Buscar
sábado, 04 de febrero de 2023 08:46h.

¡Cuidado, viene Meloni¡: La derecha fascista  aprovecha para echar el chinchorro: ¿Acaso hay otra alternativa decente? - por Maribel Santana

fr mrbl sntn

¡Cuidado, viene Meloni¡: La derecha fascista  aprovecha para echar el chinchorro: ¿Acaso hay otra alternativa decente? - por Maribel Santana, activista, historiadora *

Ya escuchamos las cajas destempladas en los medios: especulaciones, exageraciones, embustes y otros, a cuenta de las elecciones que ha ganado la derecha fascista en Italia. Conmovidos y santurrones, los entendidos sobre el asunto, que hay muchísimos de toda ralea, se sienten condolidos y hasta traicionados por  la situación.

Nos tendríamos que cuestionar si existe otra alternativa decente para salvar a las clases trabajadoras y populares. ¡A la vista está!

Vayan con los llantos y disimulos a otra parte, porque si hay un culpable del crecimiento del fascismo, en cabeza está la izquierda entreguista, que lleva décadas dejando la portería sola y dejando pasar todos los goles.

Esta izquierda caradura y los que se dicen demócratas y progresistas, son quienes verdaderamente operan como verdaderos nazis en la práctica, cayéndoseles  la careta.

Es lo mismo que pasa en EEUU con el Partido Demócrata, que se dice "progresista", pero que, como les acusa Chris Hedges son "fertilizantes del fascismo".

Desde las guerras donde nos han metido, que estamos pagando los que no la queremos ni en  películas. Sus guerras. Todas, las de Ucrania y todas las demás, incluyendo esta que tienen montada aquí al lado, a ver s consiguen aniquilar de una vez al pueblo saharaui.

En particular en España, la entrega de las colonias como el Sahara: todas sabemos que ha estado en nuestra nación,  Canarias, Zapatero, junto con el encantador de serpientes siempre bien peinado José Bono, y el relamido López  Aguilar. Y junto a todos estos,  la otra parte del  lobby marroquí, Tristán Pimienta y  Esparza Machín,  aparte de esos otros que dicen ser saharauis, pero son del bando del fascio marroquí. Se citaron para intentar justificar y consolidar la entrega del Sahara, sin más invitados que se opusieran, sin aceptar ninguna otra alternativa. Lo llamaron cínicamente "Cconferencia internacional para la paz y seguridad” y se celebró los días 23 y 24 del presente septiembre.

Desde los asesinatos de migrantes en Melilla, que lo dieron por bueno y normal y hasta excelente, como dejo Grande-Marlaska en el Congreso.

Llegan hasta sacar de los presupuestos públicos  un 2% para pagar plataformas de guerras, con las masas populares con más necesidades cada dñia y pagando el gasto los trabajadores y las trabajadoras con sus tristes miserables salarios.

Esta es la Europa y la España, en particular, que se queja de los fascistas que han aprovechado la rendición de la izquierda  para echar el chinchorro y pescar los votos de la gente desesperada por encontrar quién les solucione sus desgracias. Votos de la gente que se equivoca, que no aprende de la historia, pero es que el hambre nubla el entendimiento.

Meloni y los fascistas en general son el palo que aprovechan los capitalistas en los momentos en que su loco sistema explotador se tambalea y entra en crisis, para golpear a las clases  populares y trabajadoras. El fascismo con su violencia fanática es una criatura del capitalismo.

Los demócratas y la izquierda perdida son la zanahoria que necesita en su momento  (con solo formas y apariencias  pseudocivilizadas) los capitalistas para seguir dilatando el engaño.

O sea que en el sistema capitalista solo tenemos dos formas para gobernar. ¿Alguien sabe de otras?

Los melonis, en espacial, con los berlusconis y salvinis, ahora en Italia, pero también en otros países, gobernaran con una represión interna (supresión de derechos individuales  y represión sobre trabajadores, sobre migrantes, sobre disidentes, sobre minorías...) pero lo fundamental son las política económica que desarrollarán y no serán otras que las que marquen el neoliberalismo, los bancos mundiales  y EEUU, en defintiva. Si osara pasarse de este proyecto globalizador (imperialista) no durará un asalto. Ya quisiera yo tener que aplaudirle si hace lo contrario.

Meloni, como todo fascista, solamente es un  rejo armado del pulpo capitalista. Italia no se quedará sin los prestamos (que luego pagaran sus trabajadores y trabajadoras), ella hará lo mismo que hacen la izquierda y los "demócratas", ni más ni menos. Servir a los ricos. Entonces ¿porque se asustan?

Si alguien esta creyendo que los fascismos son entes autónomos y alternativas distintas al capitalismo, o al supuesto socialismo, de verdad,  ha caído en la ingenuidad más  grande del mundo. 

La hipocresía y el juego de la oposición:

se hacen los locos al respecto, van  como dicen que hace el avestruz, con la cabeza metida en la tierra y al aire el culo, porque piensan con él.

Al final. rompen y frenan toda lucha, acaban suicidándose alguno que otro por su mala praxis, no pasan de ser personas que marcaron en su momento algo limpio o un paso firme para la causa, y que caen de bruces con el peso de su  gordura, arrastrando las grasas de su historia.  

Estos psicópatas, que constantemente están echando miedo a las masas cacareando, “que viene la derecha, que viene la derecha” que digan quien es la derecha. Porque hacen lo mismo, con otro collar,  que los melonis los Vox y quien se meta delante,  todos trabajan para los mismos.

A los neoliberalismos les da lo mismo (aunque disimulen las formas) que los gobiernos esbirros a su servicio traten a sus pueblos de esta manera o de la otra. Ellos aprovechan todo lo que sirva para enriquecerse sin entrar en detalles. Cuando entran en ellos es porque le es rentable o porque sienten que le tiemblan los cimientos de su capital  y las circunstancias lo requieren para salvarlo. Palo y zanahoria.

En fin, derechas e izquierdas perdidas, trabajan para los mismos y,  aunque las formas a veces sean distintas y echen pulsos que solo son por el poder, tienen algo en común, una cosita clara y fundamental:  ¡El enemigo  es la clase trabajadora!  

Así que cuando haya un verdadero sistema que tire abajo al capitalismo por caduco, moribundo y exterminador, entonces hablaremos del bien o del mal, de lo justo e injusto. De momento tenemos lo que hay y ninguno, derecha e izquierda, redimirá a un mundo que quiere explotar y saquear.

Parece ser que los parlamentarismos no son el mejor sistema para cambiar el mundo, sino un entretenimiento donde hablan y hablan y nada deciden porque ya se decide en las bancas y altos organismos de las clases explotadoras. 

Los cambios históricos  se darán como decían nuestros razonables clásicos  “cuando los de arriba ya no puedan gobernar más como hasta ahora y los de abajo  no  puedan  o no quieran aguantar más  como lo venían haciendo hasta ahora”. 

Rememorando a Bertolt Brecht: "Entonces, ¿de qué sirve decir la verdad sobre el fascismo que se condena si no se dice nada contra el capitalismo que lo origina?

* En La casa de mi tía por gentileza de Maribel Santana

MARIBEL SANTANA
MARIBEL SANTANA



 

 

 

MANCHETA AGOSTO 22