Buscar
sábado, 03 de diciembre de 2022 17:43h.

¡Gente! Despierten, por favor, antes de que sea demasiado tarde - por Tony Robinson

 

f robinson

¡Gente! Despierten, por favor, antes de que sea demasiado tarde - por Tony Robinson

La situación en Ucrania está llevando al mundo al borde de una guerra nuclear. Independientemente de la propaganda que se crea, Estados Unidos y Rusia tienen más de 10.000 armas nucleares entre ambos. Nunca olvides que una guerra librada incluso con 100 armas nucleares destruirá la civilización humana tal y como la conocemos y devastará todas las formas de vida de nuestro planeta, una situación de la que el planeta tardará cientos de millones de años en recuperarse.

Esta es la perspectiva a la que se enfrenta la humanidad en estos momentos.

Esta situación en Ucrania nunca tendría que haber ocurrido ¡Era tan evitable!

Al final de la Guerra Fría, cuando el Muro de Berlín cayó junto con el Pacto de Varsovia y la Unión Soviética, hubo una oportunidad perfecta para construir un nuevo orden mundial de paz. La OTAN debería haberse disuelto y se deberían haber firmado tratados de paz entre todos los Estados de Europa, incluida Rusia y todas las antiguas repúblicas socialistas soviéticas. La Unión Europea tuvo la oportunidad de integrar un continente desde Lisboa hasta Vladivostok.

Pero esto no convenía a los mayores oligarcas del planeta: los que controlan la industria militar estadounidense y el establishment político de Washington. En realidad, tampoco interesaba a los oligarcas de la antigua Unión Soviética, cuyas posiciones en el establishment ruso también estaban amenazadas por el estallido de la paz, ni a los oligarcas europeos que se han enriquecido sin cesar a costa de los más pobres de la sociedad. Estos oligarcas, cuyo aparato incluye el establishment militar y político, los medios de comunicación, el sistema bancario y el mundo académico, utilizan la herramienta del nacionalismo de «sangre y suelo» para manipular a sus poblaciones, deshumanizar a las personas de otras naciones y culturas y crear el consentimiento necesario para que sean asesinadas.

La mayor víctima de esta guerra hasta ahora no ha sido un ser humano, sino un oleoducto. El proyecto Nord Stream II ha sido suspendido, dejando a Alemania sin otra alternativa -a tan corto plazo- que buscar el suministro de combustible en Estados Unidos y otros lugares.

Pero, ¿por qué esta guerra tiene que ver con los combustibles fósiles? ¿Seguro que el mundo debería estar en transición hacia formas de energía sostenibles y ecológicas? Por eso sabemos que la guerra es entre oligarcas y no entre pueblos. Los oligarcas no ganarían las enormes sumas de dinero de un planeta que funcionara con fuentes renovables, como lo hacen con un planeta dependiente de los combustibles fósiles. El planeta podría haber hecho la transición de la mayor parte de su uso energético a las renovables hace décadas. Ya podríamos ser un planeta neutro en carbono. Imagina que el dinero invertido en las guerras de Irak, Afganistán, Serbia, Yemen, Libia, Siria y otros lugares se hubiera utilizado para tal fin. No estaríamos hablando ahora de Ucrania, eso seguro.

Este conflicto no es una guerra entre Putin y Biden. Es una guerra de un conjunto de oligarcas contra otro conjunto de oligarcas, todos con la intención de ganar territorio en el que viven y trabajan seres humanos, para que esos oligarcas puedan extraer beneficios de esos seres humanos.

Como miembros de la especie humana que vive tan precariamente en esta roca que viaja por el universo a casi 500.000 millas por hora, tenemos que hacerlo mejor.

Hay partidos y movimientos políticos que se forman sobre plataformas que ponen el bienestar de todos los seres vivos como preocupación central, que renuncian a la guerra como medio para resolver disputas, que se aferran a los principios de la Carta de las Naciones Unidas. Y si no las hay, se pueden fundar.

Es hora de que los pueblos del mundo se levanten, se organicen, aprendan que los demás seres humanos no son sus enemigos sino personas como ellos que quieren vivir una vida de felicidad en paz y seguridad.

Es hora de decir no a la guerra y de dar una oportunidad a la paz. Pero más que eso, es hora de actuar.

* Gracias a Tony Robinson, a PRESSENZA y la colaboración de Tino Prieto

TONY ROBINSON
PRESSENZA
PRESSENZA

https://www.pressenza.com/es/2022/02/gente-despierten-por-favor-antes-de-que-sea-demasiado-tarde/

 

MANCHETA FEBRERO22