Buscar
jueves, 29 de septiembre de 2022 16:16h.

¿Qué podría ser más natural que discutir las tareas de fortalecer el multilateralismo en la ONU?

Sergey Lavrov, canciller ruso, defiende la multilateralidad en el marco de la ONU y condena los tratado "de libre comercio" y las sanciones unilaterales - en THE SAKER

 

FRASE lavrov

Esta declaración de Lavrov em la ONU merece, como dice Federico Aguilera Klink al señalarla, "leerla despacio". Por eso, aunque no es muy larga, pero sí densa, yo, Chema Tante, he optado por reproducirla completa desde THE SAKER, resaltando algunos aspectos en negrilla. En todo caso, creo que es importante que se sepa quién está a favor de la equidad internacional y quién pretende mantener su hegemonía con tramposos acuerdos de "libre comercio" y con el intervencionismo de las sanciones y represalias. Y coincido con el ruso en la necesidad potenciar la ONU, auténtico marco de cooperación universal.

Sergey Lavrov, canciller ruso, defiende la multilateralidad en el marco de la ONU y condena los tratado "de libre comercio" y las sanciones unilaterales

Palabras del canciller Sergey Lavrov

Palabras en la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, "Mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales: defensa del multilateralismo y del sistema internacional centrado en las Naciones Unidas ", celebrada por videoconferencia, Moscú, 7 de mayo de 2021

En primer lugar, permítanme agradecer al Sr. Wang Yi, Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores de la República Popular China, por organizar los debates de hoy. Mantener el multilateralismo y el sistema internacional centrado en la ONU es tan actual como siempre y exige la atención constante del Consejo de Seguridad de la ONU.

Hoy el mundo se encuentra en una etapa crítica de desarrollo. La pandemia de coronavirus ha planteado un grave desafío para todos sin excepción. La vida normal ha cambiado por completo. Es difícil predecir las consecuencias a largo plazo o diferidas de la crisis, aunque podemos ver algunas tendencias positivas gracias al despliegue masivo de vacunas contra el coronavirus.

La pandemia estalló en un mundo que ya estaba lejos de ser perfecto. En los últimos años, hemos visto un aumento de las tensiones internacionales, así como una escalada de conflictos regionales y desafíos y amenazas transfronterizos. Se está probando toda la arquitectura de la gobernanza global creada después de la Segunda Guerra Mundial.

Es evidente que las perspectivas de desarrollo sostenible y predecible de la comunidad internacional están directamente relacionadas con nuestra capacidad para encontrar soluciones efectivas a problemas comunes y nuestra disposición a ejercer un liderazgo colectivo a fin de que prevalezca el verdadero multilateralismo.

Rusia, como la mayoría de los países, está convencida de que esa labor debe realizarse únicamente sobre la base de normas de derecho internacional universalmente reconocidasLas Naciones Unidas deben servir como plataforma clave para coordinar esfuerzos: es la columna vertebral del orden global moderno, donde están representados todos los estados independientes. Hoy en día, su legitimidad y capacidades únicas son especialmente necesarias.

Los principios básicos del derecho internacional consagrados en la Carta de las Naciones Unidas han resistido la prueba del tiempo. Rusia pide a todos los estados que sigan incondicionalmente los propósitos y principios de la Carta al trazar sus políticas exteriores, respetando la igualdad soberana de los estados, sin interferir en sus asuntos internos, resolviendo disputas por medios políticos y diplomáticos y renunciando a la amenaza o el uso. de fuerza. Esto es especialmente importante en la etapa actual del difícil proceso de formación de un sistema multipolar internacional. En un momento en el que se fortalecen nuevos centros de crecimiento económico, influencia financiera y política, es necesario preservar la base legal reconocida internacionalmente para construir un equilibrio de intereses estable que responda a las nuevas realidades.

Lamentablemente, no todos nuestros socios están motivados por el imperativo de trabajar de buena fe para promover una cooperación multilateral integral. Al darse cuenta de que es imposible imponer sus prioridades unilaterales o de bloque a otros estados en el marco de la ONU, los principales países occidentales han tratado de revertir el proceso de formación de un mundo policéntrico y ralentizar el curso de la historia.

Con este fin, se propone el concepto de orden basado en reglas como sustituto del derecho internacional. Cabe señalar que el derecho internacional ya es un cuerpo de reglas, pero reglas acordadas en plataformas universales y que reflejan consenso o acuerdo amplio. El objetivo de Occidente es oponerse a los esfuerzos colectivos de todos los miembros de la comunidad mundial con otras reglas desarrolladas en formatos cerrados, no inclusivos, y luego impuestas a todos los demás. Solo vemos daño en tales acciones que pasan por alto a la ONU y buscan usurpar el único proceso de toma de decisiones que puede reclamar relevancia global.

La conocida idea de convocar una Cumbre por la Democracia propuesta por la Administración de Estados Unidos va en la misma línea. El establecimiento de un nuevo club basado en intereses, con un carácter claramente ideológico, tiene el potencial de inflamar aún más las tensiones internacionales y profundizar las líneas divisorias en un mundo que necesita una agenda unificadora más que nunca. Por supuesto, Estados Unidos determinará la lista de democracias que serán invitadas a la cumbre.

Otra iniciativa con el objetivo de un liderazgo global que pasa por alto a la ONU es la idea de Francia y Alemania de crear una Alianza para el Multilateralismo. ¿Qué podría ser más natural que discutir las tareas de fortalecer el multilateralismo en la ONU? Sin embargo, Berlín y París piensan de manera diferente y publican documentos conjuntos que declaran que "la Unión Europea es la piedra angular del sistema internacional multilateral" y promueven las conclusiones del Consejo de la Unión Europea bajo el título "El papel central de la Unión Europea y instituciones en la promoción del multilateralismo ". Presuntuoso, podría decirse. La UE no lo cree así y declara su propio excepcionalismo a pesar de todas sus invocaciones a la igualdad y la hermandad.

Por cierto, tan pronto como sugerimos discutir el estado actual de la democracia no solo dentro de los estados sino en el escenario internacional con nuestros colegas occidentales, pierden interés en la conversación.

Nuevas iniciativas ambiciosas para crear alianzas estrechas están surgiendo todo el tiempo dentro de la Alianza para el Multilateralismo, sobre temas que ya se están discutiendo en la ONU o sus agencias especializadas, por ejemplo, sobre seguridad cibernética (con 65 países miembros), respeto por lo internacional. derecho humanitario (43 países miembros), la Asociación de Información y Democracia (más de 30 países), etc.

Esto también revela la verdadera actitud de Occidente hacia el multilateralismo y la ONU, que no consideran un formato universal para desarrollar soluciones aceptables para todos, sino en el contexto de sus pretensiones de superioridad sobre todos los demás, que deben aceptar lo que se les exige. .

Otro ejemplo de los métodos dictatoriales introducidos por Occidente es la práctica de imponer sanciones unilaterales sin ningún fundamento internacional y legal, con el único propósito de castigar a los “regímenes indeseables” o marginar a los competidores. Durante la pandemia, esas restricciones han limitado la capacidad de una amplia gama de países en desarrollo para contrarrestar la propagación de la infección. A pesar del llamado del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, de suspender tales sanciones unilaterales durante la pandemia, en su mayoría vemos que se vuelven más duras.

Creemos que tales esfuerzos para imponer el totalitarismo en los asuntos globales son inaceptables, pero lo vemos cada vez más en nuestros colegas occidentales, sobre todo Estados Unidos, la Unión Europea y otros aliados, que rechazan todos los principios de la democracia y el multilateralismo en el mundo. Como diciendo, o es nuestro camino, o habrá repercusiones.

Es sorprendente que los líderes occidentales, mientras socavan abiertamente el derecho internacional, no duden en argumentar que la principal tarea de la política mundial debería ser contrarrestar los intentos de Rusia y China de "cambiar el orden basado en reglas". Tales declaraciones se hicieron el otro día después de la reunión ministerial del G7 en Londres. En otras palabras, ya ha habido una sustitución de conceptos: Occidente ya no se preocupa por las normas del derecho internacional y ahora exige que todos sigan sus reglas y observen su orden. Es más, los representantes de Estados Unidos admiten libremente que Estados Unidos y Gran Bretaña han tenido la mayor participación en la configuración de estas reglas.

No digo todo esto para aumentar la retórica de confrontación o promover una agenda acusatoria. Simplemente estoy exponiendo hechos. Pero si todos apoyamos el multilateralismo de palabra, busquemos honestamente formas de garantizar que haya justicia en los hechos, sin intentar demostrar la superioridad de uno o infringir los derechos de los demás. Espero que este enfoque para mantener el multilateralismo y el sistema centrado en la ONU guíe las actividades del Secretario General de la ONU y su equipo.

Estoy convencido de que ha llegado el momento de acabar con los hábitos medievales y coloniales y reconocer la realidad del mundo interconectado e interdependiente de hoy. Lo que se necesita ahora es una cooperación honesta y mutuamente respetuosa basada en una asociación equitativa entre todos los estados, guiada por el pragmatismo y desprovista de cualquier ideología o politización. Es la única forma de mejorar la atmósfera en el mundo y garantizar la previsibilidad en el avance de la raza humana. Eso es especialmente cierto en el caso de desafíos mundiales como la amenaza del terrorismo y la proliferación de armas de destrucción en masa, el cambio climático, las nuevas enfermedades infecciosas y la protección de los derechos humanos, comenzando por el más importante: el derecho a la vida.

Estoy de acuerdo con el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, quien enfatizó recientemente que ningún país puede superar esas amenazas globales a las vidas de nuestros ciudadanos por sí solo, ni siquiera Estados Unidos.

Los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU están llamados a desempeñar un papel clave en el fomento del diálogo abierto y directo sobre los problemas más urgentes de nuestro tiempo. Según la Carta de las Naciones Unidas, tienen una responsabilidad especial en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, propuso convocar una cumbre con los líderes de los cinco miembros permanentes. Esperamos hacer realidad esta idea una vez que se estabilice la situación epidemiológica en el mundo.

Para concluir, me gustaría enfatizar que la ONU, como principal plataforma multilateral, debe seguir el ritmo de los cambios en el escenario mundial. La organización debe adaptarse constantemente a las condiciones en constante cambio, sin dejar de respetar plenamente la división del trabajo entre los principales órganos de la Carta de las Naciones Unidas y mantener el apoyo de todos los Estados miembros. En cada etapa del cambio, nuestras acciones deben medirse por las mejoras realizadas en la eficacia de las Naciones Unidas en el mundo real.

Rusia está dispuesta a seguir trabajando de manera constructiva con todos los socios que comparten estos enfoques a fin de reforzar la autoridad y desbloquear por completo el potencial de la ONU como el verdadero centro del multilateralismo.

Gracias por su atención.

sergey lavrov

Gracias, THE SAKER

https://thesaker.is/foreign-minister-sergey-lavrov/

 

THE SAKER

 

mancheta 33