Buscar
jueves, 25 de julio de 2024 17:50h.

“Me aburro, así que disparo”: el ejército israelí aprueba la violencia generalizada en Gaza - por Oren Ziv

 

fr oz

Federico Aguilera Klink destaca este escalofriante reportaje del israelí Oren Ziv. Y Chema Tante pregunta si hay alguien que quiera hablar de Hamas

“Me aburro, así que disparo”: el ejército israelí aprueba la violencia generalizada en Gaza

Oren Ziv 

+972 

LLAMADA LOCAL

Los soldados israelíes describen la ausencia casi total de normas de tiro en la guerra de Gaza, con tropas disparando a su antojo, incendiando casas y dejando cadáveres en las calles, todo ello con el permiso de sus comandantes

 

 

Todo hombre entre 16 y 50 años era considerado terrorista, se  permitía disparar a cualquiera que se acercara a las fuerzas y también sólo por diversión, sin un objetivo específico. Los cadáveres fueron retirados con excavadoras únicamente para que los convoyes de ayuda no los vieran. Seis soldados testifican sobre lo que vieron e hicieron en Gaza

 

A principios de junio, Al Jazeera difundió una serie de vídeos inquietantes que revelaban lo que describió como “ejecuciones sumarias”: soldados israelíes mataron a tiros a varios palestinos que caminaban cerca de la carretera costera de la Franja de Gaza, en tres ocasiones distintas. En cada caso, los palestinos parecían desarmados y no representaban ninguna amenaza inminente para los soldados.

Este tipo de imágenes son poco frecuentes debido a las severas restricciones a las que se enfrentan los periodistas en el enclave asediado y al constante peligro que corren sus vidas. Pero estas ejecuciones, que no parecen tener ninguna justificación de seguridad, son coherentes con los testimonios de seis soldados israelíes que hablaron con +972 Magazine y Local Call tras su liberación del servicio activo en Gaza en los últimos meses. Corroborando los testimonios de testigos oculares y médicos palestinos a lo largo de la guerra, los soldados describieron cómo se les autorizaba a abrir fuego contra palestinos prácticamente a voluntad, incluidos civiles.

Las seis fuentes —todas excepto una de las cuales hablaron bajo condición de anonimato— relataron cómo los soldados israelíes ejecutaban rutinariamente a civiles palestinos simplemente porque entraban en una zona que los militares definían como “zona prohibida”. Los testimonios pintan un panorama plagado de cadáveres civiles , que se dejan pudrir o son comidos por animales callejeros; el ejército sólo los oculta de la vista antes de la llegada de los convoyes de ayuda internacional, para que “no salgan imágenes de personas en avanzado estado de descomposición”. Dos de los soldados también testificaron sobre una política sistemática de incendiar viviendas palestinas después de ocuparlas.

Varias fuentes describieron cómo la posibilidad de disparar sin restricciones les dio a los soldados una forma de desahogarse o aliviar el aburrimiento de su rutina diaria. “La gente quiere vivir el evento [por completo]”, recordó S., un reservista que sirvió en el norte de Gaza. “Yo personalmente disparé algunas balas sin motivo alguno, al mar, a la acera o a un edificio abandonado. Lo reportaron como 'fuego normal', que es un nombre en clave para decir 'estoy aburrido, así que disparo'”.

Desde los años 1980, el ejército israelí se ha negado a revelar sus normas de apertura de fuego, a pesar de varias peticiones al Tribunal Supremo de Justicia. Según el sociólogo político Yagil Levy , desde la Segunda Intifada, “el ejército no ha dado a los soldados reglas escritas de combate”, dejando mucho espacio a la interpretación de los soldados en el campo y sus comandantes. Además de contribuir a la muerte de más de 38.000 palestinos, las fuentes testificaron que estas directivas laxas también fueron en parte responsables del elevado número de soldados muertos por fuego amigo en los últimos meses.

Soldados israelíes del Batallón 8717 de la Brigada Givati ​​que operan en Beit Lahia, en el norte de la Franja de Gaza, durante una operación militar, el 28 de diciembre de 2023. (Yonatan Sindel/Flash90)

Soldados israelíes del Batallón 8717 de la Brigada Givati ​​que operan en Beit Lahia, en el norte de la Franja de Gaza, durante una operación militar, el 28 de diciembre de 2023. (Yonatan Sindel/Flash90)

“Había una total libertad de acción”, dijo B., otro soldado que sirvió en las fuerzas regulares en Gaza durante meses, incluso en el centro de mando de su batallón. “Si hay [incluso] una sensación de amenaza, no hay necesidad de explicarlo: simplemente se dispara”. Cuando los soldados ven que alguien se acerca, “está permitido disparar al centro de su masa [su cuerpo], no al aire”, continuó B. “Está permitido disparar a todo el mundo, a una niña, a una anciana”.

B. describió un incidente ocurrido en noviembre, cuando los soldados mataron a varios civiles durante la evacuación de una escuela cercana al barrio de Zeitoun, en la ciudad de Gaza, que había servido de refugio a los palestinos desplazados. El ejército ordenó a los evacuados que salieran por la izquierda, hacia el mar, en lugar de por la derecha, donde estaban estacionados los soldados. Cuando se desató un tiroteo dentro de la escuela, los que se desviaron en la dirección equivocada en el caos que siguió fueron inmediatamente atacados.

“Según los informes, Hamás quería sembrar el pánico”, dijo B. “Se desató una batalla en el interior; la gente huyó. Algunos huyeron hacia la izquierda, en dirección al mar, [pero] otros corrieron hacia la derecha, incluidos niños. Todos los que se dirigieron hacia la derecha murieron: entre 15 y 20 personas. Había una pila de cadáveres”.

“La gente disparaba a su antojo, con todas sus fuerzas”

B. dijo que era difícil distinguir a los civiles de los combatientes en Gaza, y afirmó que los miembros de Hamás a menudo “caminan por ahí sin sus armas”. Pero como resultado, “todo hombre entre 16 y 50 años es sospechoso de ser un terrorista”.

“Está prohibido caminar por la calle y todo el que está fuera es sospechoso”, continuó B. “Si vemos a alguien mirándonos desde una ventana, es sospechoso. Hay que disparar. La percepción [del ejército] es que cualquier contacto [con la población] pone en peligro a las fuerzas y hay que crear una situación en la que esté prohibido acercarse [a los soldados] bajo ninguna circunstancia. [Los palestinos] aprendieron que cuando entramos, salen corriendo”.

Incluso en zonas aparentemente despobladas o abandonadas de Gaza, los soldados disparaban a gran escala en un procedimiento conocido como “demostración de presencia”. S. testificó que sus compañeros soldados “disparaban mucho, incluso sin motivo alguno: cualquiera que quiere disparar, sin importar el motivo, dispara”. En algunos casos, señaló, esto tenía como “intención… sacar a la gente [de sus escondites] o demostrar presencia”.

M., otro reservista que sirvió en la Franja de Gaza, explicó que esas órdenes provenían directamente de los comandantes de la compañía o del batallón en el terreno. “Cuando no hay [otras] fuerzas de las FDI [en la zona]… los disparos son muy desenfrenados, como locos. Y no sólo con armas pequeñas: ametralladoras, tanques y morteros”.

Incluso en ausencia de órdenes superiores, M. testificó que los soldados en el campo de batalla suelen tomar la justicia por su mano. “Soldados regulares, oficiales subalternos, comandantes de batallón… los rangos subalternos que quieren disparar, reciben permiso”.

S. recordó haber oído por la radio que un soldado destinado en un complejo de protección había disparado a una familia palestina que caminaba por los alrededores. “Al principio dicen ‘cuatro personas’. Pasa a ser dos niños más dos adultos, y al final es un hombre, una mujer y dos niños. Puedes armar el cuadro tú mismo”.

Sólo uno de los soldados entrevistados para esta investigación quiso ser identificado por su nombre: Yuval Green, un reservista de 26 años de Jerusalén que sirvió en la 55ª Brigada de Paracaidistas en noviembre y diciembre del año pasado (Green firmó recientemente una carta de 41 reservistas en la que declaraban su negativa a seguir sirviendo en Gaza, tras la invasión de Rafah por parte del ejército). “No había restricciones en cuanto a la munición”, dijo Green a +972 y Local Call. “La gente disparaba sólo para aliviar el aburrimiento”.

Green describió un incidente que ocurrió una noche durante la festividad judía de Hanukkah en diciembre, cuando “todo el batallón abrió fuego al unísono como si fueran fuegos artificiales, incluyendo munición trazadora [que genera una luz brillante]. Se formó un color loco, iluminando el cielo, y como [Hannukah] es la 'fiesta de las luces', se volvió simbólico”.

Soldados israelíes del Batallón 8717 de la Brigada Givati ​​que operan en Beit Lahia, en el norte de la Franja de Gaza, el 28 de diciembre de 2023. (Yonatan Sindel/Flash90)

Soldados israelíes del Batallón 8717 de la Brigada Givati ​​que operan en Beit Lahia, en el norte de la Franja de Gaza, el 28 de diciembre de 2023. (Yonatan Sindel/Flash90)

C., otro soldado que sirvió en Gaza, explicó que cuando los soldados oyeron disparos, llamaron por radio para aclarar si había otra unidad militar israelí en la zona y, en caso contrario, abrieron fuego. “La gente disparó a su antojo, con todas sus fuerzas”. Pero, como señaló C., el hecho de disparar sin restricciones significa que los soldados a menudo están expuestos al enorme riesgo de fuego amigo, que describió como “más peligroso que el de Hamás”. “En múltiples ocasiones, las fuerzas de las FDI dispararon en nuestra dirección. No respondimos, lo comprobamos por radio y nadie resultó herido”. 

En el momento de escribir estas líneas, 324 soldados israelíes han muerto en Gaza desde que comenzó la invasión terrestre, al menos 28 de ellos por fuego amigo, según el ejército. Según la experiencia de Green, estos incidentes eran el “problema principal” que ponía en peligro la vida de los soldados. “Hubo bastante [fuego amigo]; me volvía loco”, dijo. 

Para Green, las reglas de combate también demostraban una profunda indiferencia hacia el destino de los rehenes. “Me hablaron de una práctica de volar túneles, y pensé que si había rehenes [en ellos], los matarían”. Después de que los soldados israelíes en Shuja'iyya mataran a tres rehenes que ondeaban banderas blancas en diciembre, pensando que eran palestinos , Green dijo que estaba enojado, pero le dijeron que “no hay nada que podamos hacer”. “[Los comandantes] agudizaron los procedimientos, diciendo: ‘Tienen que prestar atención y ser sensibles, pero estamos en una zona de combate y tenemos que estar alerta’”.

B. confirmó que incluso después del incidente en Shuja'iyya, que se dijo que era "contrario a las órdenes" de los militares, las normas sobre el fuego abierto no cambiaron. "En cuanto a los rehenes, no teníamos una directiva específica", recordó. "[Los altos mandos del ejército] dijeron que después de disparar a los rehenes, informaron [a los soldados en el campo]. [Pero] no hablaron con nosotros". Él y los soldados que estaban con él se enteraron de los disparos a los rehenes sólo dos semanas y media después del incidente, después de que abandonaron Gaza.

“He oído declaraciones [de otros soldados] de que los rehenes están muertos, no tienen ninguna posibilidad, hay que abandonarlos”, señaló Green. “[Eso] me molestó mucho… que siguieran diciendo: 'Estamos aquí por los rehenes', pero está claro que la guerra perjudica a los rehenes. Eso era lo que pensaba entonces; hoy resultó ser cierto”.

Soldados israelíes del Batallón 8717 de la Brigada Givati ​​que operan en Beit Lahia, en el norte de la Franja de Gaza, el 28 de diciembre de 2023. (Yonatan Sindel/Flash90)

Soldados israelíes del Batallón 8717 de la Brigada Givati ​​que operan en Beit Lahia, en el norte de la Franja de Gaza, el 28 de diciembre de 2023. (Yonatan Sindel/Flash90)

“Se derrumba un edificio y la sensación es: “¡Vaya, qué divertido!”

A., un oficial que sirvió en la Dirección de Operaciones del ejército, testificó que la sala de operaciones de su brigada —que coordina los combates desde fuera de Gaza, aprobando objetivos y evitando el fuego amigo— no recibió órdenes claras de abrir fuego para transmitirlas a los soldados en el terreno. “Desde el momento en que entras, en ningún momento hay una sesión informativa”, dijo. “No recibimos instrucciones de los superiores para transmitirlas a los soldados y comandantes del batallón”. 

Señaló que había instrucciones de no disparar en las rutas humanitarias, pero en otros lugares, “se llenan los espacios en blanco, a falta de otra directiva. Este es el enfoque: ‘Si está prohibido allí, entonces está permitido aquí’”.

A. explicó que para disparar contra “hospitales, clínicas, escuelas, instituciones religiosas y edificios de organizaciones internacionales” se necesitaba una autorización superior. Pero en la práctica, “puedo contar con los dedos de una mano los casos en los que nos dijeron que no disparáramos. Incluso en asuntos tan delicados como las escuelas, [la autorización] parece una mera formalidad”.

En general, continuó A., “el espíritu en la sala de operaciones era ‘disparar primero, preguntar después’. Ese fue el consenso… Nadie derramará una lágrima si derribamos una casa cuando no era necesario, o si disparamos a alguien a quien no teníamos que hacerlo”. 

A. dijo que conocía casos en los que soldados israelíes dispararon a civiles palestinos que entraron en su zona de operaciones, lo que coincide con una investigación de Haaretz sobre las “zonas de muerte” en áreas de Gaza bajo la ocupación del ejército. “Es lo normal. Se supone que no debe haber civiles en la zona, esa es la perspectiva. Vimos a alguien en una ventana, así que dispararon y lo mataron”. A. añadió que a menudo no estaba claro en los informes si los soldados habían disparado a militantes o a civiles desarmados, y “muchas veces, parecía que alguien estaba atrapado en una situación y abrimos fuego”.

Pero esta ambigüedad sobre la identidad de las víctimas significaba que, para A., no se podía confiar en los informes militares sobre el número de miembros de Hamás asesinados. “La sensación en la sala de guerra, y esta es una versión suavizada, era que a cada persona que matábamos la contábamos como terrorista”, testificó.

“El objetivo era contar cuántos [terroristas] habíamos matado hoy”, continuó A. “Todos [los soldados] quieren demostrar que son los grandes. La percepción era que todos los hombres eran terroristas. A veces, un comandante pedía de repente números y entonces el oficial de la división corría de brigada en brigada revisando la lista en el sistema informático militar y contando”.

El testimonio de A. coincide con un informe reciente del medio israelí Mako sobre un ataque con drones de una brigada que mató a palestinos en la zona de operaciones de otra brigada. Los oficiales de ambas brigadas consultaron sobre cuál de ellas debía registrar los asesinatos. “¿Qué diferencia hay? Regístrelo para ambos”, le dijo uno de ellos al otro, según la publicación.

Durante las primeras semanas posteriores al ataque del 7 de octubre encabezado por Hamás, A. recordó que “la gente se sentía muy culpable de que esto ocurriera bajo nuestra supervisión”, un sentimiento que compartía la opinión pública israelí en general, y que rápidamente se transformó en un deseo de venganza. “No hubo una orden directa de venganza”, dijo A., “pero cuando se llega a un momento decisivo, las instrucciones, órdenes y protocolos [sobre casos 'sensibles'] tienen una influencia limitada”.

Cuando los drones transmitían en vivo imágenes de los ataques en Gaza, “se escuchaban vítores de alegría en la sala de guerra”, dijo A. “De vez en cuando, se derrumba un edificio… y la sensación es: ‘¡Guau, qué locura, qué diversión!’”.

Palestinos en el lugar donde se encuentra una mezquita destruida en un ataque aéreo israelí, cerca del campo de refugiados de Shaboura en Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 26 de abril de 2024. (Abed Rahim Khatib/Flash90)

Palestinos en el lugar donde se encuentra una mezquita destruida en un ataque aéreo israelí, cerca del campo de refugiados de Shaboura en Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 26 de abril de 2024. (Abed Rahim Khatib/Flash90)

A. señaló la ironía de que parte de lo que motivó los llamados israelíes a la venganza fue la creencia de que los palestinos en Gaza se regocijaron por la muerte y la destrucción del 7 de octubre. Para justificar el abandono de la distinción entre civiles y combatientes, la gente recurría a declaraciones como "'Repartieron dulces', 'Bailaron después del 7 de octubre' o 'Eligieron a Hamas' ... No todos, pero también unos cuantos, pensaron que el niño de hoy [es] el terrorista de mañana.

“Yo también, un soldado de izquierdas, olvido muy rápidamente que [en Gaza] se trata de casas reales”, dijo A. sobre su experiencia en la sala de operaciones. “Parecía un juego de ordenador. Sólo después de dos semanas me di cuenta de que se trata de edificios [reales] que se están derrumbando: si hay habitantes [dentro], entonces [los edificios se derrumban] sobre sus cabezas, y si no, entonces con todo lo que tienen dentro”.

'Un horrible olor a muerte'

Varios soldados testificaron que la política permisiva de disparar ha permitido a las unidades israelíes matar a civiles palestinos incluso cuando se les identifica como tales de antemano. D., un reservista, dijo que su brigada estaba estacionada junto a dos corredores de viaje denominados “humanitarios”, uno para organizaciones de ayuda y otro para civiles que huían del norte al sur de la Franja. Dentro del área de operaciones de su brigada, instituyeron una política de “línea roja, línea verde”, demarcando zonas en las que estaba prohibido el ingreso de civiles.

Según D., a las organizaciones de ayuda se les permitía viajar a estas zonas con previa coordinación (nuestra entrevista se realizó antes de que una serie de ataques de precisión israelíes mataran a siete empleados de World Central Kitchen), pero para los palestinos era diferente. “Cualquiera que cruzara hacia la zona verde se convertiría en un objetivo potencial”, dijo D., afirmando que estas áreas estaban señalizadas para los civiles. “Si cruzan la línea roja, se informa por radio y no es necesario esperar permiso, se puede disparar”.

Sin embargo, D. dijo que los civiles a menudo entraban en las zonas por donde pasaban los convoyes de ayuda para buscar restos que pudieran caer de los camiones; no obstante, la política era disparar a cualquiera que intentara entrar . “Los civiles son claramente refugiados, están desesperados, no tienen nada”, dijo. Sin embargo, en los primeros meses de la guerra, “cada día había dos o tres incidentes con personas inocentes o [personas] que eran sospechosas de haber sido enviadas por Hamás como observadores”, a quienes los soldados de su batallón disparaban.

Los soldados testificaron que en toda Gaza, cadáveres de palestinos vestidos de civil permanecían esparcidos por las carreteras y en el campo abierto. “Toda la zona estaba llena de cuerpos”, dijo S., un reservista. “También hay perros, vacas y caballos que sobrevivieron a los bombardeos y no tienen adónde ir. No podemos alimentarlos y tampoco queremos que se acerquen demasiado. Por eso, de vez en cuando se ven perros caminando por ahí con partes de cuerpos en descomposición. Hay un olor horrible a muerte”.

Escombros de casas destruidas por ataques aéreos israelíes en la zona de Jabalia, en el norte de la Franja de Gaza, el 11 de octubre de 2023. (Atia Mohammed/Flash90)

Escombros de casas destruidas por ataques aéreos israelíes en la zona de Jabalia, en el norte de la Franja de Gaza, el 11 de octubre de 2023. (Atia Mohammed/Flash90)

Pero antes de que lleguen los convoyes humanitarios, señaló S., se retiran los cuerpos. “Un D-9 [buldócer Caterpillar] baja, con un tanque, y limpia la zona de cadáveres, los entierra bajo los escombros y los voltea a un lado para que los convoyes no los vean, [para que] no salgan imágenes de personas en avanzado estado de descomposición”, describió. 

“Vi a muchos civiles [palestinos]: familias, mujeres, niños”, continuó S. “Hay más muertes de las que se informan. Estábamos en una zona pequeña. Cada día, al menos uno o dos [civiles] mueren [por] haber caminado por una zona prohibida. No sé quién es terrorista y quién no, pero la mayoría de ellos no llevaban armas”.

Green dijo que cuando llegó a Khan Younis a fines de diciembre, “vimos una masa indistinta afuera de una casa. Nos dimos cuenta de que era un cuerpo; vimos una pierna. Por la noche, los gatos se la comieron. Luego, alguien vino y la movió”. 

Una fuente no militar que habló con +972 y Local Call después de visitar el norte de Gaza también informó haber visto cadáveres esparcidos por la zona. “Cerca del complejo militar entre el norte y el sur de la Franja de Gaza, vimos unos 10 cuerpos con disparos en la cabeza, aparentemente por parte de un francotirador, [al parecer mientras] intentaban regresar al norte”, dijo. “Los cuerpos se estaban descomponiendo; había perros y gatos a su alrededor”.

“No se ocupan de los cadáveres”, dijo B. sobre los soldados israelíes en Gaza. “Si están en el camino, los apartan. No hay entierro de los muertos. Los soldados pisan los cuerpos por error”.

El mes pasado, Guy Zaken, un soldado que operaba excavadoras D-9 en Gaza, testificó ante un comité de la Knesset que él y su equipo “atropellaron a cientos de terroristas, vivos y muertos”. Otro soldado con el que sirvió posteriormente se suicidó.

 

'Antes de irte, quemas la casa'

Dos de los soldados entrevistados para este artículo también describieron cómo la quema de casas palestinas se ha convertido en una práctica común entre los soldados israelíes, como informó por primera vez en profundidad Haaretz en enero. Green presenció personalmente dos casos de este tipo (el primero, una iniciativa independiente de un soldado, y el segundo, por órdenes de los comandantes) y su frustración con esta política es parte de lo que finalmente lo llevó a negarse a seguir en el servicio militar. 

Cuando los soldados ocupaban las casas, testificó, la política era “si te mudas, tienes que quemar la casa”. Sin embargo, para Green, esto no tenía sentido: en “ningún escenario” el centro del campo de refugiados podría ser parte de una zona de seguridad israelí que pudiera justificar tal destrucción. “Estamos en estas casas no porque pertenezcan a agentes de Hamás, sino porque nos sirven operativamente”, señaló. “Es una casa de dos o tres familias; destruirla significa que se quedarán sin hogar.

“Le pregunté al comandante de la compañía, quien me dijo que no podíamos dejar ningún equipo militar y que no queríamos que el enemigo viera nuestros métodos de combate”, continuó Green. “Le dije que haría una búsqueda para asegurarme de que no había evidencia de que se hubieran dejado métodos de combate. [El comandante de la compañía] me dio explicaciones del mundo de la venganza. Dijo que los quemaban porque no había D-9 ni artefactos explosivos improvisados ​​de un cuerpo de ingenieros [que pudieran destruir la casa por otros medios]. Recibió una orden y no le molestó”. 

“Antes de marcharse, se quema la casa, todas las casas”, reiteró B. “Esto se hace con el respaldo del comandante del batallón. Es para que [los palestinos] no puedan regresar, y si dejamos munición o comida, los terroristas no podrán utilizarla”.

Antes de partir, los soldados amontonaban colchones, muebles y mantas y, “con un poco de combustible o bombonas de gas”, señaló B., “la casa se quema fácilmente, es como un horno”. Al principio de la invasión terrestre, su compañía ocupaba casas durante unos días y luego se marchaba; según B., “quemaron cientos de casas. Hubo casos en los que los soldados prendieron fuego a un piso y otros soldados estaban en un piso más alto y tuvieron que huir a través de las llamas de las escaleras o ahogarse con el humo”.

Green dijo que la destrucción que los militares han dejado en Gaza es “inimaginable”. Al comienzo de los combates, contó, avanzaban entre casas que estaban a 50 metros una de otra, y muchos soldados “trataban las casas [como] una tienda de recuerdos ”, saqueando todo lo que sus residentes no habían logrado llevarse.

Lo más leído en +972

Conferencia de paz entre israelíes y palestinos en el Menora Arena en la que se pide el fin de la guerra y una solución al conflicto, Tel Aviv, 1 de julio de 2024. (Oren Ziv)

Una conferencia de paz defectuosa ofrece una propuesta radical: esperanza

Prisioneros palestinos de Gaza en el patio de una prisión del sur de Israel, el 14 de febrero de 2024. (Chaim Goldberg/Flash90)

“Más horrible que Abu Ghraib”: abogado relata su visita a centro de detención israelí

Soldados israelíes en el lado israelí de la valla de Gaza, 4 de marzo de 2024. (Jamal Awad/Flash90)

Sólo un frente antifascista puede salvarnos del abismo

“Al final, te mueres de aburrimiento, después de días de espera allí”, dijo Green. “Pintas en las paredes, cosas groseras. Juegas con la ropa, encuentras fotos de pasaportes que dejaron, cuelgas una foto de alguien porque es gracioso. Usamos todo lo que encontramos: colchones, comida, uno encontró un billete de 100 NIS [unos 27 dólares] y se lo llevó”.

“Destruimos todo lo que queríamos”, testificó Green. “No fue por un deseo de destruir, sino por una total indiferencia hacia todo lo que pertenece a los palestinos. Todos los días, un D-9 derriba casas. No he tomado fotos del antes y el después, pero nunca olvidaré cómo un barrio que era realmente hermoso… quedó reducido a arena”.

El portavoz de las FDI respondió a nuestra solicitud de comentarios con la siguiente declaración: “Se dieron instrucciones de abrir fuego a todos los soldados de las FDI que luchan en la Franja de Gaza y en las fronteras al entrar en combate. Estas instrucciones reflejan el derecho internacional al que están sujetas las FDI. Las instrucciones de abrir fuego se revisan y actualizan periódicamente a la luz de la cambiante situación operativa y de inteligencia, y son aprobadas por los funcionarios de más alto rango de las FDI.

“Las instrucciones de apertura de fuego brindan una respuesta pertinente a todas las situaciones operacionales y la posibilidad, en cualquier caso de riesgo para nuestras fuerzas, de tener plena libertad de acción operacional para eliminar amenazas. Esto, al tiempo que brinda herramientas a las fuerzas para enfrentar situaciones complejas en presencia de una población civil y al mismo tiempo enfatiza la reducción de daños a personas que no son identificadas como enemigas o que no representan una amenaza para sus vidas. Se desconocen directivas genéricas sobre las instrucciones de apertura de fuego como las descritas en la consulta y, en la medida en que se dieron, están en conflicto con las órdenes del ejército. 

“Las FDI investigan sus actividades y extraen lecciones de los acontecimientos operacionales, incluido el trágico suceso de la muerte accidental de los difuntos Yotam Haim, Alon Shamriz y Samer Talalka. Las lecciones aprendidas de la investigación del incidente se transfirieron a las fuerzas de combate en el terreno para evitar que se repita este tipo de incidentes en el futuro. 

“Como parte de la destrucción de las capacidades militares de Hamás, surge una necesidad operativa, entre otras cosas, de destruir o atacar edificios donde la organización terrorista coloca infraestructura de combate. Esto también incluye edificios que Hamás convierte regularmente para combatir. Mientras tanto, Hamás hace un uso militar sistemático de edificios públicos que se supone que se utilizan para fines civiles. Las órdenes del ejército regulan el proceso de aprobación, de modo que los daños a lugares sensibles deben ser aprobados por altos comandantes que tienen en cuenta el impacto del daño a la estructura sobre la población civil, y esto ante la necesidad militar de atacar o demoler la estructura. La toma de decisiones de estos altos comandantes se realiza de manera ordenada y equilibrada.

“La quema de edificios que no son necesarios para fines operativos va en contra de las órdenes del ejército y de los valores de las FDI.

“En el marco de las hostilidades y en cumplimiento de las órdenes del ejército, se puede utilizar la propiedad del enemigo para fines militares esenciales, así como tomar la propiedad de las organizaciones terroristas que están bajo su control como botín de guerra. Al mismo tiempo, tomar la propiedad para fines privados constituye un saqueo y está prohibido de acuerdo con la Ley de Jurisdicción Militar. Se investigarán los incidentes en los que las fuerzas no hayan actuado de acuerdo con las órdenes y la ley”.

Nuestro equipo está devastado por los horribles acontecimientos de esta última guerra. El mundo se está recuperando de la embestida sin precedentes de Israel contra Gaza, que ha causado una devastación masiva y ha causado la muerte de los palestinos sitiados, así como del atroz ataque y secuestro perpetrado por Hamás en Israel el 7 de octubre. Nuestros corazones están con todas las personas y comunidades que se enfrentan a esta violencia. 

Estamos en una época extraordinariamente peligrosa en Israel y Palestina. El derramamiento de sangre ha alcanzado niveles extremos de brutalidad y amenaza con extenderse por toda la región. Los colonos envalentonados de Cisjordania, respaldados por el ejército, están aprovechando la oportunidad para intensificar sus ataques contra los palestinos. El gobierno más ultraderechista de la historia de Israel está intensificando su vigilancia de la disidencia, utilizando la excusa de la guerra para silenciar a los ciudadanos palestinos y a los judíos de izquierda que se oponen a sus políticas.

Esta escalada tiene un contexto muy claro, que +972 ha pasado los últimos 14 años cubriendo: el creciente racismo y militarismo de la sociedad israelí, la ocupación y el apartheid arraigados, y un asedio normalizado a Gaza.

 

 

* Gracias a Oren Ziv +972 y LLAMADA LOCAL y a la colaboración de Federico Aguilera Klink

OREN ZIV
OREN ZIV

 

 

Oren Ziv es fotoperiodista, reportero de Local Call y miembro fundador del colectivo de fotografía Activestills.

 

 

https://www.972mag.com/israeli-soldiers-gaza-firing-regulations/

https://www.mekomit.co.

 

LLAMADA LOCAL
LLAMADA LOCAL

 

+972 La casa de mi tía republica  por el alto interés del contenido, de acuerdo con los principios de Uso Justo de la UE
La casa de mi tía republica por el alto interés del contenido, de acuerdo con los principios de Uso Justo de la UE

 

mancheta j 24