Buscar
20:36h. Lunes, 19 de agosto de 2019
vacas
Firmas

Miedo - por María Vacas Sentís

MARÍA VACAS SENTÍSHace tres días viajaba en taxi con mi padre. Hablábamos con el chófer sobre la Ley de Memoria Histórica y del cambio de los nombres en algunas calles de la ciudad. De repente, sin venir a colación de nada, nos dice el taxista airadamente: "yo a quienes no soporto son a Chávez, que menos mal que ya se murió, ni a Maduro". 

Firmas

Gracias por no olvidar - por María Vacas Sentís

Alguien me dijo que Pablo Iglesias se había pasado al mencionar en el Congreso a Felipe González y la cal viva en la que Lasa y Zabala fueron enterrados por el GAL. Alguien más joven que yo que posiblemente no guarde recuerdo alguno del día en que salieron a la luz los cuerpos torturados, con las uñas arrancadas, de estos dos jóvenes, a los que se les había pegado un tiro en la nuca y enterrado en el hoyo que ellos mismos fueron obligados a cavar. 

Firmas

Había una vez - por María Vacas Sentís

Había una vez un país que se negaba a salir de la Edad Media, un país anómalo situado más allá de la razón, en el que mitos y leyendas dominaban los espacios públicos, elevándose cual espíritus incorpóreos por encima de púlpitos, iglesias y catecismos.

Firmas

Hemos ganado - por María Vacas Sentís

Escribo estas palabras justo después del último mitin electoral. Se acaba de cerrar el telón de la campaña y se abre el tiempo de los sueños, de las certezas. Cuando se publique este artículo circularán ya los primeros análisis pos-electorales de urgencia.

Firmas

A las mujeres - por María Vacas Sentís

De cuando en cuando una crisis creativa me aleja del folio en blanco. La última vez pedí ideas y muchísimas personas me aportaron un generoso caudal de temas donde recolocar nuevas palabras. Una compañera de Podemos, Marta Jiménez, me sugirió que escribiera una carta a las mujeres, a aquellas que aún no han decidido su voto, animándolas a apoyar el cambio que representa Podemos. A ellas me dirijo:  

Firmas

La Pirámide - por María Vacas Sentís

Seguro que han escuchado alguna vez esta frase: “La mejor política social es el crecimiento económico”, o su variante: “La mejor política social es el empleo”. Hace poco la dijo el candidato de CC, Fernando Clavijo, en una de sus “escasas” apariciones en prensa. Pero esta construcción sintáctica es todo un mantra del PP, coreado profusamente por Cospedal o Esperanza Aguirre. Y más allá de la reveladora sintonía entre CC y PP, que nos anticipa un peligrosísimo -y aún evitable- affaire poselectoral, la frasecita no es inocente, ya que constituye uno de los axiomas neoliberales más extendidos, una falsedad ideológica disfrazada de sentido común.  

Firmas

Derecho a la salud - por María Vacas Sentís

Nos cruzamos en pasillos, oficinas y comercios. Nos reconocemos con la misma cara malhumorada, intercambiándonos una mezcolanza de virus mutantes en hermandad catastrófica, expulsando a cada paso mil miasmas de esos cuerpos agujeteados por tantas jornadas de tos productiva o improductiva.