Buscar
sábado, 03 de diciembre de 2022 17:43h.

Doreste y Morales han convertido las Charcas de San Lorenzo en un solar (o desierto)

 

plataforma charcas san lorenzo

 

Doreste y Morales han convertido las Charcas de San Lorenzo en un solar (o desierto)

Tras más de dos años de espera, el Paisaje Protegido de las Charcas de San Lorenzo continúa abandonado a la buena de Dios. Muchas promesas y llamadas "vendiéndonos el oro y el moro" hemos recibido durante este tiempo y por las imágenes que podemos ver en la actualidad, el paraje continúa con su deterioro por omisión de las autoridades locales, llámese Cabildo Insular de Gran Canaria o Ayuntamiento de las Palmas de GC. Las aves continúan muriendo como las encontradas muertas en el mes de diciembre en uno de los estanques, las dos de la misma especie, Tarros Canelos,  incluídas en el Libro Rojo de las aves de España como “En peligro crítico” y que además aparece en la categoría “De interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

El miércoles 2 de septiembre de 2020, el Presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, mostró a la Plataforma Salvar las Charcas de San Lorenzo, su respaldo y el apoyo de la institución que preside al proyecto de Parque Agroambiental en las Charcas de San Lorenzo, elaborado desde este movimiento ciudadano, por un equipo multidisciplinar de técnicos especializados en urbanismo, educación y biología, en los años 90, como alternativa al campo de golf y los chalés planificados desde el Ayuntamiento de Las Palmas GC en este espacio natural protegido. pero sus palabras por lo que vemos se las llevó el viento. Además el presidente Morales, manifestó, que una vez el Ayuntamiento capitalino adquiriera los terrenos a sus propietarios, recibirían todo el respaldo político y económico del Cabildo, para acometer dicho proyecto de pulmón verde para este municipio y toda la isla de Gran Canaria, con la restauración de los más de treinta estanques de barro, la reforestación de toda la zona, la creación de senderos, potenciación de la agricultura, restauración del patrimonio etnográfico asociado a estas charcas: acequias, cantoneras, acueductos, bombas de agua, etc., convirtiendo este enclave, ahora abandonado y en alto riesgo de desaparición, en un referente de la educación ambiental en Canarias y el estado español, con todo tipo de espacios para aprender a conocer y conservar las más de 45 especies de aves migratorias y nidificantes que conviven en toda esta vega agrícola, con puntos de observación ornitológicos, espacios para el uso educativo, instalación de paneles sobre la riqueza ambiental e histórica de las Charcas, etc. Nuestro gozo en un pozo porque las cosas continúan igual o peor. Porque estos políticos no tienen palabra.

El mismo Cabildo de Gran Canaria tuvo la poca vergüenza de reunir en el mes de febrero de este año a vecinos del Román de San Lorenzo, a petición de estos claro está, y a bombo y platillo, con una caseta y su mesa como vendedores de humo, anunciaron que  emprenderían un proyecto de recuperación intensa del entorno de Las Charcas de San Lorenzo con un estudio encargado al ITC, motivo por el cual se reunieron con la AA.VV El Román y con representantes de SEO/BirdLife  para informar y coordinar las acciones que iban a realizar. Desde la Plataforma Salvar las Charcas de San Lorenzo lamentamos no haber sido invitados a este foro para realizar las aportaciones oportunas y apoyar estos trabajos, pero ya nos olía raro que no se contara con este colectivo. El objetivo estaba claro, callar bocas.  Incluso prometieron a los allí presentes que a la espera del resultado del estudio, se  limpiarían y recuperarían las infraestructuras hidráulicas como acequias o cantoneras para recoger muchísima agua de escorrentía que actualmente se pierde, señalizar los accesos a las charcas con paneles informativos, señalizar y mejorar el sendero que va desde El Román a San José del Álamo y reforzar la vigilancia de la zona, entre otras actuaciones. Vayan por allí y vean las acequias llenas de escombros. 

Y del Ayuntamiento y de las promesas del Sr Doreste, el concejal de Urbanismo, mejor ni hablar. A pesar de que hace dos años que se produjo la aprobación por unanimidad en el Pleno Municipal del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, de la moción presentada por el grupo municipal de Unidos Por Gran Canaria-CC, a través de su portavoz Francis Candil, donde se cerraba la preservación y conservación de este espacio natural protegido (o eso creíamos nosotros). En dicha moción se aprobó y no se ha cumplido: "Que se estudie la firma de un convenio o acuerdo con los propietarios, hasta que se llegue a la compra definitiva del espacio, que permita a este ayuntamiento, a través de un plan de empleo desarrollado desde el Instituto Municipal de Empleo, con los fondos que están por llegar del Plan de Empleo de Canarias, desarrollar labores de rehabilitación, reforestación y recuperación en general de todo el entorno de las Charcas de San Lorenzo. Este acuerdo con los propietarios nos debería permitir actuar a la mayor brevedad posible para parar la degradación que se está produciendo y que, de no actuar, podría ser irreversible." Y todavía tiene la desfachatez de decir en una reunión vecinal que los vecinos de Tamaraceite nos quejamos sin causa. Y para más inri, el grupo de gobierno realizó una enmienda en la que decía que el Ayuntamiento de Las Palmas de GC se comprometía a que se realizaran tareas de reforestación, rehabilitación y recuperación del entorno de las Charcas de San Lorenzo a través del Plan COOPERA, además de con los fondos que pudieran estar por llegar de los diferentes Planes de Empleo de las Administraciones Públicas". Hecho que no hemos visto ni esperamos.

Lo cierto es que las Charcas de San Lorenzo, es un paraje natural que muere poco a poco y que será presa de los especuladores, a pesar de contar con una protección especial, tanto desde el Ayuntamiento, como desde el Gobierno de Canarias, y que se ha convertido en los últimos meses en un desierto por falta de lluvias, pero sobre todo del poco interés de las autoridades locales e insulares. Y mientras, se gastan millones de euros en parques a los que se les inyectan toneladas de cemento y el espacio verde queda limitado. No olvidemos señores políticos que las Charcas de San Lorenzo no son cuatro estanques de barro, es un ecosistema considerado por la Sociedad Española de Ornitología (SEO Bird Life) como de "máximo interés ornitológico" por la gran variedad de especies de avifauna que transitan por este paraje cuando los estanques tienen agua. Además de su gran valor etnográfico, incomparable, puesto que datan del siglo XVII. Y mientras algunos hablando de cuidado del medio y de ciudad verde. De risa o mejor, para echarse a llorar. Pero no nos van a callar.

plataforma charcas san lorenzo

 

 

MANCHETA MAYO 22