Buscar
23:43h. martes, 25 de enero de 2022

Cádiz en nuestro corazón. Hay ilusión y esperanza todaví

La revuelta metalúrgica y popular de Cádiz pone muchas cuestiones al descubierto por Carlos Martínez

 

frase martínez

La revuelta metalúrgica y popular de Cádiz pone muchas cuestiones al descubierto por Carlos Martínez, politólogo, ex metalúrgico. Secretario General del PSLF. Miembro del Comité Científico de Attac

 

La huelga del metal de Cádiz ha sido muy significativa por poner de manifiesto el primer lugar la rebeldía frente al empobrecimiento obrero, los malos salarios y la precariedad. En segundo lugar la deslocalización industrial y por tanto lo negativo de las políticas de Unión Europea para el estado español destinado a ser solo destino turístico por Alemania y la burocracia de Bruselas, así como lo perniciosa que ha sido la globalización neoliberal para las clases obreras del mundo. En tercer lugar lo negativo de la continuidad de la reforma laboral y la ley mordaza, demostrando en la práctica que ambas leyes van de la mano y eso lo sabía Rajoy pero las “izquierdas” del régimen y progubernamentales parecen ignorarlo. Finalmente que la solidaridad de clase existe y las clases populares de Cádiz, Andalucía y el estado además de muchas muestras de apoyo internacionales se han producido. Ha sido una huelga simpática y apoyada por el pueblo trabajador, en línea con las murgas rescatadas por Carlos Cano como música de fondo por aquello de la reconversión naval, los currelantes y las pelotas de Puerto Real.

Pero es que los y las metalúrgicas de Cádiz con apoyo de sus clases trabajadoras gaditanas llevan ya cuarenta años luchando y denunciando todo lo anteriormente escrito y más.

El Gobierno ha dejado pasar el tiempo y que la derecha se rearme ante sus errores, los de todo el gobierno, cuidado. Que los ministerios de Defensa e Interior no dejen de sancionar a policías, guardias civiles y militares demócratas y poner la alfombra roja al ultra derechismo cuando no franquismo policial y militar y ahora tiene problemas por no haber derogado una ley antidemocrática hace ya al menos dos años. Ahora sectores policiales piden manos libres para reprimir… A los de siempre, es decir el pueblo y las izquierdas, pintando un estado español inseguro; ante lo que me pregunto si serían policías en Bogotá, Nueva York, Rio de Janeiro o Palermo. Creo que no.

La reforma laboral es lo que ha llevado al metal de Cádiz a su indefensión actual, pero al menos en la combativa provincia, ha habido resistencia, porque esa misma reforma laboral tiene sin derechos y sin libertad sindical a la inmensa mayoría de la clase trabajadora española. Además CCOO y UGT que ya han firmado el convenio del metal, pueden ver como se producen descuelgues de empresas que la reforma laboral permite y como ese convenio puede llegar a ser papel mojado. Además la ultraactividad sigue vigente. Ojo.

El gobierno del PSOE, Podemos y PCE está siendo torpe y cobarde. ¿Acaso Rajoy negocio con alguien la reforma laboral o la ley mordaza? No, simplemente pasó su rodillo parlamentario y ahora en el propio parlamento existe una mayoría que de ser puesta en marcha, permite derogar ambas leyes. El parlamento es la soberanía popular y la soberanía popular está por encima de todo incluidos aquellos que se autocalifican expertos y quieren ser escuchados para defender intereses patronales, económicos o de cuerpo y casta. Ya está bien de poner excusas, claridad.

Por último y eso ha pasado inadvertido, el gobierno más progresista de la historia ha debido aparcar la ley llamada de memoria democrática pues los grupos republicanos del Congreso, que afortunadamente los hay, han sacado a colación asuntos como la ley de amnistía, la persecución de crímenes franquistas y el papel del rey, que es una herencia directa de Franco, repito de Franco señor Sánchez. La ley de amnistía fue un intercambio intolerable de sacar a la calle a presos políticos por perdonar crímenes franquistas en un momento que había miles de franquistas enquistados en el aparato del estado en la judicatura y con mando de tropas y responsabilidades en “orden público” policía, así como en las propias UCD y AP el antecesor del PP. Una izquierda débil debió aceptar chantajeada, a la fuerza y con la participación directa y como garante  de los generales del rey, una ley de amnistía que no reconoció ni la verdad, ni la justicia, ni la reparación. Como sí que hubiera presos políticos no fuera por haber una dictadura fascista más cruel que la de Mussolini.

Cádiz en nuestro corazón. Hay ilusión y esperanza todavía y lo hay porque también existe una oposición de izquierda, socialista y republicana o popular y republicana que exige al parlamento que se arme la mayoría parlamentaria y frenemos a la derecha y a los intereses al margen de la soberanía popular. También para auspiciar una consulta popular sobre monarquía o república, que ya es hora.

     * La casa de  mi tía agradece la gentileza de Carlos Martínez

CARLOS MARTÍNEZ PSLF

 

 

mancheta 40