Buscar
16:33h. Lunes, 05 de Diciembre de 2016

A Wert aún le queda París (Antón Losada) Comenta Antonio Aguado

 

 

wert gomendio

Quod natura non dat...

ANTON LOSADAEl dorado, fastuoso, gratificante y cómodo retiro de la pareja Wert-Gomendio en París, es una auténtica cachetada a toda persona sensible, de las que sufrimos este estado de derecha español. La pareja Wert-Gomedio es responsable de uno de los mayores desaguisados cometidos contra un sistema educativo que se distingue, precisamente, por haber sido víctima histórica de tropelías de todo pelaje. Por cierto que es injusto adjudicar toda la responsabilidad al tolete Wert de este nuevo atropello, que deja verdes a los anteriores, honor solamente competido por aquella animalada del "calendario juliano", en el curso 73-74.  La consorte de Wert, que fuera su Secretaria de Estado, la adinerada Montserrat Gomendio, ue la musa que inspiró al cachanchan en sus simplonadas. En fin. Antón Losada dedica a este particular uno de sus enjundiosos artículos en EL DIARIO y Antonio Aguado lo señala y comenta.

Puede que las reválidas no se acaben implantando, pero si el objetivo de la ley Wert era deteriorar, descapitalizar y desmantelar la educación pública a favor de la privada su éxito resulta incontestable

Seguramente el exministro se fue enterando sobre la marcha de cómo funciona la política educativa. Pero Rajoy le dejó hacer como a un niño en una juguetería siendo consciente del desastre que habría que rectificar antes o después

Escribe Antonio Aguado:

antonio aguado peqCuando más se le aplaudió a Felipe González en el mitin celebrado en el antiguo Estadio Insular de Las Palmas de Gran Canaria, que cerró la campaña electoral de las primeras elecciones de junio de 1977, fue cuando dijo: “quien quiera enseñanza privada, ¡que la pague!”. Sin embargo al llegar a la Moncloa, después de haber ganado el PSOE las elecciones de octubre de 1982, de lo primero que hizo, fue negociar y acordar con la Conferencia Episcopal, que la enseñanza privada continuara en manos de la privilegiada iglesia, aunque ahora con una nueva modalidad como es la concertada, que la pagamos todos con nuestros impuestos, pero a la que como consecuencia de los “filtros" impuestos, no pueden acceder alumnas y alumnos de familias humildes, inmigrantes y/o niños minusválidos.

A la misma acceden los hijos de políticos de todos los signos y sin ningún pudor de los “socialistas”, también de sindicalistas y “para dar ejemplo” de profesores de la enseñanza pública.

Salud(os). Antonio Aguado Suárez

 

http://www.eldiario.es/zonacritica/Wert-queda-Paris_6_585551451.html