Buscar
lunes, 22 de julio de 2024 23:08h.

CAPITALISMO EL CASO ESPAÑOL LA CLASE TRABAJADORA, SIEMPRE PERDEDORA

La desigualdad recorre España - Hay fracturas en los cimientos del modelo de desarrollo - por Armando G. Tejeda / Y en Canarias, peor, como es costumbre. Solamente el PsoE y Nueva Canarias parecen no enterarse, comenta Chema Tante

 

fr a g t ch t
Francisco Morote, de Attac Canarias, recomienda y aporta el antetítulo de este artículo de Armando G. Tejeda que yo, Chema Tante, me atrevo a comentar, porque "no tenemos derechoa al desánimo", como bien dice Miguel Urbán

Y en Canarias, peor, como es costumbre. Solamente el PsoE y Nueva Canarias parecen no enterarse, comenta Chema Tante

CHEMA TANTE
CHEMA TANTE

Las fachendosas declaraciones del narcisista Sánchez, en Madrid, o de personajes de ópera bufa, como son Ángel Víctor o Román, acá en Canarias, sostienen lo que todo el mundo sabe -hasta en sus propios partidos- que es mentira, a menos que no sepan interpretar los registros sociales. Las cifras de desempleo, ya graves en España, son brutales en Canarias y ni siquiera reflejan la situación real, porque hay muchísima gente trabajando que sufre abusos laborales, viviendo en la miseria. La indigencia, la penuria alimenticia, las dificultades para mantener un mínimo de dignidad en su vida, los problemas de atención a la salud de educación, de asistencia a dependientes no se alivían en España y en Canarias nos colocan al nivel de los peores de Europa. Hay mucha, mucha gente que se ha quedado atrás, hay mucha, mucha gente que sobrevive gracias a la caridad o a la solidaridad. Las trompeteadas subidas del Salario Mínimo o de las pensiones, carecen de todo valor, por una inflación devastadora y las malas mañas empresariales. Las medidas contra el paro se van por el barranco, con unas empresas abusadoras a las que no hay manera de controlar. El fisco se ensaña con la gente asalarida, autónoma o jubilada. en tanto que las empresas gozan de bajísimos impuestos y de benevolencia ante sus artimañas de elusión fiscal.

Para escribir estas líneas, ni siquiera tengo que aguzar la imaginación, me basta aplicar la memoria, porque lo mismo que tenía que decir con Aznar y con Paulino, con Rajoy y con el genuflexo Clavijo, es lo que tengo que decir ahora con Sánchez y con Ángel Víctor y Román. Recibiendo otra vez 14 millones de turistas al año, más una descomunal catarata de ayudas y subvenciones, del estado y de Europa, Canarias sigue con su catástrofe social. Más ricos que son mucho más ricos. Más pobres -porque la población crece- que son mucho más pobres. Ni Sánchez, ni Ángel Víctor ni Roman se dan por aludidos, pero así es la cosa. Y, encima, sin esperanza, porque cuando vengan de nuevo el PP y Coalición Canalla, seguiremos en las mismas. Lo repito y mantengo la lucha, porque estoy de acuerdo con Miguel Urban cuando dice que "no tenemos derecho al desánimo". No tenemos derecho, pero motivos, de sobra.

MIGUEL URBÁN
MIGUEL URBÁN

La desigualdad recorre España - Hay fracturas en los cimientos del modelo de desarrollo - por Armando G. Tejeda, corresponsal de La Jornada en Madrid. 

Foto

▲ El Banco de Alimentos de Madrid recoge excedentes de comercios, empresas o familias para repartirlos con las personas que los necesitan.Foto @bancoalimadrid

Madrid. Carlos Aguado trabaja de peón en el sector de construcción, con una jornada laboral de más de ocho horas diarias. Su sueldo supera los mil 500 euros mensuales (30 mil pesos), que se suman a los mil 200 que gana su esposa, con lo que entre los dos superan 55 mil pesos al mes para sobrevivir con sus dos hijos.

Los precios de la comida están por las nubes, todo, absolutamente todo se ha vuelto inalcanzable para la mayoría, así que ni aún trabajando de sol a sombra somos capaces de vivir sin sobresaltos o deudas. Al final de mes es muy frustrante tener que pedir a familiares o aumentar nuestras deudas, explicó.

El caso de esta familia madrileña, en la que los dos trabajan y llevan a sus hijos a escuelas públicas, no es una anomalía en la cadena de la economía española, que da cada vez más señales de que la desigualdad y la pérdida de poder adquisitivo de la clase trabajadora van en aumento. Este semana se han publicado tres informes que confirman que algo está fallando en los cimientos del modelo de desarrollo español: en uno se sostiene que la tasa de desempleo ya superó de nuevo 13.36 por ciento de la población activa, con lo que sigue siendo el país de la Unión Europea (UE) con los peores registros en este rubro.

En el segundo estudio se constató que la subida de los precios por la inflación ha provocado a su vez una caída en picado del poder adquisitivo de los salarios y de nuevo España registró los peores índices del continente.

Y el tercer informe es de alguna manera la consecuencia de los dos anteriores, una vez que se advierte del aumento de la desigualdad y de la gente en riesgo de pobreza y exclusión social, que ya se encuentra por encima del 26 por ciento, es decir, que una de cada cuatro personas que viven en el país se encuentran en esta situación.

En mi casa hemos cambiado lo que comemos, lo que hacemos en los ratos libres y hasta nuestro día a día en las labores de limpieza, pues tenemos que ahorrar hasta el último céntimo para no malgastar y sobrevivir, relató Aguado, quien vive en una casa de protección oficial que todavía está pagando.

Al igual que muchas familias de su perfil, afronta un futuro incierto, que ni siquiera las escasas ayudas públicas extraordinarias le han servido para respirar con más tranquilidad, pese a que en los últimos años el gobierno español, del socialista Pedro Sánchez, sostiene que ha creado un escudo social para las familias más vulnerables.

Según la última Encuesta de Población Activa (EPA), que realiza el Instituto Nacional de Estadística, el número desempleados en España creció en 103 mil 800 personas en el primer trimestre, el mayor incremento en ese periodo desde 2013 a excepción de 2020 –año alterado por el impacto de la pandemia–, con lo que la tasa de desempleo, que en el trimestre precedente se había situado en 12.87 por ciento, escaló hasta 13.26. Y este aumento del desempleo provocó que los hogares que tienen a todos sus miembros activos en situación de paro aumentara en 7 mil 880, hasta un total de un millón 55 mil 50 familias. Es la tasa más alta de toda la UE y un síntoma de la gravedad de la fractura del modelo económico.

Pero incluso las familias que trabajan, como la de Aguado, tienen serios problemas para llegar a fin de mes y se debe en gran medida a que hay un desajuste estructural entre la inflación y los salarios. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) realizó un informe que publicó el pasado martes, en el que se concluye que la subida de precios produjo un retroceso de 5.3 por ciento en los sueldos reales de los trabajadores españoles, con lo que están de nuevo en los peores registros de la UE.

El aumento anual de precios alcanzó 8.4 por ciento en 2022 en España, pero esta cifra se dispara si sólo se analiza la evolución de los precios de la canasta básica, como la leche, el aceite o el pan, pero los salarios apenas han subido por encima de 2.5 por ciento de media.

Los salarios nominales promedio utilizados en los modelos Taxing Wages [el informe compara tres tipos de familia: un trabajador soltero, un progenitor con dos hijos y una pareja con dos hijos] no lograron mantener el ritmo de la inflación en 2022.

El aumento del desempleo y la falta de mecanismos para adaptar los salarios de la clase trabajadora a los ritmos de crecimiento de la inflación resultan en el aumento de la pobreza y la desigualdad. Según un informe de la Encuesta de Condiciones de Vida publicada también por el INE, alrededor de 3.6 millones de personas se encuentran en situación de riesgo de pobreza o exclusión social y más de 4 millones de personas tienen mucha dificultad para llegar a fin de mes.

El informe advierte que el riesgo de pobreza es mayor en la población con menos estudios y en las familias formadas por un adulto con hijos dependientes y que el desempleo es la mayor causa de riesgo de exclusión, aunque si se comparan las rentas de 20 por ciento con mayores ingresos frente a las del 20 por ciento que menos gana, los primeros superan 6.2 veces a los segundos.

La familia de Carlos Aguado se encuentra entre los que menos ganan y su perspectiva es aún más desalentadora si los desajustes no se corrigen, sobre todo entre la inflación y el poder adquisitivo real de sus salarios.

* Gracias a Armando G. Tejeda, a LA JORNADA y a la colaboración de Francisco Morote. de Attac Canarias. En La casa de mi tía en virtud de las Normas de Uso Justo de la UE, por el alto interés del contenido.

https://www.jornada.com.mx/2023/04/30/economia/019n1eco

ARMANDO G TEJEDA
ARMANDO G TEJEDA
LA JORNADA
mancheta ene 23