Buscar
viernes, 27 de enero de 2023 00:00h.

¿Qué ha quedado de aquel 28 de octubre de 1982? (I) - por Antonio Aguado

 

FR AAS FG

¿Qué ha quedado de aquel 28 de octubre de 1982? (I) - por Antonio Aguado, coherente veterano militante socialista *

 

Si nos atenemos a la sociedad que teníamos antes de esa fecha, sin duda, el cambio experimentado en nuestro país ha sido bastante trascendente. Aunque ya habíamos conseguido algunos derechos siendo el más importante, votar en las primeras elecciones: general de 1977 y municipales de 1979, también es cierto que sufrimos grandes sobresaltos, debido a los tantos atentados de la banda terrorista Eta y conatos militares de golpe de Estado, hasta que llegó el real del 23 de febrero de 1981, que afortunadamente por falta de entendimiento y coordinación de los golpistas no fructificó.

Con ese panorama, se celebraron las elecciones generales del 28 de octubre de 1982. El lema escogido por el PSOE fue “por el cambio”. En realidad a España le hacia falta un profundo cambio, pues no en vano, había perdido la oportunidad de desarrollo y el logro del Estado del Bienestar, que si habían conseguido gran parte de los países de Europa, a partir de la finalización de la Segunda Guerra Mundial.

El PSOE como se demostró, lo tenia todo a favor para ganar aquellas elecciones. Se palpaba un gran entusiasmo en la ciudadanía, con su muy alta participación del 79,97% y mucho más en la militancia socialista, que se volcó en su consecución. El resultado como se esperaba fue impresionante, consiguiendo la mayoría absoluta con 10.127.392 votos, el 48,11% y la obtención de 202 diputados. Con esa representación parlamentaria tan importante, le permitía al Partido Socialista con Felipe González presidiendo el gobierno, gobernar sin ningunas ataduras para poder cumplir su programa electoral.

Había que recuperar y así se hizo, gran parte del tiempo y terrenos perdidos, siendo de lo más importante, dotarnos de una sanidad y educación publicas y gratuitas y por lo obsoleto de nuestro tejido productivo, acometer y  proceder a la industrialización del país. Aunque esta medida, sobre todo al principio tuvo mucho rechazo y contestación por quienes se veían afectados, pero posteriormente se pudo comprobar su acierto, de lo contrario, no habríamos podido superar el retraso secular que padecíamos amparándonos sólo en los sectores agrario y servicios.

Esto es lo que fundamentalmente ha quedado de aquella época, pero también se llevó a efecto la expropiación el 23 de febrero de 1983 de Rumasa, empresa que parecía era inexpugnable. Esa medida fortaleció aún mas al PSOE, como se pudo demostrar a continuación en las elecciones autonómicas y municipales de 1983, ganadas con gran diferencia por el Partido Socialista, que le permitió gobernar en la mayoría de las comunidades autónomas y municipios, entre ellos los más importantes del país. La aprobación y puesta en práctica de las pensiones no contributivas, fue otros de los logros mas destacados.

Posteriormente el 1 de enero de 1986, se produjo la entrada de España en las Comunidades Europeas y el 12 de marzo de ese mismo año en la OTAN. Para esta ocasión, se había producido un gran debate en el seno del PSOE con grandes tensiones y muchas deserciones. Las consecuencias venimos padeciéndolas desde ese entonces, mucho más, viendo como los Estados Unidos controla y maneja esa alianza militar con arreglo a sus intereses.

Como colofón, en 1992 España organizó las olimpiadas de Barcelona y la Exposición Universal de Sevilla. Estos dos grandes acontecimientos fueron el test para nuestro país demostrar cómo había evolucionado. Se pasó muy bien y  con nota realmente elevada. Hasta aquel entonces la Olimpiada de Barcelona fue una de las mejores organizadas. A esto se le unió igualmente el magnifico resultado que obtuvimos en el medallero. Lo mismo pasó con la Exposición Universal de Sevilla, con participación de muchas naciones con sus correspondientes pabellones, entre los que destacaba el español, uno de los más visitados por tantos miles de extranjeros y españoles de todas las partes.

Estos dos extraordinarios eventos, fueron un gran revulsivo y catalizador del ánimo positivo que envolvió a la ciudadanía, plasmándose en los resultados obtenidos por el PSOE en las elecciones generales de junio de 1993, en las que ganó aunque por mayoría simple, consiguiendo 9.150.083 votos el 38,78 % y obteniendo 159 diputados. Desde ese entonces y hasta las próximas de marzo de 1996, Felipe González no propició que hubiera una alternativa a su persona y así, ofrecer el Partido Socialista una nueva imagen tan necesaria de renovación. Al no ocurrir en consecuencia, se reflejó en los datos electorales, con la perdida de las referidas elecciones y pasando a gobernar el Partido Popular con José María Aznar de presidente.

Felipe González fue el presidente del Gobierno que, durante más tiempo (cerca de 14 años) ostentó ese cargo. El PSOE con su liderazgo tuvo un gran respaldo popular, por eso no se entiende como pudo complicar tanto su reputación, accediendo por mediación de las indecentes “puertas giratorias”, al cargo de consejero en la multinacional Gas Natural, entre 2010 y 2015.

Los retiros dorados de exdirigentes del PP y del PSOE en las empresas eléctricas españolas, Agustín Benito en LA GACETA DE LA IBEROSFERA

* En La casa de mi tía por gentileza de Antonio Aguado Suárez  

ANTONIO AGUADO RESEÑA

 

 

 

MANCHETA AGOSTO 22