Buscar
miércoles, 22 de mayo de 2024 18:40h.

¡Va a transigir quien yo te diga! - por Wendell Berry (2004) / En Kentucky, como en Canarias, saqueo del territorio, comenta Federico Aguilera Klink

fr w b fak

Federico Aguilera Klink, infatigable, recupera y comenta este texto de Wendell Berry, de 2004, que ya publicó La casa de mi tía en junio de 2023 y que sigue siendo muy oportuno recordar 

 

Relacionados:

“El fuego del fin del mundo”. de Wendell Berry, Economía neocolonial- por Federico Aguilera Klink

La pérdida de culturas locales - por Wendell Berry (1988) / En Kentucky, como en Canarias, Una perdida que es una estupidez, comentan Federico Aguilera Klink y Chema Tante

El derecho humano a un medio ambiente sano debe ser reconocido (ONU NOTICIAS)

La economía ecológica como un sistema diferente de conocimiento -por Federico Aguilera Klink (1996)

 

En Kentucky, como en Canarias, saqueo del territorio, comenta Federico Aguilera Klink

FEDERICO AGUILERA KLINK
FEDERICO AGUILERA KLINK

Este texto de Wendell Berry, tan vigente ahora como hace 20 años, puede leerse como escrito para Canarias y para cualquier otro territorio, convertido por politicos y empresarios en un espacio comercial que privatiza los beneficios para unos pocos y genera costes y deterioro ambiental y social  para muchos.

Es de 2004 y, obviamente, es actual. El esquema con el que trata de entender el saqueo del territorio en Kentucky es similar a lo que llevamos décadas viviendo en Canarias, por eso a mí me ayuda a entender.

La razón es que el lenguaje de Berry es claro y directo. No usa un lenguaje tramposo y vacío, como el que suelen usar habitualmente los políticos y sus asesores, para no decir nada, mientras tratan de hacernos creer, es decir, de engañarnos, que están diciendo algo importante y cierto. Luego vienen las sorpresas electorales y la crítica a la gente (que no nos ha votado) porque no entiende lo que hemos hecho....pero que, propaganda sucia y manipulación aparte, sí entiende lo que no han hecho.

Un texto, en mi opinión, muy recomendable.

 

 

 

¡Va a transigir quien yo te diga!

Wendell Berry en Orion Magazine. Diciembre 2004

 

ESTAMOS DESTRUYENDO NUESTRO PAÍS, me refiero a nuestro propio país, a nuestra tierra. Saber esto es algo terrible, pero no es motivo de desesperación a menos que decidamos continuar con la destrucción. Si decidimos continuar con la destrucción, no será porque no tengamos otra opción. Esta destrucción no es necesaria. No es inevitable, excepto que por nuestra sumisión lo hacemos así.

Por lo general, no se piensa que los estadounidenses seamos sumisos, pero por supuesto que lo somos. ¿Por qué si no permitiríamos que nuestro país sea destruido? ¿Por qué otra razón estaríamos recompensando a sus destructores? ¿Por qué si no todos nosotros, por poderes que le hemos dado a corporaciones codiciosas y políticos corruptos, estaríamos participando en su destrucción? La mayoría de nosotros todavía estamos demasiado cuerdos para orinar en nuestro propio aljibe, pero permitimos que otros lo hagan y les recompensamos por ello. 

¿Cómo nos sometemos? Por no ser lo suficientemente radical. O por no ser lo suficientemente concienzudos, que es lo mismo.

Desde el comienzo del esfuerzo de conservación en nuestro país, los conservacionistas han creído con demasiada frecuencia que podemos proteger la tierra sin proteger a la gente (pero)… Si los conservacionistas esperan salvar incluso las tierras salvajes y las criaturas salvajes, tendrán que abordar cuestiones de economía, es decir, cuestiones de la salud de los paisajes y los pueblos y ciudades donde hacemos nuestro trabajo, y la calidad de ese trabajo,

Los gobiernos parecen estar cometiendo el error opuesto, creyendo que se puede proteger adecuadamente a la gente sin proteger la tierra (…) Tarde o temprano, los gobiernos tendrán que reconocer que si la tierra no prospera, nada más puede prosperar por mucho tiempo. No podemos tener industria ni comercio ni riqueza ni seguridad si no defendemos la salud de la tierra y la gente y el trabajo de la gente.

Sabemos que estamos talando nuestros bosques de manera descuidada y derrochadora. Sabemos que la erosión del suelo, la contaminación del aire y del agua, la expansión urbana, la proliferación de carreteras y basura están haciendo nuestras vidas cada vez menos placenteras, menos saludables, menos sostenibles y nuestras viviendas más feas.

En Kentucky, como en otros Estados desafortunados, y de nuevo a un gran costo público, hemos permitido —de hecho, hemos alentado oficialmente— el establecimiento de la industria de alimentación animal en macrogranjas, que explota y abusa de todo: la tierra, la gente, los animales y los consumidores. 

Pero el daño económico no se limita solo a nuestras granjas y bosques. En aras de la “creación de empleo”, en Kentucky y en otros estados atrasados, hemos regado con dinero público a corporaciones que vienen y se quedan solo mientras puedan explotar a la gente con salarios aquí más bjos que en otros lugares. El propósito general de la economía actual es explotar, no fomentar o conservar.

…en realidad esta destrucción se está produciendo porque nos hemos permitido creer, y vivir, un par de mentiras económicas relacionadas: que nada tiene valor si no se lo asigna el mercado; y que la vida económica de nuestras comunidades puede ser confiada con seguridad a las grandes corporaciones.

Los ciudadanos tenemos una gran responsabilidad por nuestro engaño y nuestra destructividad, y no quiero minimizar eso. Pero tampoco quiero minimizar la gran responsabilidad que tiene el gobierno.

Se entiende comúnmente que los gobiernos se instituyen para proporcionar ciertas protecciones que los ciudadanos individualmente no pueden proporcionar por sí mismos (…)  Nuestros gobiernos muy ocasionalmente han reconocido la necesidad de proteger la tierra y las personas contra la violencia económica. Es cierto que la violencia económica no siempre es tan rápida y rara vez es tan sangrienta como la violencia de la guerra, pero no obstante puede ser devastadora. Los actos de agresión económica pueden destruir un paisaje o una comunidad o el centro de un pueblo o ciudad, y lo hacen de manera rutinaria.

Tal daño está justificado por sus perpetradores corporativos y sus cómplices políticos en nombre del "mercado libre" y la "libre empresa", pero esta es una libertad que hace de la codicia la virtud económica dominante, y destruye la libertad de otras personas junto con sus comunidades y medios de vida. Hay armas económicas de destrucción masiva y hemos permitido que se usen en nuestra contra, no solo mediante la sumisión pública y la mala conducta regulatoria, sino también mediante subsidios públicos, incentivos y sufrimientos imposibles de justificar.

No hemos sabido reconocer esta amenaza ni actuar en nuestra propia defensa. Como resultado, nuestro territorio que alguna vez fue hermoso se ha convertido en una colonia de las corporaciones del carbón, la madera y la agroindustria, generándoles una inmensa riqueza de energía y materias primas a un costo inmenso para nuestra tierra y la gente de nuestra tierra. 

Necesitamos que nuestros gobiernos estatales y nacionales nos protejan de estas agresiones (…) el pequeño agricultor y el pequeño comerciante merecen la misma justicia económica, la misma libertad en el mercado, que los grandes agricultores y las cadenas de tiendas. 

Además, permitir que las empresas más pequeñas siempre se arruinen por falsas ventajas, ya sea en casa o en la economía global, es en última instancia destruir las capacidades locales, regionales e incluso nacionales de producir suministros vitales como alimentos y textiles. 

Es imposible entender, y mucho menos justificar, la voluntad de un gobierno de permitir que las fuentes humanas de bienes necesarios sean destruidas por la “libertad” de esta anarquía corporativa. Es igualmente imposible entender cómo un gobierno puede permitir, e incluso subsidiar, la destrucción de la tierra y la productividad de la tierra. 

Parece que hemos caído en el hábito de ceder en cuestiones en las que no se debe, y de hecho no se puede, transigir. Tengo la idea de que un gran número de nosotros, incluso un gran número de políticos, creemos que está mal destruir la Tierra. Pero tenemos poderosos opositores políticos que insisten en que una economía que destruye la Tierra está justificada por la libertad y las ganancias. Y entonces transigimos al aceptar permitir la destrucción solo de partes de la Tierra, o permitir que la Tierra sea destruida poco a poco.

La lógica de transigir de esta manera es desastrosa. Si seguimos dependiendo económicamente de la destrucción de partes de la Tierra, finalmente lo destruiremos todo.

Tanta queja acumula una deuda con la esperanza, y quisiera terminar con la esperanza. Para hacerlo, solo necesito repetir algo que dije al principio: nuestra destructividad no ha sido, y no es, inevitable.  Los humanos no tienen que vivir destruyendo las fuentes de su vida. La gente puede cambiar; pueden aprender a hacerlo mejor. 

Tenemos que aprender a respetarnos mejor a nosotros mismos y a nuestros lugares de residencia. Necesitamos dejar de pensar en la América rural como una colonia. Gran parte de la historia económica de nuestra tierra ha sido la de la exportación de combustible, alimentos y materias primas que se han producido de forma destructiva y demasiado barata. Debemos reafirmar el valor económico de la buena gestión y del buen trabajo. Para eso necesitaremos una mejor contabilidad de la que hemos tenido hasta ahora.

Necesitamos reconsiderar la idea de resolver nuestros problemas económicos “atrayendo la industria”. Cada gobierno estatal parece estar tramando atraer a una gran corporación de algún otro lugar mediante "incentivos fiscales" y otros despilfarros del dinero público. Necesitamos construir las economías locales de nuestras comunidades y regiones agregando valor a los productos locales y comercializándolos localmente antes de buscar mercados en otros lugares.

Necesitamos enfrentar honestamente el tema de la escala. La grandeza tiene un encanto y un drama que son seductores, especialmente para los políticos y financieros; pero la grandeza promueve la codicia, la indiferencia y el daño, y a menudo la grandeza no es necesaria. 

Y, finalmente, debemos dar prioridad absoluta al cuidado de nuestra tierra, de cada parte de ella. No podemos transigir con la destrucción de la tierra o de cualquier otra cosa que no podamos reemplazar. Hemos sido demasiado tolerantes con los políticos que, encargados de la defensa de nuestro país, se convierten en los intermediarios de los destructores de nuestro país, comprometiendo su ruina.

Y terminaré esto citando a mi compatriota de Kentucky, un gran patriota y un enemigo indomable de la minería a cielo abierto, Joe Begley de Blackey: "¡Va a transigir quien yo te diga!"

 

* Gracias a Wendell Berry,  a ORION MAGAZINE y a la colaboración de Federico Aguilera Klink

LA CASA DE MI TÍA
 

https://www.orionmagazine.org/article/compromise-hell/

WENDELL BERRY
 

La recomendación de este artículo se la sugirió a Federico Aguilera Klink la lectura de este libro de Wendell Berry, que puede comprarse en línea, pinchando en la imagen de la portada, ahí abajo

Reseña de EL FUEGO DEL FIN DEL MUNDO, por Carlos Buj en 15 15 15 

 

EL FUEGO DEL FIN DEL MUNDO

 

 

MANCHETA MARZ 24