Buscar
19:52h. Jueves, 22 de agosto de 2019

El Gobierno de Canarias pierde la oportunidad de contar con una estrategia efectiva pra la atención de la infancia, adolescencia y familia

 

 

colegio trabajo social las palmas

El Colegio del  Trabajo Social de Las Palmas lamenta que  la estrategia canaria de la infancia, adolescencia y familia se haya elaborado sin aumento en la financiación y sin contar con sus propuestas profesionales.

                                                           

 

EL GOBIERNO DE CANARIAS PIERDE LA OPORTUNIDAD DE CONTAR CON UNA ESTRATEGIA EFECTIVA PARA LA ATENCIÓN DE LA INFANCIA, ADOLESCENCIA Y FAMILIA EN CANARIAS.

El Colegio del  Trabajo Social de Las Palmas lamenta que  la estrategia canaria de la infancia, adolescencia y familia se haya elaborado sin aumento en la financiación y sin contar con sus propuestas profesionales.

Ante la reciente aprobación por la Comisión Interadministrativa de la Infancia del Gobierno canario de la Estrategia Canaria de la Infancia, Adolescencia y Familia, el Colegio del Trabajo Social de Las Palmas quiere señalar públicamente que un documento tan importante se haya aprobado sin tener en cuenta las aportaciones que nuestra entidad profesional ha estado planteando a lo largo de todo el año 2018, desde que el pasado mes de mayo se entregara al Gobierno canario, a los cabildos y a la FECAM un documento de veinte páginas en el que pedíamos más presupuesto entre otras medidas metodológicas para atender a la infancia y adolescencia en situación de vulnerabilidad.

Como primera consideración creemos que la atención a la Infancia, la Adolescencia y la Familia deben enmarcarse dentro de la estructura de Estado de Bienestar, con el establecimiento de políticas en el que se entienda la buena calidad de vida de estos grupos como un bien social y comunitario, y no como un bien privado e individual.  Los problemas no están en los menores y sus familias, están en los sistemas que no dan respuestas a las circunstancias de las personas.

La Estrategia Canaria de la Infancia, Adolescencia y Familia no tiene en cuenta que el Trabajo Social cuenta con las capacidades, herramientas e instrumentos necesarios para la participación en tareas de investigación, planificación e intervención, y más si las mismas están enfocadas a profundizar sobre la realidad y el contexto social. Por ello no entendemos que no se haya contado con el profesorado de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria vinculado al Trabajo Socialen la elaboración del informe como paso previo a la elaboración de esta Estrategia. Esta carencia ha provocado que en el Informe sobre la Situación de la Infancia y la Familia en Canarias no aparezcan explícitamente los Servicios Sociales como sistema con recursos y servicios de prevención y atención, a pesar de ser el sistema público que sustenta los programas y proyectos dirigidos a las situaciones de vulnerabilidad, riesgo y exclusión que sufre este colectivo. Como está recogido en la ley del menor de canarias. Esta invisibilización no se hubiera producido si hubiesen contado con la disciplina de Trabajo Social en el proceso de investigación.

 

Así mismo consideramos que la finalidad general de la Estrategia debería ser garantizar y fortalecer unos sistemas de atención y protección de calidad, eficaces y eficientes, para el bienestar de la infancia, adolescencia y familia. Creemos que el planteamiento actual que habla de “promover e impulsar la colaboración” se queda en una mera declaración de intenciones.

Deben revisarse los objetivos de la Estrategia y plantear  los tiempos, esfuerzos y recursos en los objetivos que se vean prioritarios alcanzar en estos próximos 4 años. En muchas de las medidas se hace alusión a que se tendrá en cuenta “lo que se incluya en la futura Ley de Servicios Sociales”, este planteamiento  deja la  Estrategia  sin cobertura legal, además de dejar en el aire su realización hasta que se apruebe y se ponga en marcha la estructura y procedimientos que posibiliten el cumplimiento de la nueva norma.

Tampoco compartimos lo recogido en la Estrategia de seguir externalizando los Servicios Sociales y dejar en manos de empresas y del tercer sector la atención de la infancia, adolescencia y familia más vulnerable. La atención a la infancia, adolescencia y familia en situación de vulnerabilidad además de ser cuestiones de responsabilidad pública, deben ser en su gran mayoría realizada a través de planes, programas y proyectos de gestión directa, con personal contratado a través de convocatorias públicas de empleo y no subcontratado a través de empresas y entidades del tercer sector.

Los déficits existentes en la atención y protección a la infancia, familia y adolescencia son de sobra conocidos desde hace años, y la superación de los mismos solo requieren una cosa, voluntad política, para poner en marcha de forma urgente medidas como: Aumento cuantificado de la financiación existente en los sistemas directamente relacionados con la infancia, adolescencia y familia, especialmente en aquellas medidas relacionadas con el sistema público de servicios sociales. Crear y ampliar los equipos de trabajo tanto los pertenecientes a los ayuntamientos, como al resto de administraciones públicas, que deben tener estabilidad y cumplir unos perfiles determinados. Las administraciones competentes deben hacer estudios e investigaciones para elaborar mapas de recursos y programas. También es importante la creación de protocolos de actuación y establecimiento de criterios, así como generar instrumentos de trabajos para las diferentes situaciones de intervención. Y por supuesto la coordinación real y efectiva de los diferentes recursos, y la elaboración de planes  y programas para la formación y reciclaje de los profesionales, a través de distintas metodologías y no solo centrada en alguna como prevalece en la estrategia aprobada

Por todo ello creemos que la Estrategia de Infancia, Adolescencia y Familia del Gobierno canario tal como está planteada, no va a mejorar la situación de las familias canarias, ni de la infancia y adolescencia que están en situación más vulnerable, porque carece de financiación y de herramientas fundamentales que deberían incorporarse para que Canarias pueda salir de los tristes últimos puestos por la situación de sus servicios sociales.

 

 

colegio trabajo social las palmas

 

 

MANCHETA 9