Buscar
sábado, 04 de febrero de 2023 09:48h.

Saña contra los presos políticos y rencor contra la gente exiliada

Ya pasadas las elecciones catalanas, el PsoE vuelve al "a por ellos" - por Chema Tante

 

FRASE TANTE

Ya pasadas las elecciones catalanas, el PsoE vuelve al "a por ellos" - por Chema Tante

Están las fuerzas imperiales arrobadas en éxtasis, porque el Europarlamento ha levantado con exigua mayoría la inmunidad a Puigdemont, a Comin  y a Ponsatí. Y ahí ha estado el partido, español, por supuesto, que no solamente ha olvidado sus esencias socialistas y obreras, sino también las propias Resoluciones de su Congreso, que reconocía la autodeterminación como "solución a los problemas territoriales en el estado español"

Tanto se han entusiasmado, que no dudan en volver a tergiversar el alcance y significado del levantamiento de la inmunidad y a retomar las acciones de hostigamiento con los presos políticos. Presos, porque a las presas, de momento no les han retirado el alivio de las condiciones de prisión. Debe ser efecto del 8 M o, todo lo contrario, un atisbo del machismo ninguneador de la mujer.

Dicen los imperiales españoles que el Europarlamento ha consagrado la culpabilidad de las personas a las que ha retirado la inmunidad, por el principio de que sus actuaciones deben ser investigadas y sancionadas por la Justicia Española. Mienten. Lo que ha dicho el Parlamento Europeo es que la inmunidad de Puigdemont, Comín y Ponsatí  no les cubre por hechos anteriores a su condición parlamentaria. Una cachetada, por cierto, al absurdo régimen de  aforamiento en el estado español, que protege a las personas privilegiadas por todo lo que hayan hecho en su vida. Ahí están los granujas desagallados por un escañito en el Senado por la puerta de atrás que les saque de encima el peso de la ley.

La decisión parlamentara europea no supone la entrega de estas tres personas perseguidas por sus ideas a la Justicia Española. Ahora tienen que decidir las instancias judiciales, en las que la Justicia Española suele recibir severas advertencias por sus sospechosas decisiones. Y ahí, en el terreno jurídico europeo, la cuestión de las tres personas a las que se les ha retirado la inmunidad está muy abierta. Bien lo sabe el Juez Llarena, que escamado por sus numerosos y estrepitosos fracasos anteriores tiene que pasar por la vergüenza de tener que preguntar al TJUE si lo que está haciendo está bien.

Ahora, recordaré las manifestaciones de campaña del entonces candidato, después ganador del puesto de Jefe de la Oposición catalana, Illa, que apelaban al entendimiento, para "sacar a Cataluña del caos". Una vez demostrado una vez más que la mayoría en Cataluña, a pesar de todo, es propicia al independentismo, las fuerzas imperiales españolas vuelven a la carga. Nada de entendimiento. Saña contra los presos políticos y rencor contra la gente exiliada. Nada de reconocer la existencia del que piensa diferente.

Les guste o no, que no les gusta, los defensores de la unidad de esto que va quedando del glorioso imperio español tienen que asumir que las gravísimas tensiones territoriales que han causado tanto sufrimiento, solamente tienen solución desde el respeto a los sentimientos y a las ideas ajenas. Que hay gente que sigue creyendo en la unidad, es cierto y respetable. Pero que también existimos quienes pensamos de manera distinta, no lo es menos. Estamos ahí, las dos opiniones. Y las diferencias no se solventan con el rencor, el garrote, las leyes dictadas por una parte y los tribunales infectados por el fanatismo, sino con lealtad y buena voluntad. 

 

Lo escribe y lo sostiene Chema Tante

CHEMA TANTE

La intrahistoria del suplicatorio de Puigdemont en el Parlamento Europeo EL DIARIO

Puigdemont pierde la inmunidad y el juez envía a los presos a Lledoners LA VANGUARDIA

 

MANCHETA 9