Buscar
14:48h. martes, 20 de abril de 2021

Vuelve Barranco Abajo, de Yeray Rodríguez, Tejeda 26 octubre, 21 horas

 

BARRANCO ABAJO

Vuelve Barranco Abajo, la historia del arriero que se alejó del cielo, la historia de tantos, la historia de la que venimos casi todos. Será en Tejeda, en el Centro Cultural Alfredo Kraus el sábado 26 de octubre a las 21 horas. La entrada, a 5 euros, se adquiere en el propio recinto. No se lo pierdan.

YERAY RODRÍGUEZ

 

 

 

Barranco Abajo, un espectáculo que fusiona texto y música en una función en donde se recalca la importancia de la tradición oral de la mano del profesor y verseador Yeray Rodríguez que, con su texto, nos traslada a las historias que oíamos de niños y que se han ido trasmitiendo de generación en generación. La cultura oral es el hilo conductor de esta historia que habla de querencia al paisaje y la tierra que te ve nacer, de las tradiciones y de las dificultades en busca de una vida mejor. La adaptación musical de la obra corre a cargo de Javier Cerpa; mientras que la dirección de escena recae en Mario Vega.   

Algo tiene este paisaje

que es difícil de entender

como si hoy y el ayer

hicieran el mismo viaje

sin tener otro equipaje

que la memoria y el sueño,

que van cambiando de dueño

tanto que no sé si soy

el que creo que soy hoy

o el que fui cuando pequeño.

Con esta producción se rescatan los resquicios de nuestra cultura y reunir todas esas historias que no están recogidas en documentos sino que pasan de una generación a otra solo a través de conversaciones con los mayores de nuestro entorno. El texto de Yeray Rodríguez está escrito íntegramente en verso, en décimas y romances. Las letras que se cantan también son originales.

Barranco Abajo es la historia de un arriero de las cumbres de la isla que decide emigrar a la costa con todos los suyos. La noche antes de la partida, desvelado, recorre su vida y la de los suyos, la que al siguiente día se irá barranco abajo. Sin embargo, tras esta historia aparentemente vanal, se esconden sentimientos que van más allá del contexto donde se produce: la partida, el recuerdo de la infancia, la añoranza de los que no están, el asombro con el que se descubre el mundo… Todo eso contado con la magia de un lenguaje campesino que es capaz de explicar el mundo desde su mundo.

Y ahora, lejos del cielo,

viviendo en la tierra llana,

puede ser que las estrellas

no quieran decirme nada

que me escondan sus secretos

o que la luz de las casas

que se aprietan en la costa

me dejen sin su mirada.

Yeray Rodríguez describe Barranco Abajo como un homenaje a la memoria de una parte de nosotros mismos, la que está en las entrañas de la isla pero también a la memoria de una generación que ha visto que todo ha cambiado demasiado deprisa. Es un texto lleno de pasado pero que no rehúye el presente ni el futuro, con una puesta en escena que fundirá versos y canciones.

Barranco Abajo hace honor a la cultura y la historia de los pueblos del interior de Gran Canaria.

Los caminos y su bestia

es lo que tiene el arriero

lleva lo de los demás

porque no es de nada dueño

carga la albarda del mulo

por cobrar el acarreto

y aunque carga cuanto puede

para que el viaje sea bueno

por mucho que lleve el mulo

lleva en el alma más peso.

La música

Para Javier Cerpa,  “formar parte de Barranco Abajo supone una inmensa fortuna de la que estoy y estaré eternamente agradecido a Yeray Rodríguez por darme la confianza para realizar junto a él este proyecto”. El músico ha compuesto una obertura que simboliza la partida de la familia que decide emigrar de la cumbre a la costa para dar una vida mejor a su familia.

El texto está acompañado en todo momento por piezas del repertorio tradicional que son totalmente reconocibles, donde Cerpa ha tratado de reflejar el sentir de los versos en forma de introducciones originales y movimientos armónicos en las melodías que simbolizan su manera de describir el argumento de la obra, el paisaje y los sentimientos que aparecen (el recuerdo, la magua y la pena).    

“En momentos de la obra aparecen pequeñas pinceladas de música original inspiradas en los ‘Ranchos de Ánimas’ y también he tratado de dejar reflejado el silencio que rodea nuestro paisaje insular y la soledad de los arrieros, pastores  y agricultores, a los que la música les acompañó siempre en sus quehaceres diarios como fiel compañera”, explica Javier Cerpa. Toda la obra recoge elementos sonoros de la geografía insular así como los sonidos propios de las labores agrícolas y ganaderas como cencerras, viento, cascabeles, grillos, agua, etc… El compositor admite que crear los soportes musicales que dan vida a la descripción del texto ha supuesto un reto complicado.

BARRANCO ABAJO

YERAY RODRÍGUEZ

 

MANCHETA 9