Buscar
12:48h. Domingo, 21 de julio de 2019
pp
Sociedad

PP, PSOE y Ciudadanos rechazan que Interior explique en el Congreso la deportación del activista saharaui Husein Bachir Brahim (EUROPA PRESS, LA VANGUARDIA, NO TE OLVIDES DEL SÁHARA OCCIDENTAL)

 

 

FRASE HUSEIN

Cuantas verdades encierra esta información. Trae de nuevo a la luz la fechoría perpetrada por el gobierno del estado español, expulsando sin que los tribunales se enteren a un refugiado político y entregándolo a la ferocidad marroquí. Aporta otra prueba de la complicidad de estos partidos de derecha, PsoE, Pp y C's (vox no está físicamente, pero seguro que lo aplaude y bendice) partidos que apoyan el atropello de los derechos humanos. Y pone en evidencia la cobardía del gobierno de Sánchez en general y del ministro Grande Marlaska en particular. Claro que estos secuaces de la brutalidad marroquí no quieren dar explicaciones en el Congreso. Porque  o se puede explicar lo intolerable. Y todo, como de costumbre, en el casi absoluto silencio de una prensa mercenaria. Luis Portillo Pasqual del Riquelme señala la nota que sirve EUROPA PRESS y que solamente veo que la difundan LA VANGUARDIA y el  blog NO TE OLVIDES DEL SÁHARA OCCIDENTAL. Pero la realidad sigue ahí: el gobierno imperial (lo que queda) español ha entregado, a espaldas de la ley y de los tribunales a un refugiado político a un régimen salvaje que tortura, encarcela y asesina a las personas sedicentes.

Economía

Pacto de PP y Vox: beneficios para los más ricos y menos dinero para los servicios públicos (Eduardo Garzón en PÚBLICO)

 

 

Francisco Morote, de Attac cita a Voltaire: "En cuestiones de dinero, todos somos de la misma religión", a cuento del pacto neoliberal cerrado entre PP, C's y VOX en Andalucía. Un acuerdo que comenta Eduardo Garzón, también de Attac, en este artículo en PÚBLICO. Y yo, Chema tante, recordaré que en materia de religión, como en materia de dinero, algunas personas son más fanáticas que otras. Desde luego, lo que está claro es que la derecha, cada vez que tiene la oportunidad, aplica las medidas que sean necesarias para que la gente rica sea más rica y más poderosa, a costa del sufrimiento de la mayoría, que somos la gente pobre. Eduardo Garzón nos hace ver cómo el espanto producido por lo que se ha sabido de las intenciones represoras del pacto de la derecha andaluza en el campo de las libertades sociales no debería mitigar el estremecimiento por sus propósitos en el ámbito económico.