Buscar
07:41h. miércoles, 08 de diciembre de 2021
cabo
Política

Juana María Reyes intenta echarle un cabo a Paulino

Brígida, desde luego, no aparece. Debe ser que el da la risa. Pero, ante el vendaval suscitado por las declaraciones estrafalarias de Paulino, alguien debería dar la cara. Y le ha tocado a la directora del Servicio Canario de Salud, Juana María Reyes, intentar en la SER salvarle la imagen a su jefe Paulino. Lo que hizo Paulino, sin posibilidad de interpretación fue afirmar que la cultura canaria era abandonar a los mayores en los hospitales. Y Juana María no consigue lo que buscaba, porque era imposible. Al final, queda claro que, siendo cierto que hay gente en los hospitales que ya no debería estar ahí, Juana María reconoce que no es menos cierto que no hay una sola plaza vacante en instituciones para mayores. Y esa es la cuestión Esa es la responsabilidad de Paulino y de Inés.

Sociedad

Ramón Afonso (Plataforma Defensa de las Pensiones Públicas): “La reforma de las pensiones que pretende llevar a cabo el gobierno de Mariano Rajoy es criminal”

Foto Francisco Ramos

SB-Noticias.- Ramón Afonso, miembro de la Plataforma por la Defensa de las Pensiones Públicas, en declaraciones a La Trapera de Radio San Borondón anima a todos los ciudadanos a sumarse a la manifestación convocada en defensa de las pensiones públicas, que se celebra este sábado, 30 de noviembre, a las 12:00 horas, desde la plaza Weyler de Santa Cruz de Tenerife.

Política

Paulino "En Canarias no hay margen para llevar a cabo mayores sacrificios presupuestarios". Ni menos

En su sermón blogero dominical, Paulino "yo no fui", sigue mandado sobre el prójimo pepero las cargas de sus propias culpas. Que no diré yo que no las tenga, el Pp, pero eso no le quita ninguna culpa al presidente perdedor de elecciones. Paulino acometió con fervor las medidas de ajuste austericidas que tan mal resultado han tenido, como era de esperar. Además, anñadiendo el cinismo a la crueldad, remedó a su correligionario ultraliberal Pp en la aviesa dirección de los recortes: suprimió los presupuestos que favorecen a los débiles y las inversiones, beneficiando así las empresas privadas y eliminando toda posibilidad de reactivación económica. Encima, Paulino se negó a restringir los gastos superfluos, suntuarios y toletes en que incurre su gobierno. Y, como guinda podrida de su escatológica tarta, se niega a aumentar las cargas a los ricos, ni siquiera a imponer disciplina fiscal para que pague quien debe. Pero el summun del disparate paulinar es que se empeña en el error de no adelantar políticas que consiguieran construir economía en Canarias: turismo, renovables, sector primario... los tres pilares que harían que en las islas la recaudación fiscal hiciera innecesario todo recorte.