Buscar
viernes, 19 de julio de 2024 08:38h.
heinberg
Economía

La pelea del siglo Richard Heinberg en REBELIÓN (2012) Una predicción de hace ocho años

 

FRASE HEINBERG

Dice Federico Aguilera Klink: Hace años discutía este texto con mis estudiantes... ahora me parece que hay que retomarlo y empezar a tomar medidas pensando en una economía al servicio de las personas... Y es que Richard Heinberg en REBELIÓN, en 2012, dibujaba una serie de escenarios posibles, tras la crisis de aquellos años. Los gobiernos felones arrodillados ante el neoliberalismo, tiraron por la cruel senda que les marcaba el neoliberalismo, la austeridad. Ahora, en 2020, las mismas malas prácticas neoliberales y la respuesta de la Pacha Mama han cortado las líneas productivas intensivas y están provocando una catástrofe económica y social que obligará a los estados a adoptar los escenarios C y D planteados: por Heinberg Provisión centralizada de los productos básicos y Provisión local de las necesidades básicas, que, dada la lejanía en el tiempo con la publicación original, me permito reproducir íntegros. Claro que la estupidez codiciosa neoliberal se resistirá y pretenderá repetir los errores, véase la postura de la Europa del Norte. Aunque no les va a quedar más remedio, se opondrán. De tal manera, parece que la pelea que Heinberg predecía en 2012 se producirá en 2020 y, sí, todo indica que será la pelea del siglo. Ojalá sea una pelea liberadora. Y vean también, ahora que sobra el tiempo, lo que escribía Heinberg en 2017 Nuestra única esperanza es un cambio sistémico conducido por un despertar moral - por Richard Heinberg (traducido y comentado por Alejandro Floría)

Firmas

Nuestra única esperanza es un cambio sistémico conducido por un despertar moral - por Richard Heinberg (traducido y comentado por Alejandro Floría)

 

richard heinberg

Richard Heinberg

Nota a la traducción

alejandro floría cortésEncuentro el presente texto [1] referenciado y reproducido desde el blog de Ugo Bardi "Cassandra's Legacy" [2]. Me llama poderosamente la atención la claridad diáfana y serena de sus dos primeros párrafos y no me parece casualidad que se reproduzca en un blog que se identifica tristemente con el mito de Casandra en unos tiempos de sordera selectiva e ignorancia premeditada que se forjan desde la servidumbre de las fuerzas políticas que gobiernan y la mansedumbre institucional de sus ilusorias alternativas y que coartan, cobardes, la difusión y el desarrollo de todo pensamiento que las termine excluyendo, a unas y a otras.