Buscar
jueves, 29 de septiembre de 2022 08:03h.

Ante el juicio a Alberto Cubero, concejal comunista en Zaragoza Manifiesto "El antifascismo no es delito de odio" Partido Comunista de Canarias

 

fr aln cbr pcc

Resolución del Núcleo comunista insular de Tenerife del PCC sobre el juicio pendiente a Alberto Cubero:

13 de septiembre de 2022

Desde el Núcleo Insular de Tenerife del Partido Comunista de Canarias, ante el juicio pendiente a Alberto Cubero, señalamos que:

a) Se utiliza el delito de odio para sancionar a quienes defienden los derechos y libertades democráticas frente a las posiciones fascistas de organizaciones de extrema derecha.

b) Una condena por delito de odio contra un/una comunista, al defender con firmeza los derechos y libertades democráticos, frente a quienes pretenden acabar con ellas, sienta un peligroso precedente contra todas las/los comunistas y constituiría un estímulo en favor de las ideologías de extrema derecha. 

c) Abre la puerta a que se estime como delito de odio a quienes estimulen la lucha de clases. "Odiar" al patrono podría llegar a ser delito.

d) La condena a Cubero constituiría un golpe contra el esfuerzo de las/los comunistas del PCE por hacer de esta organización un partido combativo, de clase y revolucionario, posición que el camarada Cubero representa en estos momentos en el PCE. 

e) Es preciso, por tanto, generalizar un apoyo solidario al camarada Cubero desde todas las organizaciones del Partido y, de ser posible, acudir al acto de juicio del próximo 15 de septiembre en Zaragoza.

f) Por último, desde el Núcleo del PCC en Tenerife hemos decidido suscribir el manifiesto “El antifascismo no es delito de odio”

EL ANTIFASCISMO NO ES DELITO DE ODIO

El partido de extrema derecha VOX ha presentado una querella contra Alberto Cubero, concejal de Zaragoza en Común y Secretario Político del Partido Comunista de España en Aragón. VOX considera que Cubero habría incurrido en un delito de odio por haber realizado las siguientes declaraciones: “En política fiscal y en política económica se les cae la careta, y luego les pasa lo que les pasa, que van a Vallecas y los reciben como los reciben (…) ojalá les pase lo que les pasó en Vallecas en toda España".

La alusión realizada por Cubero a Vallecas se refiere a un mitin político que organizó VOX unos días antes en el popular barrio madrileño y donde numerosos vecinos organizaron una concentración para rechazar la presencia de la extrema derecha en el barrio. El acto terminó en altercados a pesar del carácter pacífico de la concentración y tras las provocaciones de los líderes de VOX.

La querella forma parte de la estrategia judicial y política de la extrema derecha contra dirigentes de izquierdas y sociales para tratar de ocasionarles el mayor perjuicio posible. En el caso de Cubero, el objetivo reconocido de VOX es “inhabilitarlo políticamente” y para ello le solicitan una pena de prisión de 4 años y 9 meses de prisión además de una indemnización económica de 10.000 euros.

Cabe destacar también que la querella incluye la consideración de Alberto Cubero como un “apólogo del comunismo” lo cual constituiría una prueba más de haber incitado al odio y utilizan para ello la Resolución del Parlamento Europeo sobre memoria histórica europea (2019/2819 RSP) en la que se equipara el comunismo con el nazismo. Nos encontramos con la paradoja de que los herederos políticos del franquismo se querellan, en nombre de la democracia, contra quienes lucharon precisamente por conquistar las libertades y derechos democráticos.

La estrategia de VOX no constituye sin embargo ninguna novedad y forma parte de una estrategia que sigue la extrema derecha a nivel internacional y que pueden llevar a cabo gracias a las generosas aportaciones económicas que reciben de los no pocos simpatizantes millonarios que tienen. Ahora bien, la gravedad de este caso radica en que la Fiscalía haya aceptado los argumentos de VOX y también se haya personado en la causa contra Cubero al que le solicita 2 años y medio de prisión y de inhabilitación para el sufragio pasivo además de una sanción económica de 5.400 euros. Y también reviste enorme gravedad que el Juzgado de Instrucción de Zaragoza haya admitido a trámite la denuncia por tanto haya decidido juzgar a Alberto Cubero, al que además le ha impuesto una fianza de 6.000 euros.

Los abajo firmantes mostramos nuestra solidaridad con Alberto Cubero por la persecución política que está recibiendo por parte de VOX, avalada por la Fiscalía y el Juzgado de Instrucción de Zaragoza, y rechazamos de plano que el antifascismo pueda ser constitutivo de un delito de odio. Por el contrario, las democracias europeas tienen en su origen la lucha antifascista, incluida la de millones de comunistas. Además, juzgar como delito de odio las declaraciones de Alberto Cubero supone una perversión del sentido que tiene el delito de odio, creado precisamente para proteger a las víctimas de los ataques que la extrema derecha ejerce contra los grupos sociales más vulnerables. El antifascismo no puede ser juzgado por incitación al odio porque precisamente lucha contra quienes lo promueven.

pcc

 

 

MANCHETA AGOSTO 22