Buscar
domingo, 25 de septiembre de 2022 11:06h.

Putin nunca quiso que Ucrania fuera parte de Rusia. Ha querido evitar que se convirtiera en un trampolín para la agresión occidental, entrevista a  Juan J. Mearsheimer en KATHEON

 

fr j msrheir

Federico Aguilera Klink señala esta entrevista a John J. Mearsheimer. Y yo, Chema Tante, digo que es preciso difundir y reflexionar sobre los análisis de la gente que sabe y no se aparta de la imparcialidad, para contrarrestar la malignba información tergiversada "occidental" 

 

JOHN J. MEARSHEIMER
JOHN J. MEARSHEIMER

Putin nunca quiso que Ucrania fuera parte de Rusia. Ha querido evitar que se convirtiera en un trampolín para la agresión occidental, entrevista a  John J. Mearsheimer en KATHEON

10/08/2022

La guerra en Ucrania es una catástrofe multidimensional que podría empeorar mucho en un futuro previsible. Cuando una guerra tiene éxito, se presta poca atención a sus causas. Pero cuando el resultado es catastrófico, es crucial entender cómo sucedió.

La gente quiere saber: ¿cómo llegamos a esta terrible situación?

He experimentado este fenómeno dos veces en mi vida: primero en la Guerra de Vietnam y luego en la Guerra de Irak. En ambos casos, los estadounidenses querían saber cómo su país pudo haber calculado tan mal. Estados Unidos y sus aliados de la OTAN jugaron un papel decisivo en los acontecimientos que llevaron a la guerra en Ucrania. Y ahora juegan un papel central en la conducción de esta guerra. Por eso es oportuno evaluar la responsabilidad de Occidente en este desastre.
Daré dos argumentos principales a favor de esto.
Primero, Estados Unidos es el principal responsable de causar la crisis en Ucrania.
Esto no significa que Putin no haya comenzado la guerra y que no sea responsable de la conducción de la guerra por parte de Rusia. Tampoco se puede negar que los aliados de Estados Unidos tienen alguna responsabilidad, pero en gran medida están siguiendo el ejemplo de Washington en Ucrania.
Mi argumento principal es que Estados Unidos sigue una política hacia Ucrania que Putin y otros líderes rusos perciben como una amenaza existencial, como lo han afirmado repetidamente a lo largo de los años.
En particular, me refiero al impulso obsesivo de Estados Unidos por llevar a Ucrania a la OTAN y convertirla en un bastión occidental en la frontera con Rusia. La administración Biden no estaba dispuesta a lidiar con esta amenaza a través de la diplomacia, por lo que en 2021 Estados Unidos reafirmó su intención de incorporar a Ucrania en la OTAN. En respuesta, Putin invadió Ucrania el 24 de febrero de este año.
En segundo lugar, la administración de Joe Biden respondió al estallido de la guerra redoblando su apuesta por Rusia. Washington y sus aliados occidentales están decididos a derrotar a Rusia en Ucrania e imponer sanciones integrales para debilitar significativamente el poder ruso. Estados Unidos no se toma en serio una solución diplomática a la guerra, lo que significa que es probable que se prolongue durante meses, si no años. Esto causará aún más daño a Ucrania, que ya ha sufrido mucho. En esencia, Estados Unidos está ayudando a llevar a Ucrania por un camino de sufrimiento.
Además, existe el peligro de una escalada de la guerra, ya que la alianza de la OTAN se verá envuelta en las hostilidades y es posible que se utilicen armas nucleares.
Vivimos en tiempos peligrosos.
Permítanme ahora presentar mis argumentos con más detalle. Comenzaré describiendo la opinión generalizada sobre las causas del conflicto en Ucrania.

sabiduría convencional

Existe una fuerte creencia en Occidente de que solo Putin es responsable de la crisis en Ucrania y, por supuesto, de la guerra en curso.
Se dice que tiene ambiciones imperiales. Quiere conquistar Ucrania y otros países para crear una Gran Rusia que tenga cierta semejanza con la antigua Unión Soviética. En otras palabras, Ucrania es el primer objetivo de Putin, pero no el último.
O, como dijo un erudito, Putin persigue “un objetivo siniestro y anhelado durante mucho tiempo: borrar a Ucrania del mapa”. Dados los objetivos percibidos de Putin, tiene sentido que Finlandia y Suecia se unan a la OTAN y que la Alianza aumente sus fuerzas en Europa del Este. Después de todo, la Rusia imperial debe mantenerse bajo control.
Aunque esta afirmación se escucha repetidamente en los principales medios de comunicación y de prácticamente todos los líderes occidentales, no hay evidencia que la respalde. La evidencia presentada por los partidarios de esta opinión mayoritaria tiene poco o nada que ver con los motivos de Putin para invadir Ucrania.
Algunos enfatizan, por ejemplo, que dijo que Ucrania es un "estado artificial" o no es un "estado real". Sin embargo, declaraciones tan opacas no dicen nada sobre las razones de su entrada en la guerra. Lo mismo se aplica a la declaración de Putin de que considera a los rusos y ucranianos "un solo pueblo" con una historia común.
Otros señalan que calificó el colapso de la Unión Soviética como "la mayor catástrofe geopolítica del siglo". Por supuesto, Putin también dijo: “El que no extraña a la Unión Soviética no tiene corazón. Aquellos que lo quieren de vuelta no tienen cerebro".
Otros apuntan a un discurso en el que afirmó: "La Ucrania moderna fue creada completamente por Rusia, más precisamente, la Rusia bolchevique, comunista". Pero, como dijo en el mismo discurso, hablando de la independencia de Ucrania hoy, "Por supuesto, no podemos cambiar los eventos del pasado, pero al menos debemos reconocerlos abierta y honestamente".
Para probar que Putin quería conquistar toda Ucrania y anexionarla, es necesario, primero, probar que consideraba que este era un objetivo deseable, segundo, que lo consideraba factible y, tercero, que tenía la intención de perseguir este objetivo.
No hay evidencia de que el 24 de febrero, cuando Putin envió sus tropas a Ucrania, tenía la intención de abolir Ucrania como estado independiente y convertirla en parte de Rusia.
De hecho, existe una fuerte evidencia de que Putin reconoció a Ucrania como un país independiente. En su artículo del 12 de julio de 2021 sobre las relaciones ruso-ucranianas, a menudo citado por la sabiduría convencional como evidencia de sus ambiciones imperiales, le dice al pueblo ucraniano: “Quieres crear tu propio estado: ¡por favor!”. Cuando se le pregunta cómo debería tratar Rusia a Ucrania, escribe: “Solo hay una respuesta: con respeto”. Termina su largo artículo con las siguientes palabras: “Cómo será Ucrania depende de sus ciudadanos”. Es difícil conciliar estas declaraciones con la afirmación de que Putin quiere integrar a Ucrania en una Rusia más grande.
En el mismo artículo fechado el 12 de julio de 2021, y nuevamente en un importante discurso el 21 de febrero de este año, Putin enfatizó que Rusia está aceptando “la nueva realidad geopolítica que surgió tras el colapso de la URSS”. El 24 de febrero repitió este pensamiento por tercera vez cuando anunció que Rusia invadiría Ucrania. En particular, afirmó: “No tenemos intención de ocupar territorio ucraniano”, y dejó claro que respeta la soberanía de Ucrania, pero solo hasta cierto punto: “Rusia no puede sentirse segura, no puede desarrollarse y existir si está frente a una amenaza constante del territorio de la actual Ucrania”.
En principio, a Putin no le interesaba que Ucrania se convirtiera en parte de Rusia; quería que no se convirtiera en un trampolín para la agresión occidental contra Rusia, de la que hablaré con más detalle en breve.
Se podría argumentar que Putin estaba mintiendo sobre sus motivos, que estaba tratando de disfrazar sus ambiciones imperiales. Escribí un libro sobre las mentiras en la política internacional - Por qué mienten los líderes: La verdad sobre las mentiras en la política internacional - y tengo claro que Putin no mintió.
Una de mis conclusiones clave es que los jefes de estado no suelen mentirse unos a otros, sino que mienten a su propio público. En cuanto a Putin, sin importar lo que la gente piense de él, no tiene la costumbre de mentirle a otros jefes de estado. Aunque algunos afirman que miente a menudo y no se puede confiar, hay poca evidencia de que mienta a audiencias extranjeras.
Además, durante los últimos dos años, ha manifestado públicamente en repetidas ocasiones sus sentimientos por Ucrania y ha subrayado repetidamente que su principal preocupación son las relaciones de Ucrania con Occidente y, en particular, con la OTAN. Nunca dijo que quería que Ucrania fuera parte de Rusia. Si este comportamiento es parte de una gigantesca campaña de engaño, entonces no tiene precedentes en la historia.

Los objetivos claramente definidos de Putin

Quizás el mejor indicador de que Putin no está buscando conquistar y tragarse a Ucrania es la estrategia militar que ha seguido Moscú desde el comienzo de la campaña: el ejército ruso no ha buscado conquistar toda Ucrania. Esto requeriría una estrategia clásica de blitzkrieg destinada a vencer rápidamente a toda Ucrania con fuerzas blindadas apoyadas por aviones tácticos.
Sin embargo, esta estrategia resultó inviable ya que la fuerza de invasión rusa constaba de solo 190 000 soldados, lo cual era demasiado pequeño para conquistar y ocupar Ucrania, que no solo es el país más grande entre el Océano Atlántico y Rusia, sino que también tiene una población de más de 40 millones. gente.
No es sorprendente que los rusos siguieran una estrategia de objetivos limitados, centrada en capturar o amenazar a Kyiv y conquistar la mayor parte del territorio en el este y sur de Ucrania. En una palabra, Rusia no pudo subyugar a toda Ucrania, sin mencionar la conquista de otros países de Europa del Este.
Ramzi Mardini, autor e investigador de la Universidad de Chicago, cita otro indicador de las limitaciones de los objetivos de Putin: no hay pruebas de que Rusia estuviera preparando un gobierno títere para Ucrania, criando líderes prorrusos en Kyiv o siguiendo una política que le permitiría ocupar todo el país y eventualmente integrarlo en Rusia.
Llevando este argumento un paso más allá: Putin y otros líderes rusos ciertamente saben por la experiencia de la Guerra Fría que ocupar países en una era de nacionalismo es una receta para problemas interminables. La experiencia de la Unión Soviética en Afganistán es un excelente ejemplo de este fenómeno, pero aún más relevante para el tema que nos ocupa son las relaciones de Moscú con sus aliados en Europa del Este: la Unión Soviética mantuvo una enorme presencia militar en la región e interfirió en la política de casi todos los países. Sin embargo, estos aliados a menudo se convirtieron en una espina en el costado de Moscú. La Unión Soviética sofocó un gran levantamiento en Alemania Oriental en 1953 y luego invadió Hungría en 1956 y Checoslovaquia en 1968 para mantener esos países bajo control. Hubo graves disturbios en Polonia en 1956, 1970 y nuevamente en 1980-1981. Si bien las autoridades polacas se ocuparon de estos eventos, sirvieron como recordatorio de que podría ser necesaria una intervención. Albania, Rumania y Yugoslavia causaban problemas a Moscú con regularidad, pero los líderes soviéticos tendían a tolerar su mala conducta porque su ubicación los hacía importantes para disuadir a la OTAN.

¿Y la Ucrania de hoy?

Del ensayo de Putin del 12 de julio de 2021 se desprende claramente que él sabía en ese momento que el nacionalismo ucraniano era una fuerza poderosa y que la guerra civil en Donbas, que se desarrolla desde 2014, había tensado gravemente las relaciones entre Rusia y Ucrania. Ciertamente sabía que las fuerzas invasoras rusas no serían recibidas con los brazos abiertos por los ucranianos y que conquistar Ucrania sería una tarea imposible para Rusia a menos que tuviera las fuerzas necesarias para conquistar todo el país, lo cual no hizo. Por último, cabe señalar que casi nadie argumentó que Putin tuviera ambiciones imperiales desde el momento en que llegó al poder en el año 2000 hasta el estallido de la crisis en Ucrania el 22 de febrero de 2014. De hecho, el líder ruso fue invitado a la cumbre de la OTAN en Bucarest en abril de 2008, donde la Alianza anunció: que Ucrania y Georgia eventualmente se convertirán en miembros. La oposición de Putin a este anuncio no tuvo mucho efecto en Washington, ya que se consideró que Rusia era demasiado débil para evitar una mayor expansión de la OTAN, al igual que fue demasiado débil para detener las olas de expansión en 1999 y 2004.
En este contexto, es importante señalar que la expansión de la OTAN antes de febrero de 2014 no tenía como objetivo contener a Rusia. Dado el estado deplorable del poder militar ruso, Moscú no pudo seguir una política revanchista en Europa del Este. Es importante destacar que el ex embajador de EE. UU. en Moscú, Michael McFaul, señala que la toma de Crimea por parte de Putin no fue planeada hasta que comenzó la crisis en 2014; fue un movimiento impulsivo en respuesta al golpe que derrocó al líder prorruso de Ucrania. En resumen, la expansión de la OTAN no tenía como objetivo contener la amenaza rusa, sino que formaba parte de una política más amplia destinada a difundir el orden internacional liberal en Europa del Este y convertir todo el continente en una semblanza de Europa Occidental.
No fue hasta que estalló la crisis de Ucrania en febrero de 2014 que Estados Unidos y sus aliados de repente comenzaron a describir a Putin como un líder peligroso con ambiciones imperiales y a Rusia como una gran amenaza militar que debe ser contenida.

¿Cuál es la razón de estos cambios?

Esta nueva retórica estaba destinada a cumplir un propósito sobre todo: permitir que Occidente culpara a Putin por el estallido de disturbios en Ucrania. Y ahora que la crisis se ha convertido en una guerra a gran escala, es necesario asegurarse de que solo él sea responsable de este giro catastrófico de los acontecimientos. Este cambio de culpa explica por qué Putin ahora es ampliamente retratado como un imperialista en Occidente, aunque hay muy poca evidencia que respalde este punto de vista.
En el centro de la crisis se encuentra un intento liderado por Estados Unidos de convertir a Ucrania en un bastión occidental en las fronteras de Rusia. Esta estrategia tiene tres pilares: la integración de Ucrania en la UE, la transformación de Ucrania en una democracia liberal pro-occidental y, sobre todo, la admisión de Ucrania en la OTAN.
Advertencia del embajador de EE. UU.
La estrategia se lanzó en la cumbre anual de la OTAN en Bucarest en abril de 2008, cuando la Alianza anunció que Ucrania y Georgia "se convertirían en miembros". El liderazgo ruso reaccionó de inmediato con indignación, dejando en claro que veían esta decisión como una amenaza existencial y no tenían la intención de permitir que ninguno de los países se uniera a la OTAN. Según un respetado periodista ruso, Putin “se enfureció” y advirtió: “Si Ucrania se une a la OTAN, lo hará sin Crimea y las regiones del este. Simplemente se derrumbará".
William Burns, quien ahora dirige la CIA pero fue embajador de Estados Unidos en Moscú durante la cumbre de Bucarest, escribió un memorando a la entonces secretaria de Estado Condoleezza Rice resumiendo el pensamiento ruso sobre el tema. Según él, “la adhesión de Ucrania a la OTAN es la más roja de las líneas rojas para la élite rusa (no sólo para Putin). En más de dos años y medio de negociaciones con actores rusos clave, desde los ingeniosos en los rincones oscuros del Kremlin hasta los críticos liberales más vocales de Putin, nunca he encontrado a nadie que considerara la admisión de Ucrania en la OTAN que no sea un ataque directo a los intereses rusos.
Unirse a la OTAN, dijo, "será visto como un golpe con el guantelete". “La Rusia de hoy responderá a esto. Las relaciones ruso-ucranianas se enfriarán profundamente... Esto creará un terreno fértil para la intervención rusa en Crimea y el este de Ucrania”. Burns, por supuesto, no fue el único político que admitió que la admisión de Ucrania en la OTAN estaba llena de peligros.
En la cumbre de Bucarest, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se pronunciaron en contra de la membresía de Ucrania en la OTAN, al darse cuenta de que alarmaría y enfadaría a Rusia. Merkel explicó recientemente su negativa: “Estaba muy segura […] de que Putin no lo permitiría así como así. Desde su punto de vista, eso sería una declaración de guerra".
Sin embargo, a la administración Bush le importaron poco las "líneas rojas más brillantes" de Moscú y presionó a los líderes franceses y alemanes para que aceptaran un anuncio público de que Ucrania y Georgia eventualmente se unirían a la Alianza.
No es sorprendente que el esfuerzo liderado por Estados Unidos para integrar a Georgia en la OTAN condujera a una guerra entre Georgia y Rusia en agosto de 2008, cuatro meses después de la cumbre de Bucarest.
Sin embargo, Estados Unidos y sus aliados han continuado con sus planes de convertir a Ucrania en un baluarte occidental en las fronteras de Rusia. Estos esfuerzos finalmente provocaron una gran crisis en febrero de 2014, cuando un levantamiento respaldado por Estados Unidos obligó al presidente ucraniano prorruso, Viktor Yanukovych, a huir del país. Fue reemplazado por el primer ministro pro estadounidense Arseniy Yatsenyuk. En respuesta, Rusia arrebató Crimea a Ucrania, alimentando una guerra civil entre los separatistas prorrusos y el gobierno ucraniano en la región oriental de Donbas en Ucrania.
A menudo se puede escuchar el argumento de que Estados Unidos y sus aliados prestaron poca atención a la admisión de Ucrania en la OTAN durante los ocho años transcurridos entre el estallido de la crisis en febrero de 2014 y el estallido de la guerra en febrero de 2022. Este tema apenas se discutió y, por lo tanto, la expansión de la OTAN no podría ser la razón principal de la escalada de la crisis en 2021 y el posterior estallido de la guerra a principios de este año.
Esta línea de argumentación es incorrecta.
Más bien, la reacción de Occidente a los eventos de 2014 fue redoblar la estrategia existente y vincular a Ucrania aún más a la OTAN. La alianza comenzó a entrenar al ejército ucraniano en 2014 y proporcionó un promedio de 10.000 soldados entrenados por año durante los siguientes ocho años. En diciembre de 2017, la administración Trump decidió proporcionar a Kyiv "armas defensivas". Pronto, otros países de la OTAN se unieron a ellos y suministraron a Ucrania aún más armas. El ejército ucraniano también ha comenzado a participar en ejercicios militares conjuntos con las fuerzas de la OTAN.

Desfiles militares frente a Rusia

En julio de 2021, Kyiv y Washington llevaron a cabo conjuntamente la Operación Sea Breeze, un ejercicio naval en el Mar Negro en el que participaron las armadas de 31 naciones dirigidas directamente contra Rusia. Dos meses después, en septiembre de 2021, el Ejército de Ucrania realizó el Ejercicio Rapid Trident 21, descrito por el Ejército de los EE. UU. como "un ejercicio anual para mejorar la interoperabilidad entre países aliados y socios para demostrar la preparación de la unidad para responder a cualquier crisis".
Los esfuerzos de la OTAN para armar y entrenar al ejército ucraniano explican en gran medida por qué resisten tan bien a las fuerzas rusas en la guerra actual. El titular del Wall Street Journal decía: "El secreto del éxito militar de Ucrania: años de entrenamiento de la OTAN".
Además de los esfuerzos en curso de la OTAN para convertir las fuerzas armadas ucranianas en una fuerza más poderosa, en 2021 hubo cambios de política relacionados con la membresía de Ucrania en la OTAN y su integración con Occidente. Hay un nuevo entusiasmo tanto en Kyiv como en Washington para lograr estos objetivos: el presidente Zelensky, quien nunca ha estado particularmente entusiasmado con la entrada de Ucrania en la OTAN y fue elegido en marzo de 2019 en una plataforma que pedía la cooperación con Rusia para resolver la crisis actual, cambió de rumbo. a principios de 2021, no solo dando la bienvenida a la expansión de la OTAN, sino también adoptando una línea dura con Moscú. Ha tomado una serie de medidas, incluido el cierre de canales de televisión prorrusos y la acusación de traición a un amigo cercano de Putin, que sin duda han enfurecido a Moscú.
El presidente Biden, que llegó a la Casa Blanca en enero de 2021, ha defendido durante mucho tiempo la admisión de Ucrania en la OTAN y también ha sido un "súper halcón" con Rusia. No en vano, en su cumbre anual en Bruselas el 14 de junio de 2021, la alianza de la OTAN emitió el siguiente comunicado: “Reafirmamos la decisión tomada en la Cumbre de Bucarest en 2008 de que Ucrania se convertirá en miembro de la Alianza, con el Plan de Acción de Membresía (MAP) será parte integral de este proceso; reafirmamos todos los elementos de esta decisión, así como las decisiones posteriores, incluido que cada socio será juzgado según sus propios méritos. Apoyamos firmemente el derecho de Ucrania a determinar su futuro y su política exterior sin interferencias externas".
El 1 de septiembre de 2021, Zelensky visitó la Casa Blanca, donde Biden señaló que Estados Unidos estaba "firmemente comprometido" con "apoyar las aspiraciones euroatlánticas de Ucrania". El 10 de noviembre de 2021, el secretario de Estado de EE. UU., Anthony Blinken, y su homólogo ucraniano, Dmytro Kuleba, firmaron un documento importante, la Carta de Asociación Estratégica entre EE. UU. y Ucrania. El objetivo de ambas partes, dice el documento, es "destacar el compromiso con las reformas profundas e integrales en Ucrania, necesarias para la plena integración en las instituciones europeas y euroatlánticas". Este documento no solo se basa en los compromisos de los presidentes Zelensky y Biden para fortalecer la asociación estratégica entre Ucrania y los Estados Unidos, sino que también confirma el compromiso de los Estados Unidos con la Declaración de Bucarest de la cumbre de 2008.
En resumen, no hay duda de que Ucrania se está moviendo rápidamente hacia la membresía en la OTAN desde principios de 2021.
Sin embargo, algunos defensores de tal política argumentan que Moscú no debe preocuparse porque la OTAN es una alianza defensiva y no representa una amenaza para Rusia. Pero Putin y otros políticos rusos piensan de manera diferente sobre la OTAN, y lo que piensan determina lo que sucederá a continuación. Sin duda, la adhesión de Ucrania a la OTAN sigue siendo "la más roja de las líneas rojas" para Moscú. Para contrarrestar esta creciente amenaza, Putin desplegó cada vez más tropas rusas en la frontera con Ucrania entre febrero de 2021 y febrero de 2022. Su objetivo era obligar a Biden y Zelensky a cambiar de rumbo y detener sus esfuerzos por integrar a Ucrania en las estructuras de Occidente.

El ultimátum de Moscú y la Doctrina Monroe

El 17 de diciembre de 2021, Moscú envió cartas separadas a la administración Biden y la OTAN exigiendo garantías por escrito de que: 1) Ucrania no se unirá a la OTAN; 2) no se desplegarán armas ofensivas cerca de las fronteras de Rusia; y 3) las tropas y equipos de la OTAN que se han desplegado en Europa del Este desde 1997 se volverán a desplegar en Europa Occidental. Durante este período, Putin hizo numerosas declaraciones públicas que no dejaban dudas de que veía la expansión de la OTAN en Ucrania como una amenaza existencial.
Hablando ante la junta del Ministerio de Defensa el 21 de diciembre de 2021, afirmó: “Lo que están haciendo, intentando o planeando hacer en Ucrania no sucede a miles de kilómetros de nuestra frontera estatal. Sucede justo en nuestra puerta. Deben entender que simplemente no tenemos adónde retirarnos. ¿De verdad creen que no nos damos cuenta de estas amenazas? ¿O creen que nos sentaremos y veremos cómo surgen amenazas para Rusia?”.
Dos meses después, en rueda de prensa el 22 de febrero de 2022, pocos días antes del inicio de la guerra, Putin afirmó: “Estamos categóricamente en contra de que Ucrania se una a la OTAN, porque representa una amenaza para nosotros, y tenemos argumentos a favor. de esta. He hablado de esto muchas veces en este salón”.
Luego señaló que reconocía que Ucrania se convertiría en un miembro de facto de la OTAN. Estados Unidos y sus aliados, dijo, “continúan bombeando a las actuales autoridades de Kyiv con armas modernas”. Continuó que si esto no se detiene, "Moscú se quedará con una anti-Rusia armada hasta los dientes". Esto es completamente inaceptable".
La lógica de Putin debería ser muy clara para los estadounidenses, que desde hace mucho tiempo se suscriben a la Doctrina Monroe, que dice que ninguna gran potencia distante debe estacionar sus fuerzas militares en el hemisferio occidental.
Me gustaría señalar que en todas las declaraciones públicas de Putin en los meses previos a la guerra, no hay el menor indicio de que estuviera considerando conquistar Ucrania e incorporarla a Rusia, y mucho menos atacar a otros países de Europa del Este. Otros líderes rusos, incluidos el ministro de Defensa, el ministro de Asuntos Exteriores, el viceministro de Asuntos Exteriores y el embajador ruso en Washington, también han subrayado el papel central de la expansión de la OTAN en el desencadenamiento de la crisis en Ucrania. El canciller Sergei Lavrov lo resumió en una conferencia de prensa el 14 de enero de 2022, cuando dijo: “La clave de todo es la garantía de que la OTAN no se expandirá hacia el Este”. Sin embargo, los esfuerzos de Lavrov y Putin para obligar a Estados Unidos y sus aliados a abandonar sus intentos de convertir a Ucrania en un bastión occidental en la frontera con Rusia han fracasado estrepitosamente. A mediados de diciembre, el canciller Anthony Blinken respondió a las demandas rusas diciendo simplemente: “No hay cambios. No habrá cambios". Putin luego lanzó una invasión de Ucrania para eliminar la amenaza que vio en la OTAN.

¿Dónde estamos ahora y hacia dónde vamos?

La guerra en Ucrania ha estado ocurriendo durante casi medio año. Ahora me gustaría expresar algunos pensamientos sobre lo que ha sucedido hasta ahora y hacia dónde puede conducir la guerra. Abordaré tres temas específicos: 1) las consecuencias de la guerra para Ucrania, 2) las perspectivas de una escalada, incluida la escalada nuclear, 3) las perspectivas del final de la guerra en un futuro previsible.
Esta guerra es una catástrofe sin precedentes para Ucrania.
Como dije, Putin dejó claro en 2008 que Rusia destruiría Ucrania para evitar que se uniera a la OTAN. Ahora está cumpliendo esa promesa. Las tropas rusas capturaron el 20% del territorio ucraniano y destruyeron o dañaron gravemente muchas ciudades y pueblos ucranianos. Más de 6,5 millones de ucranianos han abandonado el país y más de 8 millones han sido desplazados internamente. Muchos miles de ucranianos, incluidos civiles inocentes, han muerto o han resultado gravemente heridos, y la economía ucraniana está en ruinas. Según estimaciones del Banco Mundial, durante 2022 la economía ucraniana se contraerá en casi un 50%.
Se estima que se han causado daños a Ucrania por valor de unos 100.000 millones de dólares, y se necesitarán casi un billón de dólares para reconstruir el país. Mientras tanto, Kyiv necesita alrededor de $ 5 mil millones en asistencia mensual solo para mantener el gobierno en funcionamiento.
Además, hay pocas esperanzas de que Ucrania pueda volver a utilizar sus puertos en los mares de Azov y Negro en un futuro previsible. Antes de la guerra, alrededor del 70 % de todas las exportaciones e importaciones ucranianas, así como el 98 % de las exportaciones de cereales, pasaban por estos puertos. Este es el punto de partida después de menos de cuatro meses de lucha. Da miedo imaginar cómo se verá Ucrania si esta guerra se prolonga unos años más.
Sin final a la vista
¿Cuáles son las perspectivas de un acuerdo de paz y el fin de la guerra en los próximos meses? Lamento decirlo, pero no veo forma de poner fin a esta guerra en un futuro previsible. Esta opinión es compartida por políticos tan destacados como el general Mark Milli, presidente del JCS, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.
La razón principal de mi pesimismo es que tanto Rusia como EE. UU. están decididos a ganar la guerra y es imposible llegar a un acuerdo en el que ambas partes ganen. Más precisamente, la clave para un acuerdo desde el punto de vista ruso es convertir a Ucrania en un estado neutral y así poner fin a la perspectiva de que Kyiv se una a Occidente. Sin embargo, tal resultado es inaceptable para la administración de Biden y la mayor parte del establecimiento de la política exterior estadounidense, ya que significaría una victoria rusa.
Por supuesto, los líderes ucranianos tienen un confidente, y es de esperar que presionen por la neutralización para evitar daños mayores a su país. De hecho, Zelenskiy mencionó brevemente esta posibilidad en los primeros días de la guerra, pero nunca la exploró seriamente. Sin embargo, las posibilidades de que Kyiv presione por la neutralización son escasas, ya que los ultranacionalistas en Ucrania, que ejercen un poder político significativo, no están interesados ​​en ceder a las demandas rusas, especialmente aquellas que dictan la orientación política de Ucrania hacia el mundo exterior.
Es probable que la administración Biden y los países del flanco este de la OTAN, como Polonia y los estados bálticos, apoyen a los ultranacionalistas de Ucrania en este tema. La situación se complica aún más por el hecho de que Rusia ha ocupado grandes áreas del territorio ucraniano desde el comienzo de la guerra, así como por cómo actuará en relación con Crimea. Es difícil imaginar que Moscú renuncie voluntariamente al territorio ucraniano que ahora ocupa, y mucho menos que se rinda por completo, ya que los objetivos territoriales de Putin hoy probablemente no sean los mismos que antes de la guerra.
Al mismo tiempo, es igualmente difícil imaginar a un líder ucraniano aceptando un acuerdo que permitiría a Rusia mantener el territorio ucraniano, con la posible excepción de Crimea. Espero estar equivocado, pero es por eso que no veo el final de esta guerra destructiva.
Permítanme pasar ahora a la cuestión de la escalada. Los estudiosos de las relaciones internacionales creen ampliamente que las guerras prolongadas tienen una fuerte tendencia a intensificarse. Con el tiempo, es posible que otros países se involucren en la lucha y es probable que aumente el nivel de violencia. El peligro de que esto suceda durante la guerra en Ucrania es real. Existe el peligro de que Estados Unidos y sus aliados de la OTAN se vean arrastrados a las hostilidades, que hasta ahora han logrado evitar a pesar de que ya están librando una guerra de poder contra Rusia.
También existe la posibilidad del uso de armas nucleares en Ucrania, lo que podría conducir incluso a un intercambio nuclear entre Rusia y Estados Unidos. La razón por la que estos resultados pueden ocurrir es porque hay tanto en juego para ambas partes que ninguna puede darse el lujo de perder. Como ya he enfatizado, Putin y sus asociados creen que la adhesión de Ucrania a Occidente es una amenaza existencial para Rusia que debe ser eliminada. En la práctica, esto significa que Rusia debe ganar su guerra en Ucrania. La derrota es inaceptable.
La administración Biden, por otro lado, ha enfatizado que su objetivo no es solo derrotar decisivamente a Rusia en Ucrania, sino también causar un daño masivo a la economía rusa a través de sanciones. El secretario de Defensa, Lloyd Austin, enfatizó que el objetivo de Occidente es debilitar a Rusia hasta el punto en que ya no pueda invadir Ucrania. La administración Biden se ha fijado el objetivo de expulsar a Rusia del círculo de las grandes potencias. Al mismo tiempo, el propio presidente Biden calificó la guerra de Rusia en Ucrania como un "genocidio" y acusó a Putin de ser un "criminal de guerra" que debería ser juzgado después del final de la guerra. Tal retórica no es adecuada para las negociaciones para poner fin a la guerra. ¿Cómo se puede negociar con un estado terrorista?
La política estadounidense tiene dos implicaciones importantes. En primer lugar, aumenta la amenaza existencial a la que se enfrenta Moscú en esta guerra, lo que hace que su victoria en Ucrania sea más importante que nunca. Al mismo tiempo, significa que Estados Unidos está decidido a hacer que Rusia pierda la guerra. La administración Biden ha invertido tanto dinero, tanto material como retórico, en la guerra de Ucrania que una victoria rusa significaría una aplastante derrota para Washington.
Obviamente, ambos lados no pueden ganar.
Además, existe una seria posibilidad de que una de las partes comience a perder mucho. Si la política estadounidense tiene éxito y los rusos pierden en el campo de batalla frente a los ucranianos, Putin puede recurrir a las armas nucleares para salvar el día. La directora de Inteligencia Nacional de EE. UU., Avril Haynes, dijo al Comité de Servicios Armados del Senado en mayo que esta era una de las dos situaciones que podrían obligar a Putin a usar armas nucleares en Ucrania. Aquellos de ustedes que piensen que esto es poco probable deben recordar que la alianza de la OTAN planeó usar armas nucleares en circunstancias similares durante la Guerra Fría. Si Rusia usa armas nucleares en Ucrania, es imposible decir cómo reaccionará la administración Biden, pero ciertamente estará bajo mucha presión para contraatacar. lo que aumentaría la probabilidad de una guerra nuclear entre las grandes potencias. Aquí hay una paradoja perversa: cuanto más exitosamente Estados Unidos y sus aliados logren sus objetivos, mayor será la probabilidad de una guerra nuclear.
Miremos hacia otro lado y preguntemos qué sucede si Estados Unidos y sus aliados de la OTAN están en el bando perdedor, lo que significa que los rusos ponen en marcha al ejército ucraniano y el gobierno de Kyiv negocia un acuerdo de paz para ahorrar tanto como sea posible. la mayor parte del país.
En este caso, la presión sobre Estados Unidos y sus aliados para involucrarse aún más en la lucha será enorme. Es poco probable, pero muy posible, que las tropas estadounidenses o posiblemente polacas se vean involucradas en la lucha, lo que significaría que la OTAN está literalmente en guerra con Rusia. Según Avril Haynes, este es otro escenario en el que los rusos pueden recurrir a las armas nucleares. Es difícil decir exactamente cómo se desarrollarán los eventos si este escenario se materializa, pero no hay duda de que habrá un serio potencial de escalada, incluida la escalada nuclear.
La mera posibilidad de tal resultado debería enviarle escalofríos por la columna vertebral. Es probable que esta guerra tenga otras consecuencias catastróficas, de las que no puedo hablar por falta de tiempo. Por ejemplo, hay motivos para creer que la guerra conducirá a una crisis alimentaria mundial en la que morirán muchos millones de personas.
El presidente del Banco Mundial, David Malpas, sostiene que si continúa la guerra en Ucrania, enfrentaremos una crisis alimentaria mundial que se convertirá en una "catástrofe humana". Además, las relaciones entre Rusia y Occidente están tan envenenadas que llevará muchos años restaurarlas. Mientras tanto, esta hostilidad profundamente arraigada alimentará la inestabilidad en todo el mundo, pero especialmente en Europa.
Algunos dirán que esto tiene un lado positivo: las relaciones entre los países occidentales han mejorado significativamente como resultado de la guerra en Ucrania. Aunque esto es cierto en este momento, hay grietas profundas en la relación que inevitablemente se harán sentir con el tiempo. Por ejemplo, es probable que las relaciones entre los países de Europa oriental y occidental se deterioren a medida que se prolongue la guerra, ya que sus intereses y puntos de vista sobre el conflicto no coinciden.
Finalmente, el conflicto ya está causando un daño significativo a la economía global y es probable que esta situación empeore con el tiempo. Jamie Dimon, CEO de JP Morgan Chase, dice que debemos prepararnos para un 'huracán' económico. Si tiene razón, estos trastornos económicos afectarán la política de todos los países occidentales, socavando la democracia liberal y fortaleciendo a sus oponentes de izquierda y derecha. Las consecuencias económicas de la guerra en Ucrania afectarán no solo a Occidente, sino también a los países de todo el mundo.
Como dijo la ONU en un informe publicado la semana pasada: “Las consecuencias del conflicto se extienden mucho más allá de sus fronteras. La guerra en todas sus formas ha exacerbado una crisis global del costo de vida que no ha ocurrido en al menos una generación y amenaza la vida de las personas, los medios de subsistencia y nuestras aspiraciones de un mundo mejor para 2030”.

Washington lleva a Ucrania a la matanza

En resumen, el conflicto en curso en Ucrania es una catástrofe colosal que, como señalé al comienzo de mi discurso, obligará a las personas de todo el mundo a buscar las causas. Aquellos que creen en los hechos y la lógica se darán cuenta rápidamente de que Estados Unidos y sus aliados son los principales responsables de esta catástrofe. La decisión de admitir a Ucrania y Georgia en la OTAN, tomada en abril de 2008, estaba destinada a provocar un conflicto con Rusia.
La administración Bush fue la principal artífice de esta fatídica decisión, pero las administraciones de Obama, Trump y Biden reafirman esta política en todo momento, y los aliados de Estados Unidos siguen diligentemente el ejemplo de Washington. Si bien los líderes rusos han dejado en claro que admitir a Ucrania en la OTAN significaría cruzar "la línea roja más clara", Estados Unidos se ha negado a abordar los problemas de seguridad más profundos de Rusia y, en cambio, ha emprendido una campaña implacable para convertir a Ucrania en un bastión occidental en Rusia. borde.
La trágica verdad es que hoy podría no haber habido una guerra en Ucrania, y Crimea seguiría siendo parte de Ucrania si Occidente no hubiera presionado para que la OTAN se expandiera en Ucrania. De hecho, Washington ha jugado un papel central en poner a Ucrania en el camino de la destrucción. La historia castigará severamente a Estados Unidos y sus aliados por su política sorprendentemente estúpida hacia Ucrania.

Los editores del portal Katehon no están de acuerdo con una serie de declaraciones del profesor John Mearsheimer (nombrando al NWO como una "guerra", afirmando que Rusia está "destruyendo" Ucrania, la posibilidad de que Rusia use armas nucleares primero). Sin embargo, tendría sentido que el mundo se familiarizara con el análisis de la situación en torno a Ucrania de uno de los expertos en relaciones internacionales más famosos y respetados del mundo.

* Gracias a KATHEON y a la colaboración de Federico Aguilera Klink

https://katehon.com/ru/article/putin-nikogda-ne-hotel-sdelat-ukrainu-chastyu-rossii-hotel-predotvratit-ee-prevrashchenie-v

KATHEON

 

 

MANCHETA JULIO 22