Buscar
07:11h. sábado, 21 de mayo de 2022

Chapapote en las costas peruanas. ¡La multinacional española, responsable! - por Stephanie Toledo

FRASE TOLEDO

Chapapote en las costas peruanas. ¡La multinacional española, responsable! - por Stephanie Toledo *

“Perú vive una tragedia ecológica en la que está implicada una de las mayores compañías españolas, pero nadie en España informa de lo sucedido…”

Ni la compañía española, ni la marina peruana y ni siquiera el propio gobierno de la nación quieren asumir la responsabilidad. Nadie se declara responsable de los hechos. El pueblo peruano es el que está ayudando a la limpieza de la costa peruana, con sus propios recursos, algo parecido con el accidente del Prestige que ahora se me viene a la cabeza con todo este desastre ecológico…¿Dónde están los responsables?

Entre los daños provocados, se encuentran varias playas y el mar pintados de negro por el petróleo, la muerte de varios animales, la contaminación de al menos dos reservas naturales y perdidas para los pescadores artesanales de las zonas aledañas.

“Estamos nosotros mismos costeando nuestros trajes, nuestros guantes, nuestras botas”, afirmaba uno de los rescatistas, mientras que otros terminaron con las manos pegajosas y “con tos”.

¿Y qué dice de todo esto Repsol?

La compañía insiste en que se trata de un  “fenómeno marítimo imprevisible”. También ha lamentado no haber “transmitido de manera adecuada” todos sus compromisos y acciones realizadas para atender el desastre ecológico.

“Nos gustaría transmitir especialmente nuestra solidaridad con todas las personas y poblaciones impactadas, y expresar un especial sentimiento por los entornos naturales y especies marinas afectadas. Como es sabido, el derrame de petróleo fue ocasionado por un fenómeno marítimo imprevisible para la compañía, provocado por la erupción volcánica en Tonga”, indicó Repsol en un comunicado. Lamentamos no haber transmitido de manera adecuada todos nuestros compromisos y acciones realizadas y asumidas para atender el impacto generado por el derrame de petróleo… Así mismo, queremos informar que, desde que ocurrió el accidente, se activó nuestro plan de contingencia y hemos desplegado una serie de acciones”, señaló la compañía.

El derrame de petróleo producido el sábado 15 de enero durante un proceso de descarga del crudo de la empresa Repsol en el mar de Ventanilla ha sido considerado como “el peor desastre ecológico ocurrido en Lima en los últimos tiempos, y ha ocasionado un grave perjuicio a cientos de familias de pescadores”. Se calcula que fueron 6 mil barriles de crudo que han afectado 18.000 kilómetros cuadrados en los cuales se incluye a la Reserva Nacional del Sistema de Islas, Islotes y Puntas Guaneras, Islotes de Pescadores y la Zona Reservada Ancón. Sin duda, un panorama ambiental devastador: Playas negras, animales muertos y una contaminación que crece a gran escala son el resultado de uno de los desastres ambientales más grandes de Perú en mucho tiempo. A todo esto se suma la pérdida de trabajo de miles de trabajadores pesqueros de la costa norte que ahora exigen  una reparación por las pérdidas irreparables y que protesten en las inmediaciones de la refinería de la empresa Repsol, responsable del desastre ambiental. “La contaminación ha creado un caos terrible"

La indignación popular se incrementa y ¡no es para menos!

Desde las redes sociales se insta a los peruanos/as a no repostar combustible de la multinacional española, mientras los pueblos y comunidades afectadas, que ven su entorno natural devastado, sus recursos destruidos y su modo de vida aniquilado, piden responsabilidades a Repsol por la gestión y desembarco del crudo, en pleno oleaje causado por el tsunami del volcán de Tonga.

En todo esto el Amazonas que constantemente sufre derrames por el modelo de extracción que tienen estas compañías petrolíferas, nadie protesta, nadie dice nada, la atención desaparece por completo y ni siquiera que nosotras que estamos del otro lado del charco somos capaces de levantarnos ante estos ecocidios, porque simplemente no vivimos esa realidad, pero no nos engañemos que el combustible fósil que consumimos y pagamos viene de todos esos países donde la extracción petrolífera es sangrante.

Un informe publicado por La sombra de hidrocarburos en el Perú, menciona que desde el año 1997 hasta el primer trimestre del año 2021, se han producido 1002 derrames, equivalente a 87.370.82 barriles de productos asociados a la extracción de hidrocarburos y se les suma una cantidad considerable de gas vertido.

 

¡…Y todavía, no hay denuncia alguna!

Por otro lado la empresa petrolera, con sede en Madrid, sostuvo que debe haber una “Investigación preliminar por la Fiscalía”, pero que “no afectará significativamente el patrimonio o los negocios y actividades de RELAPASAA (Refinería La Pampilla)”.

 “No advertimos un pronóstico negativo en función a los hechos y los argumentos de defensa que en su momento planteamos en la investigación”, informó. Repsol respondió por qué no había indicado a la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV) sobre los eventos ocurridos el sábado pasado.

¡Que no echen balones fuera!

El responsable directo es Repsol, que no nos quepa la menor duda, uno por no haber actuado ante esta catástrofe medioambiental y dos porque han intentado minimizar los daños, negando los 6000 barriles derramados (250.000 galones derramados casi un millón de litros de petróleo), además de no tener los protocolos de reacción inmediata y menos los planes de remediación que se requieren en estas circunstancias, habrá que investigar a fondo y que se cumpla el principio mundial de la protección medioambiental que es: “El que contamina paga” aparte de las responsabilidades penales que conlleva ciertas prácticas que no están reguladas en Perú como es la falta de “barreras de contención marinas flotantes” para evitar este tipo de desastre ecológicos y que se dejen de echar balones fuera.

Es por esto que se denuncia desde el activismo ecosocial y los movimientos ecologistas como Ecologistas en Acción, aquí pueden leer el artículo: Exigen que Repsol asuma su responsabilidad por el derrame de petróleo en la costa peruana • Ecologistas en Acción (ecologistasenaccion.org)

Reconocemos que desde Canarias no somos ajenos a ésta realidad y exigimos que se asuma con la responsabilidad de lo ocurrido y se reparen los daños causados, el pueblo peruano no es pasivo y en este aspecto estoy completamente segura de que sabrá tomar acción ante estos hechos ocurridos el pasado 15 de enero.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Stephanie Toledo

stephanie toledo 2

 

 

 

 

 

mancheta 40