Buscar
22:23h. lunes, 06 de julio de 2020

Amores que matan, Borja Rubio

En TAMAIMOS, Borja Rubio se asombra, con toda razón, de los ardores nacionalistas, incluso soberanistas, de un tipo como Paulino al final de su vida política que se ha caracterizado, precisamente, por sus emociones españolistas, como se demuestra en la foto que acompaña al texto, y que no me resisto a reproducir.

Porque nadie dudará de que un nacionalista canario de verdad, aunque no pueda, más faltaba, prohibirle a su consorte lucir este tipo de tocados peineteriles, jamás y nunca aceptará ser visto en la cercanía de semejante esperpento españolista. A Paulino se le ha visto, emocionado, en cuanto acto español haya podido asistir, refocilándose en el goro de la realeza y las alturas. Una pose advenediza, propia de quien ha utilizado el cargo que detenta (en la cabal acepción del término) para su pavoneo personal, no para el servicio del pueblo a quien dice servir..

Y, volviendo al texto de Borja Rubio, me parece muy lúcida su reflexión sobre las veleidades postrimeras de Paulino y el efecto cizañero que está produciendo en la organización que le ha dado todo lo que es. 

Es que Paulino, con sus actitudes, demuestra una vez más que lo único que a él le importa es él, Paulino.

El texto de Borja en TAMAIMOS:

http://www.tamaimos.com/2014/10/21/amores-que-matan/#.VEau4flwvDt