con un aeropuerto gigantesco que mantiene cerrada, más de la mitad del año, la mitad del aeropuerto”.