Buscar
00:01h. sábado, 19 de septiembre de 2020

El problema de la justificación histórica sobre la Monarquía y una visita a Cánovas, Eduardo Montagut en EL OBRERO

 

FRASE MONTAGUT MONARQUÍA

Con este episodio vergonzoso de unos pueblos que, de repente, descubren los pies de barro -quizá mejor habría que decir, dorados- de un ídolo que le metieron a golpe de noticia de prensa, se ha avivado la siempre latente cuestión del sistema político en este estado español siempre por recomponer. Y quienes permanentemente pretenden que nada cambie rechazan todo debate con el consabido argumento de la oportunidad. Dicen ahora que no es momento de pensar en eso, cuando tenemos encima tan tremenda crisis sanitaria económica social. Pues yo, Chema tante que creo nunca sobra el debate, digo que quizá esta sea una oportunidad para pensar y comparar pensamientos, en lugar de abalanzarnos a las mesas y barras de bares a trasegar cerveza y demás, para luego, en lugar de compartir opiniones, compartir alegremente el letal virus. Y en esa línea, son muy útiles los elementos de juicio que viene de la Historia. No es aquello de que la repiten los pueblos que la olvidan Lo que les pasa a los pueblos que olvidan o ignoran su Historia es que caen en la psicosis. Que se vuelven locos, para entendernos. que es, evidentemente, lo que les ha pasado a los pueblos que componen, de grado por fuerza el estado español. Eduardo Montagut mantiene su épica lucha contra el olvido de la Historia. Esta vez, con este rápido pero agudo análisis del pensamiento canovista. Porque, contra quienes no salen del todo o nada, blanco y negro, es precio encontrar valores en dónde los valores estén, aunque se rechacen otras partes. En Cánovas, en su contexto, en su momento, en su circunstancias están presentes muchos valores que, de haber sido asumidos, quizá otra hubiera sido esta triste Historia. Y no dejen de lado la alusión a la metamorfosis copernicana que se ha autoadministrado el carlismo. Si Galdós lo viera...

Y esa concesión se basa en la idea que esta institución monárquica debe ser escrupulosa, muy estricta en su comportamiento hasta personal. No valen los errores porque estamos hablando de un privilegio. Los errores de un presidente de República no arrastrarían a la misma porque, a fin de cuentas, además de la justicia, está el ejercicio electoral directo o indirecto (pensemos que hay modelos presidencialistas, que suelen ser establecer una elección directa o semidirecta, frente a los modelos no presidencialistas en los que el legislativo es el que elige), instrumento de la soberanía popular, y con la Monarquía eso no existe. No se soluciona, a nuestro juicio, con el cambio de titular del trono.

Todo el lúcido análisis de Montagut en EL OBRERO

https://elobrero.es/opinion/54806-el-problema-de-la-justificacion-historica-sobre-la-monarquia-y-una-visita-a-canovas.html

EDUARDO MONTAGUT RESEÑA

el obrero

 

mancheta neoliberalismo