Buscar
lunes, 24 de junio de 2024 08:12h.

Hollywood y la manipulación de las masas: entre Normandía y la utilización de sus Anas Frank, los  imperialismos han construido su verdad absoluta Maribel Santana

 

fr ms

Relacionados:

Hollywood y la manipulación de las masas: entre Normandía y la utilización de sus Anas Frank, los  imperialismos han construido su verdad absoluta

Maribel Santana,

activista, historiadora *

A los 80 años de la guerra imperialista  alemana, con la colaboración de los otros fascismos, sobre los pueblos de Europa (desde el ascenso de los nazis hasta el final, que son algunos años mas), los medios atlantistas, televisiones, radios, periódicos etc., no hacen sino lo que saben: dar golpes de estado mediáticos, cacareando en este caso la victoria sobre los nazis, para “la libertad del mundo” en este caso Europa.  Celebrando el asunto como si fuera la lucha solamente suya, del llamado Occidente,  y ahora no han querido invitar a Rusia, que fue verdaderamente la protagonista de la historia, la que derribó a los nazis.

En EEUU y Europa Occidental, tanto en sus escuelas instituciones del poder, como en otros espacios, el relato (millones de libros de texto, ensayos, películas , videos..) es un canto a la gloria por parte de  éstos que se dicen "los aliados" (¿aliados a quién?) por haber barrido de la faz de Europa a los nazis.

Todo y toda ignorante supina, que se haya educado en estas escuelas, no conoce otra versión, sino la que les echan los intereses que intentan que nos creamos que ellos  y su “sistema  democrático” trabajan para la paz cuando se armamentan  hasta los dientes para la guerra. Quien no lo ve es porque no le interesa el tema.

Hollywood no para de fabricar grandes obras de arte, ya sean plásticamente o psicológicamente, para embelesar a la masa y que  crean que la situación fue  asi, como la diseñan y la determinan ellos.

El gasto dinerario en películas o teatro-propaganda, disimuladamente para el cultivo y adiestramiento   del pensamiento, da hasta asco. 

Son eficaces las técnicas del distanciamiento del gran autor dramaturgo Bertolt Brecht para que la gente fuera reflexiva y que observara fríamente como son las realidades sin encorsetarlas en versiones psicologizantes acrítica. Estas técnicas son una revolución contra el toxico arte que nos imponen los capitalistas y reaccionarios. Por supuesto, el cine hollywoodiense, no trabaja tales técnicas ni por asomo, aunque haya  algún que otro autor guionista o director que pueda acercarse  a ellas.

Los judíos sionistas y los otros judíos que no lo son, nos tienen acostumbradas a su versión oficialista.  Las Anas Frank, los informes Auschwitz, la aritmética del diablo, la Lista de Schindler y en fin miles de películas sobre la segunda guerra mundial y el Holocausto, que hasta Woody Allen siendo judío ridiculiza en sus películas, la locura y el teatro de este pueblo elegido por Dios. Toda una operación de propaganda que cuenta la trágica verdad de la tortura y masacre de personas judias, pero que olvida la que sufrieron otros millones de personas, gitanas, homosexuales, negras, pobres, discapacitadas física o psicológicamente, resistentes, comunistas, socialistas, respublicanos de España, Testigos de Jehová... La bestia nazi no solamente hostigó 

Todo ello  ha servido para que el imperialista  mayor,  EEUU, y el imperialista menor, Israel hayan hecho el  agosto del siglo o el siglo de los agostos.

A los EEUU le ha servido para colocarse los galones y corona laureada de la fiesta imperial y como no, para montarse en el dólar, nunca mejor dicho, con los planes Marshall y las deudas externas que tiene que pagar Europa por el gran favor y  la solidaridad de los USA. 

A las personas judías en general (pocas se salvan) para justificarse con el Holocausto, del que hablan como si hubiera ocurrido solo y exclusivo sobre su pueblo, aunque no fuera así, ni mucho menos y que el sionismo usa como justificación del genocidio palestino.

Desde luego,  hago un paréntesis  aquí para opinar que si la historia  no hubiera  señalado los otros asesinatos paralelos a los  de los judíos, citados más arriba, me atrevería a  sospechar que los judíos algo desastroso  abrán hecho. ¿Tenían algo de razón los nazis?  No sé qué polémica existe en la historia del mundo, que rechazan a los judiso en tantos sitios. Hasta Adriano el emperador romano los expulsó por la rigidez e intolerancia de pretender ser el  pueblo elegido por su Dios. Por tanto,  eso es lo que hace el sionismo,  exterminio de los pueblos porque su Dios bondadoso le ha dicho “sin piedad, asesinar a todos sin  ninguna miramiento” según su "Ley bíblica".

 La fuerza y el poder que  tienen  los judíos con ser solo 16 millones en el mundo (una gotita en el mar de la Humanidad) es para pensarse si su Dios tiene cuña frente a los otros Dioses.

Quiénes  verdaderamente  exterminaron a los nazis (bueno, aun quedan muchísimos, por esos mundos y sobre todo  en EEUU, pues  los  acogieron en su país de la libertad),  digo, quienes  los aniquilaron  fue el pueblo soviético.  Éste pedía a sus “aliados”, aliados de boquilla para fuera, que abrieran el frente occidental para aliviar la presión sobre el oriental, porque tenían a los nazis metidos en el cuello. Pero los aliados pasaron olímpicamente, porque el objetivo fundamental era que Hitler se cargara el problema principal, el comunismo, y luego ya verían que hacían con los nazis los aliados estupendos. Solamente cuando ya el Ejército Rojo doblegó al hitleriano, en Stalingrado y Kursk, cuando ya la guerra estaba decidida, los occidentales se aprestaron a montar su comedia del "Día D", que tanto juego cinematográfico ha dado.

Porque la realidad los superó y los  dejó  fuera de juego. Cuando los soviéticos  derribaron  a los nazis, no les  quedó más remedio a los aliados de pacotilla que desembarcar con los aperos de guerra y hacer chapuzas  en Normandía, para justificarse.  Igualmente hicieron una masacre con población civil en tantas ciudades alemanas, Dresde, Hamburgo y demás, cuando ya todo estaba más que rendido y controlado por los soviéticos. Es lo mejor que hacen los militaristas  de  EEUU. ¡Tirar  bombas a los pueblos indefensos cuando ya están rendidos!. Destruir cuánto se pueda, para hacer negocio después con la recosntrucción.

Asi que esta es la distinta versión de los otros autores que no se tragan los relatos de los asesinos del mundo. Nadie pretende tener la verdad absoluta, porque ésta no existe, pero las experiencias desde aquella época  y las que estamos viendo y descifrando  de hoy en día, no fallan.

Fuera las guerras imperialistas, fuera los militaristas. 

No necesitamos guerras sino trabajo, alimentos, sanidad y viviendas, Eso es toda nuestra reivindicación. Esta es la diferencia de clase entre ustedes fascista y nosotras trabajadoras y masas populares.

“Su guerra mata, lo que sobrevive a su paz” Bertolt Brecht. 

* Gracias a Maribel Santana

MARIBEL SANTANA
MARIBEL SANTANA

 

 

 

mancheta mayo 24