Buscar
viernes, 30 de septiembre de 2022 22:51h.

Resulta inaceptable la pérdida de tal cantidad de dinero público

El Núcleo de Salud y Sanidad del Partido Comunista de Canarias exige que se asuman responsabilidades políticas ante el llamado “caso canario de las mascarillas”

 

´f pcc

El Núcleo de Salud y Sanidad del Partido Comunista de Canarias exige que se asuman responsabilidades políticas ante el llamado “caso canario de las mascarillas”

 

20 de julio de 2022

 

El neoliberalismo desborda en este caso a la infección por coronavirus. Cuando la población y profesionales de sanidad estaban sufriendo los estragos de la pandemia, había personas queriendo aprovecharse de la situación para buscar su lucro particular, realizando sospechosas operaciones de compraventa de material sanitario de dudosa legalidad que fueron amparadas, cuando no facilitadas, desde la administración pública.

Esta presunta estafa, de 4 millones de euros por el pago de unas mascarillas que nunca llegaron, pone bajo sospecha al conjunto de compras y contrataciones realizadas durante la pandemia y nos lleva a exigir que se esclarezcan todas las cuestiones aún pendientes de responder, entre ellas, ¿por qué el Director del Servicio Canario de la Salud no denunció la estafa ante la Justicia, teniendo que enterarse la ciudadanía a través de la denuncia de un particular y por los medios de información y no por la acción del Gobierno? ¿Conocía el SCS el riesgo de la operación de compra de las mascarillas? ¿Decidió realizar el pago pese a haber sido advertido por los técnicos?

Otras preguntas necesarias son ¿por qué se realizaron los pagos cuando el Servicio Canario de la Salud ya conocía el engaño? y ¿por qué se pagaron por adelantado unas mascarillas en octubre de 2020, cuando ya no había problemas de suministro ni estado de alarma? También ¿por qué el Servicio Canario de la Salud continuó encargando material a RR7, la empresa intermediaria, después de haber incumplido el contrato? ¿Por qué no se verificó la solvencia de la empresa, tal y como obligaba el procedimiento establecido para la contratación durante aquellas circunstancias excepcionales? ¿Por qué no se comprobó que RR7 no presentaba los mínimos requisitos de solvencia y ¿por qué nadie se percató de que su objeto social nada tenía que ver con el sector sanitario, sino con la comercialización de coches?

Resulta inaceptable la pérdida de tal cantidad de dinero público, que podría haber sido empleado para cubrir muchas de las necesidades que siguen padeciendo la clase trabajadora canaria y demás capas populares, afectadas por el mayor índice de pobreza, la cesta de la compra más cara y una Sanidad y Salud Pública a la cola del Estado Español, siendo además de las más privatizadas.

pcc

 

MANCHETA JULIO 22