Buscar
23:29h. sábado, 25 de septiembre de 2021

han sido las prisas y complacencia del Cabildo Insular con el IAC las que de nuevo han propiciado un procedimiento administrativo chapucero plagado de vicios de nulidad

El TMT se queda sin suelo en La Palma - BEN MAGEC ECOLOGISTAS EN ACCIÓN

 

FRASE BEN MAGEC TNT

El TMT se queda sin suelo en La Palma - BEN MAGEC ECOLOGISTAS EN ACCIÓN

En una reciente sentencia, el Juzgado de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias ha declarado nula la concesión de monte de utilidad pública al Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) para la construcción del Telescopio de Treinta Metros (TMT), estimando el recurso presentado por Federación Ecologista Canaria Ben Magec.

Creemos que han sido las prisas y complacencia del Cabildo Insular con el IAC las que de nuevo han propiciado un procedimiento administrativo chapucero plagado de vicios de nulidad. Al juzgador le ha bastado uno de ellos, el fraude de Ley, para invalidar la concesión. El resto de fundamentos jurídicos de nuestra demanda, los relacionados con la legalidad urbanística y medioambiental los haremos valer si el Cabildo presenta recurso de apelación o si tramitase por tercera vez una concesión para la construcción del TMT en este espacio natural protegido.

Debemos recordar que la concesión ahora anulada es la que el Cabildo Insular tramitó en 2019 tras la anulación por parte del mismo Juzgado de la anterior concesión de suelo para el TMT de 2017. Por tanto, ya es la segunda ocasión en que la Justicia falla en contra del interés del Consorcio TIO, promotor del TMT, de contar en La Palma con un lugar alternativo a la montaña hawaiana Mauna Kea, que es la ubicación preferente y donde cuenta con todos los permisos administrativos y judiciales, pero con una fuerte oposición social determinada a impedir su construcción.

La sentencia vuelve a poner al TMT en casilla de salida desde el punto de vista administrativo ya que, al ser la concesión de monte público una autorización que se requiere previamente a cualquier otra, todo lo que se haya aprobado posteriormente en base a la concesión anulada sería igualmente inválido. Creemos que los cinco años que ha perdido el consorcio TIO en La Palma debería hacerle reflexionar sobre la estrategia arrogante y poco respetuosa que han llevado tanto en Hawái como en Canarias, envalentonados con los apoyos institucionales y despreciando los argumentos de la oposición al TMT. TIO ya sabía en 2016 que su proyecto contraviene todas las normas urbanísticas y medioambientales que protegen la zona, pero prefirieron confabularse con el IAC y las administraciones para modificar las leyes en su propio interés, al más puro estilo de la corrupción urbanística. Para desactivar todas las normas de protección añadieron una disposición de dudosa constitucionalidad en la Ley del Suelo de Canarias de 2017, una disposición que, para colmo de la ineptitud, han incumplido en la concesión anulada, según establece la sentencia.

En conclusión, y como el consorcio TIO ha podido comprobar durante estos cinco años, la determinación de las asociaciones ecologistas de Canarias aglutinadas en Ben Magec en defender el patrimonio natural y cultural de las cumbres de La Palma tiene unos fundamentos jurídicos y científicos muy sólidos. Creemos que el área el Roque de Los Muchachos, zona de conservación prioritaria de la Red Natura 2000 y zona periférica de protección del Parque Nacional Caldera de Taburiente, ha alcanzado ya niveles de urbanización impropios de este paisaje emblemático, rico en biodiversidad y yacimientos arqueológicos. Nos opondremos firmemente a la implantación de más elementos ajenos a la naturaleza del lugar, como el TMT, la Red Cherenkov o el Telescopio Solar Europeo. 

ben magec

 

 

mancheta 36