Buscar
02:05h. Viernes, 14 de Diciembre de 2018

Para cuando España sea un país moderno - por Erasmo Quintana

 

FRASE ERASMO

Para cuando España sea un país moderno - por Erasmo Quintana * 

RIQUEZA IGLESIA

la almudena francoQué país el nuestro de avergonzarse cualquiera, que siendo oficial y constitucionalmente hablando aconfesional, se permite a la Iglesia Católica una serie de beneficios económicos que la hacen cada vez más poderosa económicamente (se resiste a ejercer su influencia solo al ámbito personal y a la enseñanza de la primera cristiandad), como si esa intención o mandato procediera de los principios enunciados por Jesucristo. Que un tirano genocida, golpista y dictador, por muchos golpes de pecho y entradas a los templos bajo palio, cuente con el santo manto del beneplácito y no duden en acogerlo en un templo de Dios, como es la Iglesia de La Almudena, para que descanse allí su momia, créanme amigos, es algo infumable y a todas luces un auténtico despropósito. "El Código de Derecho Canónico prohíbe enterrar dentro de los templos. La Iglesia española hace la vista gorda para financiarse: algunos sarcófagos se han vendido por cerca de 200.000 euros" (Carlos Prieto en El Confidencial).

TAQUILLA MEZQUITA DE CÓRDOBAComo la Iglesia del Hijo de Dios ha degenerado en lo que es, podemos comprenderlo un poco. Seguro que a la cúpula de la sagrada Institución no le supone escrúpulo alguno, porque cuando estén allí los restos del gran representante fascista, aquello se convertirá en un centro de peregrinación nacional, y si la visita cuesta X euros, por poco que sea, harán buena caja, como pasa con la Mezquita de Córdoba. Por ello le arriendo la ganancia a la Conferencia Episcopal Española, que puede hacer negocio con lo que esté en sus manos (que no son pocos los que tiene), y no pagar a Hacienda como cualquiera que gane dinero en España. Para nuestra Hacienda Pública la Iglesia Católica es menor de edad, y porque es “pobrecita”, en la declaración de la renta, ponga, por favor, en su casilla una x para que le ingresen su aportación. Y no me digan que todo ese montante va para Cáritas, que no me lo creo.

franco iglesiaTras el levantamiento militar del 36 que derrocó la legitimidad de la II República Española, se produjo a lo largo de la posterior dictadura un descomunal “Síndrome de Estocolmo”, que como se sabe, es una reacción psicológica en que las víctimas del secuestro  o presas en contra de su voluntad, llegan a tener una relación comprensiva y un fuerte vínculo afectivo con quien los tiene retenidos, única razón que yo le encuentro que pudiera justificar el que, cuarenta años después del advenimiento de la actual democracia (algo cuestionada por cierto), todavía haya un inexplicable e importante grueso de la población que echa de menos al Enano del Pardo y aquella dictadura amorfa, socialmente quebrada como sociedad, y de anclaje profundamente clerical.

FRANQUISTAS

BILLY EL NIÑOA este pueblo español le queda recorrido que hacer para que de verdad se identifique con los sagrados principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad. A estas alturas es inverosímil que se den casos como el del policía franquista torturador (ganó tres medallas por ello, con asignación económica de por vida) Billy el Niño, que en vez de ponerlo en su sitio, esto es, en el trastero de la historia, todavía la actual cúpula de la Policía Nacional lo invita a un vino español y su variedad de entrantes, como se ha visto en La Sexta, mientras son tan escrupulosos con los pensionistas, que quieren cobrar según el IPC anual, para no perder poder adquisitivo; mantienen casos tan peregrinos como el de ese expolicía, que además de haber sido un sádico torturador de ciudadanos normales, quedándosele más de uno en el potro de tortura, porque se le “iba la mano”, le pagan su retiro dispendiosamente. De lujo.

 

LAICIDAD

 

¿Cómo puede ser que todavía se den cosas de este tipo? ¿Ver algo diferente y más aleccionador? Para cuando España sea un país moderno y en verdad democrático. Que nadie le tenga miedo a la libertad, y la ejerza como un derecho. Y que la religión, la que sea, se enseñe y practique dentro de las iglesias y en el más estricto ámbito de la familia.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Erasmo Quintana

 

ERASMO QUINTANA RESEÑA

 

MANCHETA 3