Buscar
martes, 27 de septiembre de 2022 06:24h.

¿qué pueden hacer nuestras instituciones para reducir la inflación?

La inflación y la ineficacia general de la política monetaria - por Louis-Philippe Rochon

 

 

FR L P R

Julián Ayala y Chema Tante recomiendan calurosamente este artículo, que refleja la opinión creciente entre la gente experta en economía que advierten del error de las medidas restrictivas, como la que acaban de tomar Lagarde y De Gundos en el BCE, que destrozará la economía en Europa. El autor, profesor Rochón es canadiense y se refiere en su artículo específicamente a Canadá, pero sus apreciaciones son proyectables a todo el Planeta

Relacionado:

 

La inflación y la ineficacia general de la política monetaria - por Louis-Philippe Rochon *

No se puede negar que la inflación se ha convertido en un importante problema económico y político, alcanzando casi los dos dígitos en muchos países industrializados. Los canadienses escuchan sobre esto, y ciertamente lo vemos en las bombas y en las tiendas de comestibles, y muchos luchan cada vez más para cubrir sus gastos semanales y mensuales. La pregunta fundamental que debemos hacernos ahora es ¿qué pueden hacer nuestras instituciones para reducir la inflación?

Para responder a esta pregunta, primero debemos entender qué causa la inflación. La mayoría de los economistas le dirán que la inflación es el resultado del exceso de demanda o del exceso de dinero, la analogía de "demasiado dinero persiguiendo muy pocos bienes". Pero teórica y empíricamente, este rara vez es el caso. La idea de que la inflación es impulsada por la demanda es un mito.

Sin embargo, es una historia que resuena profundamente en muchos de nuestros formuladores de políticas, incluidos nuestros banqueros centrales. Como tal, explica las políticas actuales para reducir la inflación y su completa dependencia de los cambios en las tasas de interés, dejando sin papel a la política fiscal. De hecho, como hemos visto en los últimos meses en Canadá y en todo el mundo, las tasas de interés aumentaron drásticamente, incluso en un punto entero en Canadá el 13 de julio. Esto es lo que yo llamo “dominio de la política monetaria”.

Se nos dice que tales cambios acumulativos disuadirán a los consumidores y las empresas de gastar, lo que a su vez debería aumentar el desempleo (solo un poco, se argumenta) y, por lo tanto, reducir la inflación y dar como resultado un aterrizaje suave de la economía. Esta es la explicación de la inflación impulsada por la demanda: reduzca la demanda elevando las tasas de interés, y la inflación debería bajar con poco impacto en la actividad económica y los mercados laborales.

Pero el coro de quienes dudan de este escenario está creciendo, y muchos economistas ahora advierten sobre el inevitable colapso de la economía y la recesión que se avecina. Además, algunos señalan, con razón, que las tasas de interés más altas pueden contribuir a una mayor inflación al aumentar los costos de endeudamiento que se transfieren a los consumidores.

Sin duda, las tasas de interés eran demasiado bajas y tuvieron que regresar a algún nivel "normal", aunque no sé cuál sería ese nivel. Pero dejando esta pregunta a un lado, el tema candente sigue siendo si la historia anterior se mantiene. En otras palabras, ¿funciona?

La respuesta simple es "no", por una miríada de razones. La forma en que la política monetaria se filtra a través de la economía es más complicada que la lógica simple que presenta la narrativa impulsada por la demanda, y los bancos centrales obtienen ventajas considerables enturbiando las aguas y simplificando la historia. En realidad, la política monetaria es una herramienta bastante contundente: uno o dos aumentos en las tasas no resolverán el problema de la inflación. Por lo general, se basa en múltiples aumentos en las tasas de interés, cuyo efecto acumulativo es desinflar la economía y crear un desempleo considerable.

Y como David Macdonald demostró recientemente, de manera bastante convincente, el Banco de Canadá nunca ha tenido éxito en reducir la inflación sin causar graves problemas económicos a los trabajadores.

No existe tal cosa como un aterrizaje suave. El resultado es siempre una recesión con puestos de trabajo perdidos y alto desempleo. La carga de combatir la inflación siempre ha recaído sobre las espaldas de los trabajadores. Es en este sentido que el uso de la política monetaria para combatir la inflación tiene un sesgo de clase: esta historia impulsada por la demanda se basa en la noción de que debemos aumentar las tasas de interés y crear desempleo para reducir la inflación. De hecho, los banqueros centrales parecen completamente preparados para sacrificar el sustento de los trabajadores para alcanzar la meta de inflación.

Pero, ¿es este realmente el único enfoque? ¿No hay alternativa?

Permítanme ofrecer una historia diferente. Uno sobre la naturaleza de la inflación, sus causas y sus posibles remedios que no se base en sacrificar el bienestar de los trabajadores. Necesitamos quitarle la carga a los trabajadores y compartirla con otros jugadores en la guerra contra la inflación.

La inflación también corroe el valor real de la riqueza, que a estas tasas puede ser bastante considerable. La mayoría de los canadienses no son 'ricos' o al menos no están ni cerca del mismo nivel que, digamos, el 'uno por ciento'.

Primero, ¿por qué luchar contra la inflación ?

Los economistas e investigadores del Banco de Canadá le dirán que es importante combatir la inflación debido a la carga económica que impone a los trabajadores canadienses: el precio de los bienes aumenta y los canadienses no pueden pagar tanto como antes. La inflación degrada el valor de los bienes, o más bien el dinero utilizado para comprarlos, y por lo tanto crea desigualdades en el consumo, afectando desproporcionadamente a los trabajadores de menores ingresos. Sin duda, esto es cierto, pero sospecho que la verdadera razón por la que los bancos centrales luchan contra la inflación es más siniestra: luchan contra la inflación en nombre de los canadienses ricos que buscan proteger su riqueza.

De hecho, la inflación también erosiona el valor real de la riqueza, que a estas tasas puede ser bastante considerable. La mayoría de los canadienses no son "ricos" o al menos no están ni cerca del mismo nivel que, digamos, el "uno por ciento". La lucha contra la inflación protege la riqueza y, en este sentido, sirve a los propósitos de los ricos. Los bancos centrales pueden ser independientes en teoría, pero en realidad dependen bastante de las opiniones de los actores financieros, en gran medida para mantener la credibilidad. Esto plantea la pregunta: ¿a qué intereses sirven realmente los bancos centrales?

Segundo, ¿qué causa la inflación ?

Como se indicó anteriormente, los bancos centrales creen que la inflación es el resultado de demasiada demanda. La política monetaria se dirige entonces a desahogar el globo de la demanda agregada. He escrito en otra parte sobre por qué esto simplemente no funciona, principalmente porque la inflación rara vez es el resultado de un exceso de demanda.

Este es particularmente el caso ahora. La inflación actual es producto de aumentos de precios en algunas materias primas como resultado de la guerra y otros desastres, o de cuellos de botella en la cadena de suministro, o de la falta de chips para computadoras y automóviles debido al cierre de gran parte de la economía mundial. Ninguna de estas causas desaparecerá como resultado de tasas de interés más altas. ¿Cómo ayuda una subida de 100 puntos básicos al recorte del petróleo ruso? ¿Cómo resolverán esos aumentos los cuellos de botella y harán que las mercancías vuelvan a circular? ¿Y cómo estos aumentos reabrirán las fábricas y la economía? La respuesta es que no lo harán, y la verdad es que los bancos centrales lo saben y lo han dicho. Pero siguen insistiendo en subir los tipos para no perder la fe: los actores financieros esperan que los bancos centrales hagan algo. Entonces se convierte en un juego de credibilidad. Por cierto,

Tercero, ¿cuál es la verdadera naturaleza de la política monetaria?

Si la inflación tiene sus raíces en el conflicto, también lo está la política monetaria. Tendemos a ver las tasas de interés como un costo: un costo de inversión, un costo de producción, un costo de endeudamiento. Pero son más que eso: también son una fuente de ingresos, un ingreso para aquellos que poseen diversos activos, como bonos, que pagan una rentabilidad. Cuando las tasas de interés suben, esto también aumenta el rendimiento de esos activos y, por lo tanto, es una ganancia para los tenedores de activos.

En este sentido, la política monetaria tiene que ver con la distribución del ingreso: aumenta las tasas, aumenta los ingresos de los poseedores de activos y al mismo tiempo crea desempleo, pérdida de empleos y pérdida de salarios. Esta es la definición misma de conflicto social. Por lo tanto, el verdadero mecanismo de transmisión de la política monetaria es a través de la distribución del ingreso y el conflicto social. Esta es la realidad. Es lo que un economista canadiense llama “la venganza del rentista”.

Cuarto, ¿qué papel puede jugar la política fiscal en la lucha contra la inflación?

Como indiqué anteriormente, sugiero trasladar la carga de combatir la inflación lejos de los trabajadores, o al menos repartirla. Después de todo, ¿por qué esperaríamos que los trabajadores lleven la mayor carga de esta lucha? Además, gran parte de la inflación actual está impulsada por las ganancias, lo que sugiere que las políticas antiinflacionarias actuales están creando niveles asombrosos de desigualdades entre la clase trabajadora y las grandes corporaciones.

Aquí es donde creo que la política fiscal tiene un papel que desempeñar. La política fiscal es tan eficaz para combatir la inflación, si no más, que la política monetaria. La mayor ventaja es que la política fiscal puede enfocarse más específicamente en las causas de la inflación del lado de la oferta, en lugar del enfoque general que es la política monetaria. Por ejemplo, podría imponer y aumentar los impuestos sobre las ganancias, o incluso imponer topes a los aumentos de precios. Iría aún más lejos: dados los niveles actuales de ganancias, ¿por qué no una reducción generalizada de los precios, digamos, del cinco por ciento? Draconiano? Bueno, la Universidad Laurentian impuso una reducción del cinco por ciento en los salarios de los profesores. ¿Por qué está permitido para algunos pero no para otros?

La política fiscal también se puede utilizar para controlar el precio de los productos farmacéuticos, imponer un impuesto considerable sobre las recompras de acciones (o prohibirlas por completo, pero esa es otra historia) y aumentar los impuestos a los ricos.

Lo más importante es que necesitamos expandir la producción. Inversión pública hacia una economía más verde. Los bancos públicos, que he estado defendiendo durante varios años, pueden utilizarse para transformar nuestras economías en máquinas verdes. Estos bancos también se pueden usar de manera efectiva para reparar nuestra infraestructura defectuosa.

Estas políticas deberían tener un impacto mínimo en los trabajadores. Como escribió recientemente un colega, todo lo que se requiere ahora es la voluntad política para actuar.

 

* Gracias a Louis-Philippe Rochon, a EL MONITOR, a SIN PERMISO y a la colaboración de Julián Ayala. En La casa de mi tía con licencia CREATIVE COMMONS

https://monitormag.ca/articles/inflation-and-the-general-ineffectiveness-of-monetary/

https://sinpermiso.info/textos/la-inflacion-y-la-ineficacia-de-la-politica-monetaria

LOUIS-PHILIPPE ROCHON
LOUIS-PHILIPPE ROCHON
EL MONITOR
CREATIVE COMMONS
SIN PERMISO

 

MANCHETA AGOSTO 22