Buscar
01:31h. viernes, 04 de diciembre de 2020

turismo de masas, construcción, especulación y limosnerismo a Europa para que la mayoría del pueblo canario siga viviendo como mendicante

¡Nos matan y nos dejamos matar! - por Isidro Santana León

 

frase isidro

¡Nos matan y nos dejamos matar! - por Isidro Santana León *

Llevamos años –yo lo he hecho– exigiéndole al Gobierno Colonial de Canarias la imperiosa necesidad de diversificar los sectores productivos y economía de nuestro archipiélago, para, en caso de crisis o por circunstancias adversas coyunturales (guerras, catástrofes, epidemias…), tener autosuficiencia para encarar las situaciones por el peligro que supone tener, innecesariamente, una dependencia absoluta del exterior.

Si, cuando la guerra de Irak salió a los medios el Gobierno de Canallas en funciones, declarando -como que le vieron las orejas al lobo- que iban a diversificar los sectores productivos de Canarias, empezando por el sector primario: todo se quedó en achicoria cuando pasó la crisis. Posteriormente, detrás de cada incendio en el Archipiélago, vuelven a salir a los púlpitos alegando el mismo cuento de la diversificación y soberanía alimentaria de Canarias. La última vez fue cuando empieza la crisis del Covid-19 y, como pueden comprobar, tampoco se han puesto en marcha en tan importante cambio para nuestra tierra. Sin embargo, siguen girando en torno a lo mismo: turismo de masas, construcción, especulación y limosnerismo a Europa para que la mayoría del pueblo canario siga viviendo como mendicante y los politicastros esbirros dando mordidas a las malditas subvenciones.

Esto va dirigido al pueblo canario y a los que se han enraizado aquí. Nuestra supervivencia peligra de forma inminente y es el pueblo de las Islas Canarias quien debe imponerse a este sometimiento omnímodo que nos manda a la muerte, siempre para salvar los intereses de una insaciable y necrófila minoría. No contamos con organizaciones estructuradas para hacerle frente a esta debacle colonialista, por lo que tiene que ser el pueblo en masa quien salte sobre Canarias y haga temblar a España y sus esbirros ultraperiféricos.

No se puede seguir con este estatus, cuando Canarias cuenta con grandes potencialidades para vivir con seguridad y dignidad, mientras que son otros intereses de más allá de nuestra tierra los que se nutren de nuestra situación estratégica, de la rentabilidad de Las Islas y, por ende, de la miseria de nuestro pueblo. Este no es un caso de ideológicas políticas entre los canarios, sino que se trata de unirnos contra un enemigo que nos viene destruyendo hace centurias y las consecuencias las paga el pueblo –tenga la orientación política que sea–, mientras que los que nos desangran se unen para la hematofagia, aunque sean de ideologías antagónicas.

No estamos ante una lucha de un sector del pueblo contra del otro, sino de una lucha del pueblo contra la tiranía colonialista. Hay que hacerle entender, especialmente a la juventud de nuestra tierra, que es a ella a la que le espera el futuro más negro, mientras los poderes les distrae y secuestra en el hedonismo para que no se pregunten o planteen el devenir aciago que les ocultan.

El turismo alemán e inglés que empieza a llegar a Canarias procede de los lugares más contagiados por el Covid-19. El Gobierno de Canallas no les exige PCR en origen, los empresarios del sector turístico se niegan a sufragárselo, todo mientras estas empresas multinacionales han registrado grandes fortunas en épocas de bonanza (hasta el año pasado) y la gran parte de sus rentas se las llevan fuera de Canarias porque no se fiscalizan en nuestra tierra; a su vez, en nuestras Islas sólo se queda una parte residual e irrisoria de todo lo que se genera, esto es, en los sueldos de la servidumbre, además del dispendio del agua pública, la gran cantidad de residuos que genera, la destrucción de nuestro paisaje y medio ambiente, la ocupación de camas en hospitales públicos, así como el uso, en general, de nuestra S.S.

Lo prioritario es que el Gobierno de Canallas les exija las pruebas Covid antes de entrar en nuestra tierra, que no tiene por qué pagarse con nuestro dinero público como pretende, mas: el que tiene dinero para vacaciones le sobra para una prueba PCR. Lo peor, lo más irresponsable: ¿Quién nos garantiza que esta oleada de turismo no contagie a todos los canarios…? ¿Es que piensan poner a los canarios en cuarentena para que el turista disfrute de nuestra tierra?, ¿nos van a recluir en nuestras casas para evitar los contagios?, ¿nos van a segregar más aún de lo que estamos?

La economía e intereses de unos pocos prevalecen a la seguridad de los canarios. Esto es una maniobra criminal por el hecho de ser nuestra tierra una indefensa colonia donde a los canarios se nos impide disponer y administrar nuestro presente, futuro, ni en caso de estar en riesgo nuestras vidas. No se lo podemos permitir.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Isidro Santana León

isidro santana león reserña

MANCHETA 21