Buscar
09:02h. Lunes, 25 de mayo de 2020

Un virus de enemigo o mejor un pueblo unido contra el virus - por Ramón Francisco González Hernández

 

FRASE RAMÓN FCO G

 

Un virus de enemigo o mejor un pueblo unido contra el virus - por Ramón Francisco González Hernández *

 

 

 
 
No le des importancia al resultado, valora el esfuerzo…
… al bien hacer nunca le falta recompensa.
 
 
En el congreso de los diputados, se ha prorrogado el “estado de alarma” que es la medida legal que rige a todo el país  ante la pandemia de un virus, que “nos supera” (o no sería mejor nos infecta, contamina)  por el momento y nos limita de la habitualidad.
 
 
Un país que responde de manera aplastante a la obediencia; porque ha depositado toda su confianza, ante la desesperación, en manos del gobierno que apenitas aterrizaba y que enfrenta una situación extremadamente difícil.
 
Si… es pérdida de soberanía; en el sentido literal, pero para nada en lo legal: porque del pueblo español emanan los poderes del Estado: que auparon el “contrato social” a las miras mismas del señorito  “Rousseau”.
 
Los contagiados siguen en alza… y los que están y aún no producen sintomatología, los muertos son alarmantes, situándonos en el segundo país del mundo en número de fallecimientos. Con esa estela de desolación, sobre todo para sus familiares que no pueden acompañarles; siendo la mayoría adultos mayores. Demasiado cruel se tercia.
 
Los cuerpos de seguridad desplegados… entre ellos nuestro ejército, cumpliendo como no podía ser menos: su papel ante la población civil, el habitual en policía y guardia civil… ahora el ejército. Igual miles de voluntarias de Protección Civil, Cruz Roja, Bancos de Alimentos, Servicios Sociales y todos los que son “imprescindibles” ante esta situación, que van desde las funerarias, todos los sanitarios, limpiadores y los que mantienen la cadena alimenticia.  
 
No es bueno eso de hablar “del enemigo” con respecto al virus nacionalizado chino.  Siempre cuando se crea un “enemigo” quien lo porta lo es… y eso no es bueno, no.  Además, esa interiorización sesgada de “chino” posiciona de manera cognitiva el pensamiento y “lo secuestra”.
 
Y un pueblo, refugiado “en su puesto”: evitando la movilidad… pero en “su puesto” para combatir al enemigo… tiene lo suyo igual: “a sus puestos: del cine bélico” más interiorizaciones.
 
Un gobierno a todo trapo: por una vez considero que está a todo lo que dan; espero no sea realidad esas desconfianzas y acusaciones  de una oposición en su papel; y que por una vez yo no voy a repetir, porque tenemos que tener todas las fuerzas en lo que estamos.  Y el dolor y la tristeza que sentimos ante esta situación que nos visualizan y en la que estamos todos. Y digo nos visualizan y es porque nos toca directo: ¿recordamos el hambre, la miseria y las penalidades del mundo…?.
 
Y sin otro poder proceder: pues aunque limitada y recortada la libertad de movimientos… el “contrato social” nos posiciona como súbditos “a juro”; pues poco puedes articular. Y si, esa digamos pérdida de libertad: se compensa con la legalidad jurídica que te ampara y podemos vivir juntos, eso sí… tutelados.
 
Por tanto, no es difícil concluir que la soberanía es cedida,  y que para ser soberanos no podemos seguir dependiendo en todo de “supremos”: la soberanía alimentaria es una conquista impostergable… la soberanía energética es vital para todos… y es entonces cuando podremos empezar a hablar de manera propiamente dicha de soberanía como tal, reconvertida en madre del vínculo con lo estatal: y a eso le llamamos nacionalidad. No de “pasaporte” sino la cognitivo conceptual que nos sitúa como soberanos de donde emanan los poderes del Estado y la ideología de las mayorías que lo unifica. Cuando las mayorías sociales se sitúan en el papel de las mayorías electorales. Que no es lo mismo. Vale.
         

 

Pero me niego ver a nuestro ejército como aquel que estuvo en el franquismo… no es el mismo para nada y para nada podemos  dejarlo como un comodín de las derechas, para nada.  Resulta hasta obsceno.
 
Me viene a la memoria el regalo de Pablo Iglesias a Felipe VI, en 2015,  de las cuatro temporadas primeras de “juego de tronos”  y que justamente en aquel esperanzador movimiento que fue “podemos”; que luego se fue desinflando, a pesar de que se trató de que los reinos internos “unieran fuerzas y banderas”; pero sólo uno se llevó el esfuerzo de todos… y tan solo se quedó, que llegó él y los suyos hasta a gobernar a todos en comandita con socios; y aparecieron los “caminantes en forma de virus” que como los caminantes blancos “del cuento”, venían a por todos y no hubo muro ni frontera que lo parara,  y sigue aquí, aún sin poder vencerlo, a la espera de un “vidriagón” en forma de cura, capaz de acabar con él.
 
Parece como una premonición. Ya le hizo llegar Iglesias a Felipe VI   aquello de “le dé las claves sobre la crisis política en España”. Y mire por donde,  con cambios de personajes y un poco de imaginación… que si no fuese tan cruel y dura, serviría para un contra serie a construir.  Por la realidad de como se ha encauzado el devenir.
 
No dejo de recordar cual fue el destino que se construyó en “el cuento” el bando de la melena del león, aunque en casa va en coleta, cuando aquel dragón escupe fuego lo fulminó… paso siguiente más que posible, cuando esto por fin sólo sea un recuerdo… y aunque la esperanza nunca se pierde, aún el pueblo no volará cubierto de duras escamas; ya la desmovilización desclasó el ímpetu… pero eso, una socialdemocracia de ahora, eso sí, un poco más progre para bien de todos. ¿Fulminará esa rémora la aventura de los chicos listos?... y quedaremos de nuevo en manos de unos renovados centros de poder y alguno, con un puesto destacado en la historia… en la historia que trata de tapar el sol con un dedo.
 
 
La libertad es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida… mi fiel Sancho.
 
 
 
En un barranco ( y recluido) al sur de la Gran Canaria a 25 de Marzo de 2020.
Ramón Francisco González Hernández
 

 

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Ramón Francisco González Hernández

 

 

 

 

MANCHETA DONACIONES