Buscar
domingo, 21 de julio de 2024 11:54h.

Orban obtuvo lo que quería de la OTAN y garantizó los objetivos de interés nacional de Hungría - por Andrew Korybko

 

fr a k

Anteriores recientes de Andrew en La casa de mi tía

STOLTENBERG ORBAN
STOLTENBERG ORBAN

Orban obtuvo lo que quería de la OTAN y garantizó los objetivos de interés nacional de Hungría

Andrew Korybko *

 

Siempre fue poco realista imaginar que Orban pudiera detener los planes de la OTAN en Ucrania.

En la reunión del miércoles entre el primer ministro húngaro, Viktor Orban, y el jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, los dos líderes llegaron a un acuerdo sobre la ayuda militar del bloque a Ucrania . Hungría no se opondrá a las decisiones de la OTAN a este respecto como lo hizo brevemente con las de la UE a cambio de que la OTAN no obligue a Hungría a participar en una intervención convencional allí, permita que su territorio se utilice para facilitarla y financie a las Fuerzas Armadas de Ucrania. En pocas palabras, acordaron no estar de acuerdo y no interferir en los asuntos del otro.

Si bien algunos observadores en el extranjero que son favorables a Orban podrían sentirse decepcionados por esto, harían bien en reflexionar sobre lo poco realista que era para ellos imaginar que él solo podría detener los planes de la OTAN. El líder húngaro se ha convertido en un héroe de culto entre los disidentes occidentales que se oponen a la guerra por poderes del bloque contra Rusia a través de Ucrania después de advertir valientemente durante los últimos dos años sobre lo irresponsable y peligrosa que es esta política. Sus declaraciones enérgicas canalizaron perfectamente sus puntos de vista sobre este tema.

Sin embargo, en última instancia es sólo un hombre a cargo de un país comparativamente pequeño cuyo papel en esta guerra por poderes se ve eclipsado por el de la vecina Polonia y la vecina Rumania. Por lo tanto, le era imposible alterar los planes de la OTAN y todo lo que podía esperar, en el mejor de los casos, era obtener garantías públicas de que Hungría no se vería arrastrada a este embrollo. Eso es precisamente lo que recibió el miércoles, lo que Stoltenberg le dio en un intento de mejorar la reputación del bloque.  

Desde la perspectiva de la OTAN y teniendo en cuenta la incapacidad de Hungría para detener una intervención convencional en Ucrania y evitar que otros financiaran las Fuerzas Armadas de Ucrania, tenía más sentido dejar en paz a ese miembro díscolo para desviar las acusaciones de intimidación. Presionar públicamente a Hungría para que envíe sus tropas a Ucrania y permita que otras transiten por su territorio a pesar de lo impopulares que son estas políticas en el país podría generar comparaciones negativas entre la OTAN y el Pacto de Varsovia.

En consecuencia, en ese caso los húngaros podrían rebelarse violentamente contra sus ocupantes literales de la OTAN y también podrían obstruir las rutas logísticas de las que dependería esta intervención convencional, creando así muchos más problemas de seguridad, logísticos y de imagen de los que vale la pena. Por eso se optó por respetar la decisión de Hungría de permanecer fuera del ámbito de estas actividades, lo cual es pragmático y también da falso crédito a las afirmaciones de que la OTAN es un conjunto de democracias, no de dictaduras liberales.

Orban sabía que nunca podría detener lo que podría venir, por lo que sólo quería obtener garantías públicas de que los intereses nacionales objetivos de su país estarían garantizados en ese escenario. Su anterior desacuerdo con la UE sobre Ucrania fue principalmente para garantizar públicamente que los fondos bloqueados de Hungría no serían redirigidos a ese país, mientras que el último con la OTAN fue principalmente para garantizar públicamente que sus tropas y territorio no serían utilizados para intervenir allí. .

No sólo obtuvo lo que quería de ambos, sino que también logró que la UE aceptara un mecanismo de verificación para la ayuda no letal a Ucrania y que la OTAN aceptara que Hungría no financiaría las Fuerzas Armadas de Ucrania. Sin embargo, ambas fueron concesiones superficiales, ya que el mecanismo de la UE no contiene derechos de veto para interrumpir la distribución continua de esta ayuda si la corrupción se sale aún más de control, mientras que la OTAN no tiene mecanismos para obligar a Hungría a financiar las Fuerzas Armadas de Ucrania de todos modos.

Estos dos aspectos se añadieron a sus respectivos acuerdos por motivos de apariencia pública para que estos bloques interconectados parecieran más democráticos de lo que realmente son. La UE tiene medios legales para derrocar a Hungría, al igual que la OTAN tiene medios contundentes, pero ninguno quería recurrir a ellos porque era más fácil darle a Hungría lo que quería. Del mismo modo, también fue más fácil para Hungría aceptar estos acuerdos que resistir quijotescamente a esos dos, lo que podría terminar en un desastre si se atrevía a hacerlo.

A diferencia de lo que algunos de los partidarios de Orban en el extranjero podrían haber especulado acerca de que él estaba asustado por el intento de asesinato del vecino primer ministro Robert Fico para llegar a este último acuerdo, el líder húngaro no renunció a nada excepto a sus protestas simbólicas y obtuvo todo lo que quería. La OTAN destruiría su credibilidad si se retractara de sus garantías públicas a Hungría, algo que no tiene motivos para hacer, ya que de todos modos Hungría no forma parte integral de sus planes para Ucrania, por lo que se espera que este acuerdo dure.

 

ANDREW KORYBKO * Gracias a Andrew Korybko. Publicado originalmente en la página del autor en SUBSTACK
 * Gracias a Andrew Korybko. Publicado originalmente en la página del autor en SUBSTACK

https://korybko.substack.com/p/orban-got-what-he-wanted-from-nato

 

mancheta mayo 24