Buscar
sábado, 02 de julio de 2022 10:15h.

Ya tardan las explicaciones sobre seguridad ferroviaria

Todos los pueblos que navegamos en el estado español se han estremecido con la noticia del accidente terrible de Santiago. La solidaridad de la gente y la entrega de los y las profesionales han sido magníficas. Tod muy bien y mucho dolor. Pero ya están sobrando las informaciones de tipo humano y siguen faltando las explicaciones. Y yo mucho me temo que el retraso tenga una causa muy concreta. A mí hubo alguno que me puso a caldo'pota, por preguntarme, es más, por sospechar, si la maldita austeridad no estaría detrás de la sucesión de accidentes ferroviarios que estamos sufriendo. Me han acusado de faltar al respeto a las víctimas. Pero yo afirmo que es el dolor y el respeto, por estas y por otras personas afectadas por el austericidio ultraliberal lo que obliga a exigir un informe oficial. 

El mutismo oficial sigue presente. Pero todas las opiniones de los expertos van en el mismo sentido: los mecanismos de seguridad tienden a minimizar el riesgo de error humano. Los sistemas de seguridad, en teoría, detienen al tren, automáticamente, en caso de emergencia. Pero en Santiago los sistemas de seguridad, obviamente, no operaron, Y aquí aparecen las contradiciones, y no se sabe si es que el sistema no funcionó o si es que no existía el dichoso sistema de seguridad. Yo he escuchado a un maquinista experimentado, diciendo que no existía.

En los dos supuestos, haya dispositivo de seguridad, que no funcionó; o no haya dispositivo de seguridad, luce lógico pensar que se detecta la presencia de la lúgubre obsesión por los costes. Yo no puedo dejar de pensar en el accidente aéreo de Barajas, que quedó en nada, por el simple expediente de echarle la culpa a los pilotos muertos. Pero que todo indica que se debió a fallas de seguridad por ahorro.

No quiero pensar, pero pienso que, a medida que se va olvidando el trágico suceos que tanto nos acongoja ahora, la explicación se vaya dilatando, para quedar en nada.

http://www.eldiario.es/sociedad/modernos-sistemas-seguridad-impidieron-accidente_0_157484404.html