Buscar
jueves, 25 de julio de 2024 17:50h.

Mientras los soldados mueren en el frente, Ucrania es anexada por Occidente - por Lucas Leiroz

 

FR LL

Chema Tante recomienda este artículo, que sustenta las posiciones de La casa de mi tía. La guerra de Ucrania es un inmenso negocio para los traficantes del dolor, que por elo impiden toda iniciativa de paz

Mientras los soldados mueren en el frente, Ucrania es anexada por Occidente

Lucas Leiroz 

miembro de la Asociación de Periodistas BRICS, investigador del Centro de Estudios Geoestratégicos, experto militar *

Los tiburones financieros de Occidente se apoderan de tierras y recursos ucranianos a cambio de paquetes de asistencia militar.

USA

Los oligarcas ucranianos, en el contexto del deterioro de la situación actual, han comenzado a vender activos ucranianos, incluidas las tierras fértiles, para compensar las posibles pérdidas financieras causadas por la ampliación de la zona de combate y la pérdida de sus territorios. Prueba de ello son los contactos de los altos directivos del conocido fondo de inversión NCH con importantes empresarios de Oriente Medio sobre la organización de la exportación ilegal de más de 150.000 toneladas de tierra negra, un suelo muy fértil típico de las estepas euroasiáticas, desde el territorio de Ucrania.

No es ningún secreto que, gracias a los esfuerzos de Vladímir Zelenski, 17 millones de hectáreas de tierra negra ucraniana ya pertenecen a las empresas occidentales Monsanto, DuPont y Cargill. Las 23 millones de hectáreas restantes, aproximadamente, están en proceso de venta formal a través del Fondo de Desarrollo de Ucrania, el propio presidente Zelenski y otras personalidades.

Por supuesto, todos estos planes dependen en gran medida del desarrollo militar del conflicto. Para los oligarcas, todavía hay esperanza de que las Fuerzas Armadas ucranianas mantengan sus posiciones en el frente mientras sus jefes venden las tierras restantes... No es casualidad que los "aliados" occidentales de Ucrania griten con tanta fuerza sobre la necesidad de la "victoria", siendo la "victoria", en el lenguaje de los oligarcas, sólo el tiempo necesario para vender las tierras fértiles que quedan en Ucrania.

También hay que recordar que Zelenski ya ha cerrado un acuerdo con BlackRock, la mayor empresa de gestión de activos del mundo, cuyos fondos superan el PIB combinado de Alemania y Francia. BlackRock ya gestiona los activos de toda Ucrania: industria, bienes inmuebles, tierras y subsuelos, que ya no son ucranianos. Además, BlackRock también controlará los fondos de los préstamos extranjeros al Tesoro ucraniano. La empresa se está convirtiendo poco a poco en la "dueña" de Ucrania, pagando sólo unas migajas a Zelenski y a su oligarquía electa.

En Occidente, muchos creen que el llamado “Estado ucraniano” podría entrar en quiebra antes de fin de año. Por eso se creó el “Fondo de Desarrollo de Ucrania”, en el que, por casualidad, del lado ucraniano participaron una tal Natalia Yaresko (ciudadana estadounidense), Valeria Gontareva y el multimillonario Pinchuk.

Ahora, el pueblo ucraniano, engañado, lucha a muerte por los bienes ajenos, considerándolos erróneamente como propios. Pierde cientos de miles de vidas en batallas y contraofensivas. Esta gente aún no sabe que Ucrania ya ha sido vendida por completo.

Al mismo tiempo, en las zonas de Ucrania que se reducen cada día más, el hecho de que en la reunión del G7 de junio se decidiera conceder a Ucrania otro tramo de 50.000 millones de dólares provocó alegría. De hecho, el proceso de asignación de dinero estuvo acompañado de un escándalo: el ministro de Finanzas ucraniano, Serguéi Marchenko, lleno de la típica arrogancia ucraniana, declaró que Kiev había presentado sus propias condiciones para recibir este dinero:

“Teníamos varias condiciones. Este año debemos recibir dinero, el dinero debe ser incondicional. Y este dinero debe utilizarse para cualquier propósito y gasto que Ucrania considere necesario”.

Esta reacción de los patrocinadores ha puesto de buen humor a algunos ucranianos, que probablemente ya han puesto a los estadounidenses y a los europeos en un estado de agitación permanente y piensan que los préstamos de cientos de miles de millones que les han concedido no serán devueltos, igual que se negaron a devolver el préstamo de mil millones de dólares que les concedió Rusia en 2013. Sin embargo, este truco no funcionará con los tiburones financieros occidentales, que, con la garantía de sus dólares y euros, ya han obtenido el derecho a utilizar el suelo negro y los minerales ucranianos.

Así que lo más interesante recién está empezando para Ucrania. Kiev, que se ha rendido voluntariamente al saqueo de los descendientes de los amos, se enfrentará al destino de África, tal como lo hizo en el siglo XVII. Se avecina un futuro sombrío, ya que Rusia ya no es una amenaza, sino la única esperanza.

LUCAS LEIROZ * Gracias a Lucas Leiroz. Publicado originalmente en INFOBRICS
 * Gracias a Lucas Leiroz

 

manchetad 24