Buscar
domingo, 21 de julio de 2024 11:54h.

Se está gestando una revolución - por Tim Watkins

 

fr tw

Federico Aguilera Klink destaca este artículo. Y yo, Chema Tante, insistiré en que muchos analistas sajones, y Watkins lo hace acá también, focalizan sus observaciones en sus propios países, en este cado, el Reino Unido. Pero la mal aplicada globalización neoliberal hace que los problemas sean comunes a todo el Occidente imperialista. Cambién ustedes "Reino Unido" por "estado español" o "renta del petróoleo" por "renta del turismo" y verán que la cuestión se ajusta como un guante a la realidad celtibérica. La conclusión es que la calamidad social, económico, medioambiental, de supervivencia humana, lo ha generado el neoliberalismo para que la élite de las élites acapara toda la riqueza mundial. Y en eso, según la óptica codiciosa de un plutócrata, el neoliberalismo ha sido un éxito. No les importa que nos haya metido en una espiral diabólica hacia el cataclismo. Como dice Federico Aguilera Klink, lo que cuenta Wtakins es una involución, un desastre para los países NO BRICS. Porque lo cierto es que solamente los planteamientos de los BRICS+ pueden rescatar a la Humanidad del atolladero en que cinco siglos de régimen colonialista han sumido a este Planeta 

Se está gestando una revolución

Tim Watkins 

THE CONSCIOUSNESS OF SHEEP

MARK BLYTH
MARK BLYTH

El economista Mark Blyth ha comparado el neoliberalismo con el ácido de la película Alien , que lo devora todo y no se puede detener. En la década de 1980, los arquitectos del neoliberalismo asumieron ingenuamente que su revolución se detendría por sí sola una vez que los sindicatos fueran disueltos y el sector público volviera a manos privadas. Pero al igual que el ácido, seguía destruyendo todo lo que entraba en contacto. La lógica del libre mercado y la desregulación dio lugar a que los empleos se deslocalizaran a países con salarios más bajos y menos regulaciones. Mientras tanto, el voraz deseo de ganancias resultó en una revolución bancaria que sentó las bases para el auge de los años 1990 y la crisis posterior a 2008. Por ello, la economía en general, donde vivía la gente pequeña, se empobrecía y se hacía más disfuncional cada día que pasaba

Lo que solía considerarse una “división norte-sur” –el desajuste de suerte entre las regiones industriales del norte y oeste de Gran Bretaña impulsadas por el carbón en el siglo XIX y las de las regiones industriales de la era del petróleo de la región central y el sureste– se fue transformando gradualmente. hacia las islas de prosperidad mucho más pequeñas de Londres y las metrópolis universitarias de primer nivel, rodeadas por una Gran Bretaña rural exindustrial, costera y de pueblos pequeños cada vez más precaria. Para aquellos en la clase gerencial profesional –que incluye gobiernos electos y remunerados, editores de medios, académicos y líderes culturales– la creciente marea de precariedad pasó en gran medida desapercibida... al menos hasta que una mayoría votó en sentido contrario en el referéndum de 2016. Pero incluso entonces, la decisión de abandonar la tecnocrática/cleptocrática/ lenocrática /idiocracia que es la Unión Europea, en su mayoría antidemocrática, fue descartada como racismo y estupidez. Pocos dentro de la clase gerencial profesional estaban preparados para reconocer que podría haber razones materiales reales por las cuales tanta gente rechazó la membresía en un proyecto de construcción de imperio que les reportaba pocos beneficios, si es que les reportaba alguno.

Entre junio de 2016 y diciembre de 2019, la clase profesional y directiva luchó y no logró resolver el problema de parecer que abandonaba la UE y al mismo tiempo conservar los diversos beneficios que su clase obtenía de la membresía. Fueron frustrados en gran medida por los líderes europeos decididos a aprovechar la oportunidad del resultado del referéndum para despojar a los diversos beneficios, descuentos y opciones de exclusión que los sucesivos gobiernos del Reino Unido habían negociado... pero también por su propia incapacidad para imaginar un Reino Unido fuera del país. el útero de la UE que los había protegido de la toma de decisiones durante décadas.

Las elecciones generales anticipadas de diciembre de 2019 parecieron resolver el problema. Al prometer “conseguir el Brexit”, los conservadores de Boris Johnson obtuvieron una espectacular victoria electoral al diezmar el “muro rojo” laborista: la banda de escaños que se extendía desde el noreste de Gales hasta la región central y el norte de Inglaterra, y que aparentemente había votado a los laboristas desde siempre. Al igual que Blair en 1997, Johnson podría haber reinventado su partido y lograr el alejamiento radical de la mano muerta de un neoliberalismo que ya había pasado su fecha de caducidad, que su nuevo electorado deseaba. Pero al igual que Blair después de 1997, Johnson no tenía alternativa que ofrecer.

Hay quienes argumentarán que es injusto culpar a Johnson y a los conservadores por sus fracasos. Después de todo, fueron sorprendidos por una pandemia, seguida de una crisis energética mundial y seguida de la guerra en Ucrania. Sin embargo, estas fueron, en última instancia, crisis provocadas por los propios conservadores. Ahora sabemos que los confinamientos eran innecesarios, entre otras cosas porque sólo una pequeña minoría de nosotros, en su mayoría de edad avanzada, estábamos en riesgo. Y aunque algunos de nosotros advertimos que el costo económico de los confinamientos volvería a atormentarnos –como lo ha hecho en forma de inflación, shocks energéticos y cadenas de suministro rotas–, el gobierno optó por inclinarse ante quienes lo acusaban de poner en peligro las ganancias. antes que la vida de las personas. 

En cuanto a la energía, fue decisión del gobierno adelantar las fechas límite para un programa neto cero que desafía las leyes de la física y que depende de tecnologías que aún no se han inventado. Las centrales nucleares esenciales (ahora que las centrales eléctricas de carbón han sido demolidas) que debían empezar a funcionar hace cinco años siguen en una fase temprana de construcción y es posible que nunca se completen... gracias a Dios que tenemos gas barato de Rusia. Bueno, lo hicimos, hasta que nuestra clase profesional y gerencial, económicamente analfabeta, decidió involucrarse en otro conflicto más en el que no teníamos motivos para estar, sancionando los recursos energéticos, minerales y agrícolas de los que dependíamos , aumentando así un costo de crisis vivida que ahora afecta a todos menos a los extremadamente ricos .

Hasta aquí las cosas de alto nivel. Para la mayoría de la gente corriente, es el fracaso de todo lo que no hace mucho tiempo se podía dar por sentado lo que está provocando una ira cada vez mayor. Los ríos y aguas costeras se están llenando de aguas residuales sin tratar, incluso cuando las compañías de agua que no han logrado desarrollar la infraestructura necesaria cobran precios más altos para financiar los dividendos otorgados a sus directores. El crimen está fuera de control porque nuestras prisiones están llenas y nuestro sistema judicial se ha derrumbado; los únicos tribunales que aún funcionan son aquellos donde los empresarios ricos se demandan entre sí a expensas del público. El otrora apreciado NHS se está resquebrajando a medida que décadas de inversión insuficiente regresan a casa en forma de edificios que se derrumban y escasez de mano de obra. Visitar a un dentista del NHS hoy en día es tan probable como ganar la lotería, y en muchas regiones ver a un médico antes de que llegue la muerte también es cada vez más difícil. El transporte público prácticamente ha desaparecido en muchas regiones rurales y, donde aún existe, está abarrotado y rara vez llega a tiempo. Esto obliga a quienes tienen que desplazarse al trabajo a arriesgarse a sufrir daños en sus vehículos ( y cosas peores ) esquivando los cráteres que se han abierto en la mayoría de las carreteras británicas. Y no olvidemos el aumento masivo en el número de personas que reciben paquetes de alimentos de emergencia de la floreciente red de bancos de alimentos de Gran Bretaña (una de las pocas cosas que realmente están creciendo en la economía), pasando de solo 25.899 en 2008/09 a 2.986.203 en 2022/23... Sólo un indicador de que el sistema de seguridad social del Reino Unido también está roto. Nada de esto ocurrió por accidente, sino que es el resultado directo de los recortes de austeridad impuestos por los conservadores después de que regresaron al gobierno en 2010.

A pocas semanas de las elecciones, los apologistas conservadores también afirman que un gobierno laborista será peor... lo que equivale al fallido enfoque del "proyecto miedo" que ha estado perdiendo votos en ambos lados del Atlántico desde 2016. Por supuesto, es cierto. que un gobierno laborista que también está impregnado de ideología neoliberal no podrá resolver las crecientes crisis que abruman al Reino Unido. Pero eso es asunto para otro día. La primera etapa de la próxima revolución es aprovechar la oportunidad que tenemos ante nosotros y votar a los conservadores para que ocupen el tercer lugar (las últimas encuestas muestran a los conservadores con sólo 14 escaños más que los liberaldemócratas). Esto es importante porque el segundo partido más grande en el Parlamento se convierte en la oposición oficial y disfruta de una serie de privilegios tanto en los procesos parlamentarios (como los debates del día de la oposición y la colocación de parlamentarios en comités de escrutinio) como en dinero adicional.

Es sólo la tentadora perspectiva de un colapso total de los conservadores –equivalente a lo que le ocurrió al Partido Liberal hace un siglo– lo que proporciona algo de entusiasmo a una campaña electoral que de otro modo sería deprimente y aburrida en la que políticos profesionales pronuncian palabras en las que ya nadie cree. Y la razón de esto se remonta a que el neoliberalismo no tiene un punto final... simplemente sigue socavando y destruyendo todo con lo que entra en contacto, incluidos los propios partidos políticos. El Partido Laborista (la pista está en el nombre) nació de la clase trabajadora organizada de una época pasada... una clase trabajadora que se evaporó cuando las corporaciones neoliberales trasladaron la industria a Asia. El Partido Laborista no ofrece más que insultos despectivos al precariado moderno que llenó el espacio en la estructura de clases que alguna vez ocupó la clase trabajadora industrial. Y así, el neoliberalismo ha dejado al Partido Laborista apelando a un frágil mosaico (como puede verse en la agonizante cuestión de Palestina) de grupos progresistas centrados en un solo tema, abrazados en gran medida por los liberales metropolitanos junto con el "ejército burgués frustrado" de graduados universitarios que no lo hicieron. No consiguen buenos trabajos con altos ingresos.

El neoliberalismo también lo hizo por los conservadores. Mientras que los conservadores solían ser los representantes del capitalismo británico, el neoliberalismo los convirtió en sujetos de un corporativismo global al que no le importa un comino la suerte de la economía y el pueblo del Reino Unido. Y así, la vieja mano guía de los capitalistas con una visión a largo plazo para la economía británica –los legendarios “hombres de traje gris”– se han ido a sus hogares de ancianos privados, dejando a los conservadores en las no demasiado tiernas manos de los fondos de cobertura. gerentes y estafadores corporativos, preocupados únicamente por ganar dinero rápido y dejar que alguien más repare el daño... No hay un plan ni una ideología rectora, ni narrativas creíbles sobre el liberalismo de libre mercado y los beneficios de un Estado pequeño. Lo único que queda es la minoría favorecida –en su mayoría amigos de los parlamentarios conservadores en ejercicio– con sus hocicos en el nivel del gasto público, incluso cuando aquellas cosas que el público quiere –de hecho, necesita– se niegan basándose en el argumento espurio de que, como a los conservadores les gusta tanto diciendo: "no existe un árbol mágico del dinero".

Desde la década de 1980 ha sido cada vez más obvio que el Reino Unido está liderando la carga de las economías occidentales, como dijo John Michael Greer, colapsando primero para evitar las prisas . Sin embargo, hay una minoría cada vez menor que todavía –por alguna lógica demencial– imagina que los conservadores podrían de alguna manera lograr en los próximos seis meses lo que no han logrado en los últimos 14 años (o que ellos y sus aspirantes a emuladores no han logrado hacer). en las últimas cuatro décadas). Una minoría algo mayor aparentemente imagina que el simple hecho de cambiar la disposición de los asientos en Versalles-on-Thames podría de alguna manera cambiar las cosas. Pero un número cada vez mayor –particularmente entre las generaciones más jóvenes– está empezando a comprender que todo el sistema está podrido:

 

Aproximadamente una vez en la vida humana, hemos pasado por revoluciones de consenso. Durante e inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, hubo un alejamiento creciente del viejo sistema que, según se consideraba ampliamente, había sido responsable de la depresión del decenio de 1930, el extremismo político que dio origen y, en última instancia, a la muertes de más de 80 millones de personas en la guerra que siguió. Posteriormente, un nuevo consenso basado en una “economía mixta” gerencial-tecnocrática buscó superar los extremos económicos y políticos de los años anteriores a la guerra... y pareció funcionar: durante dos décadas, de 1953 a 1973, las economías occidentales crecieron a un ritmo un ritmo nunca antes experimentado (y que nunca más se volverá a ver).

Y luego todo se puso feo. En agosto de 1971, Nixon acabó con el sistema monetario de Bretton Woods de la posguerra, creando una ola de inflación en las economías europeas cuyas monedas se devaluaron repentinamente. Para empeorar las cosas, los estados de la OPEP eligieron este momento de debilidad occidental para elevar los precios del petróleo a un nivel diseñado para permitir que sus economías prosperaran. De repente, los gobiernos de todo Occidente descubrieron que cosas que solían funcionar –como el gasto deficitario en infraestructura– sólo servían para empeorar la inflación. E inevitablemente, ante años de deterioro del nivel de vida, los laboristas primero organizados y luego no organizados se lanzaron a los piquetes.

En el Reino Unido, a principios de la década, el primer ministro Edward Heath había intentado, sin éxito, implementar un paquete de reformas neoliberales. Aunque su gobierno es recordado por las dos huelgas de los mineros, los consiguientes cortes de energía y la semana de tres días diseñada para ahorrar energía, Heath también fue derrotado por los partidarios de la economía mixta de su propio lado. En 1970, había muy pocos políticos opuestos al consenso existente para lograr un cambio radical. Sin embargo, el consenso se rompió por ambas partes. En la “derecha”, los liberales de libre mercado dentro de los partidos conservador y laborista comenzaron a adoptar las políticas precursoras del neoliberalismo, mientras que en la “izquierda”, socialistas como Tony Benn argumentaron que la crisis se debía a que el equilibrio dentro de la economía mixta no era lo suficientemente bueno. sesgado hacia la propiedad y el control públicos. (Los seguidores de mis escritos entenderán que ninguna de las dos opiniones era correcta, ya que la verdadera causa de la crisis fue el aumento implacable del coste energético de la energía).

Contrariamente a la narrativa popular, Margaret Thatcher no fue la primera primera ministra en implementar políticas neoliberales. Ese honor corresponde al laborista James Callaghan, quien utilizó un préstamo innecesario del Fondo Monetario Internacional (la mitad del cual aún no se había gastado en 1979) para obligar a su propio partido a abandonar el consenso de posguerra. Sin embargo, Thatcher se convirtió en la beneficiaria de los cimientos establecidos por Callaghan... y, lo que es más importante, cosechó el petróleo del Mar del Norte que comenzó a fluir –y a proporcionar ingresos fiscales– para respaldar su destrucción desenfrenada de la base económica del Reino Unido.

Cuando se le preguntó en una cena en 2002 cuál había sido su mayor logro, Thatcher respondió de inmediato: "Tony Blair y el Nuevo Laborismo: hicimos que nuestros oponentes cambiaran de opinión". Ese fue el consenso neoliberal en su apogeo... la combinación de liberalismo social y económico impuesta a la gente por un Estado cada vez más autoritario. Y mientras los ingresos del petróleo siguieran fluyendo, los bancos podrían seguir creando moneda y la población podría adormecerse con un crecimiento del PIB que aparentemente no tenía base material.

Los ingresos petroleros cesaron brevemente en el Reino Unido tras el desastre de Piper Alpha en 1988, cuyo impacto en la economía sentó las semillas de la crisis del Miércoles Negro en 1992, que allanó el camino para el Nuevo Laborismo. Y el retorno de los ingresos petroleros respaldó el auge basado en la deuda que hizo de los años de Blair un período de relativa calma económica y política. Pero incluso durante el primer mandato de Blair, los yacimientos de petróleo y gas del Mar del Norte del Reino Unido alcanzaron su punto máximo y entraron en un declive irreversible. En 2005, el Reino Unido se había convertido en un importador neto de petróleo y gas, dependiente de los caprichos de los mercados petroleros mundiales, y dejándolo mal preparado para el aumento del precio del petróleo/el aumento de las tasas de interés/la crisis financiera que alcanzó un crescendo en 2008.

Y así, durante casi dos décadas, hemos experimentado un cisma creciente entre la ideología neoliberal de la clase gerencial profesional supranacional procorporativa y la prosperidad decreciente experimentada por la mayoría de los trabajadores comunes y corrientes dentro de las diversas economías nacionales de Occidente. . Sin embargo, el consenso neoliberal ha logrado mantenerse vendiendo la promesa de que los buenos tiempos seguramente están a la vuelta de la esquina... pero se está volviendo más desgastado cada día que pasa.

Los políticos oportunistas –en su mayoría de la “derecha populista”– han visto los beneficios de apoyarse en una plataforma socialmente conservadora. Pero esto sólo abordó la mitad del problema neoliberal... posiblemente la mitad menos importante. Encuesta tras encuesta en los estados occidentales, la mayoría de la gente ha favorecido a los políticos que se “inclinan hacia la derecha” en cuestiones sociales y “se inclinan hacia la izquierda” en la economía. Esto es particularmente cierto en el Reino Unido cuando se trata de servicios públicos e infraestructura crítica que no cumplieron la promesa neoliberal de que estarían mejor en manos privadas que en el sector público. Aunque incluso en este caso, dada la mala gestión por parte de los actores estatales y la facilidad con la que estos organismos fueron privatizados en la década de 1980, es poco probable que esta vez alguien vaya a abrazar la propiedad estatal directa.

Actualmente, los partidos del establishment (conservadores, laboristas y liberaldemócratas) están demasiado aferrados al consenso neoliberal como para permitir una ruptura. De hecho, bajo Boris Johnson, los conservadores se inclinaron aún más hacia la “izquierda” en cuestiones sociales, mientras que bajo su demente –y afortunadamente breve– sucesor, se inclinaron aún más hacia la “derecha” en la economía. Mientras tanto, Keith Starmer, del Partido Laborista, parece bastante cómodo pasando los próximos cinco años intentando (y casi con seguridad fracasando) mantener el status quo neoliberal.

Sin embargo, hay dos fuerzas imparables que hacen segura una revolución. El primero es la muerte de los llamados “baby boomers” (aunque hay cierta locura en creer que la experiencia de vida de alguien nacido en 1946 es la misma que la de alguien nacido en 1965 –la anterior mayoría de edad en el apogeo de el boom de la posguerra, este último llegó a la edad adulta justo a tiempo para unirse a la cola del desempleo de Thatcher). Los descendientes de familias adineradas de clase media y alta de la posguerra fueron, sin lugar a dudas, los ganadores de la era del petróleo. Y desde entonces, durante décadas, han existido suficientes de ellos en tiempos de elecciones para garantizar una serie ininterrumpida de gobiernos neoliberales conservadores y conservadores ligeros que, a cambio, permitieron sus pensiones e ingresos inmobiliarios incluso a costa de una pérdida masiva de vivienda para los jóvenes. Pero a medida que ese grupo demográfico acude a sus hogares de ancianos para babear una última ración de repollo en su camisa, una generación más joven (y muy diferente) está pasando a primer plano. Y la revolución que trae consigo esta generación más joven será muy diferente a la imaginada por los boomers de izquierda.

Ciertamente puede haber un retorno a una mayor propiedad y control estatal de los servicios públicos y la infraestructura crítica, ya que cualquier afirmación de que han funcionado mejor en manos privadas ha sido probada hasta su destrucción. Pero también hay un creciente descontento con las burocracias estatales infladas y lenocráticas que se suman a las diversas crisis que tienen un impacto desproporcionadamente negativo en los más jóvenes, de modo que la desregulación en muchas áreas también puede estar en la agenda. Aunque esto, tal vez, apunte a una falla importante en el pensamiento antisistema actual... que las crisis no son reales.

Vemos esto en el creciente número de personas que ven el cambio climático como una completa estafa... y sin duda hay muchos estafadores corporativos e intermediarios lenocráticos que ganan mucho dinero con remedios ineficaces como la energía renovable, los automóviles eléctricos y los créditos de carbono. (de la misma manera que sus contrapartes de las grandes farmacéuticas hicieron una fortuna con el alarmismo pandémico). Sin embargo, hay muchas otras crisis que surgen de un sistema superpoblado que está consumiendo más del planeta de lo que el planeta puede proporcionar (al menos a los niveles actuales de energía y tecnología). Vistos como meras estafas, es fácil imaginar que una vez que la mano muerta de la elite actual sea barrida, Gran Bretaña podrá comenzar a fracturar sus vastas reservas de gas y volver a perforar en el Mar del Norte.

Sin embargo, esto nos lleva a la segunda fuerza imparable que enfrentamos... la disminución de la energía. Esto no se entiende fácilmente porque el consumo mundial de energía ha seguido aumentando. Sin embargo, la cuestión clave no es la cantidad de energía disponible para nosotros, sino su coste energético . En pocas palabras, para obtener energía que podamos convertir en trabajo útil, es necesario gastar una parte de esa energía en el proceso. Pero debido a que la humanidad se ha abierto camino a través de los combustibles fósiles densos en energía desde los depósitos de menor a mayor costo energético, el costo energético de la energía ha ido aumentando sin piedad... acercándonos cada vez más a un precipicio energético neto:

Esos depósitos de esquisto (suponiendo que todavía tengan gas en su interior) junto con los depósitos de petróleo marinos restantes, más pequeños y difíciles (que se encuentran en su mayoría en el mucho más duro Atlántico Norte en lugar del relativamente protegido Mar del Norte), son demasiado caros en términos energéticos para proporcionar la mayor economía no energética del Reino Unido con la energía que necesita. Por lo tanto, una economía en contracción es inevitable; sólo queda por decidir el momento.

El declive económico puede verse compensado y retrasado en pequeña medida mediante el despliegue de tecnologías de recolección de energía renovable no renovable en ubicaciones favorables , junto con plantas de energía nuclear convencionales. Sin embargo, estos no pueden proporcionar la densidad de energía necesaria para detener un colapso energético una vez que desaparezcan los combustibles fósiles… un proceso que comenzó, por cierto, con el pico de los depósitos de petróleo convencional –es decir, baratos y abundantes– en 2005 (algo que condujo directamente a la crisis económica de 2008). Lo que explica en parte por qué el salario medio ha caído en los años transcurridos desde la crisis, y también por qué las personas que se encuentran más arriba en la escala de ingresos han estado sintiendo la presión en los últimos años.

Por supuesto –y es por eso que una revolución es inevitable– la otra razón por la que los de abajo se han empobrecido es por las decisiones tomadas por los gobiernos neoliberales y las instituciones neoliberales cuyas acciones han favorecido a aquellos con riqueza privada sobre aquellos que deben vender su tiempo. a cambio de un salario. Gran parte de esa “riqueza” (que en realidad es sólo un derecho a la riqueza real) pronto desaparecerá debido a una crisis de impago masiva (en la que el valor de las acciones y los bonos llega a cero) y/o a través de una inflación prolongada (que inevitablemente sigue cualquier intento a gran escala de utilizar nueva moneda para tratar de obtener energía y recursos que no existen) que reduce dramáticamente el valor real de los activos, incluso si mantiene su valor nominal (como en Alemania en 1924, todos podemos ser millonarios , pero sólo cuando una barra de pan cuesta £100.000).

La cuestión es que, dada la contracción económica que se avecina y el colapso de la prosperidad en los estados occidentales, los argumentos sobre nacionalización versus privatización se volverán imposibles debido al colapso de las empresas y la gobernanza de multinacionales y grandes nacionales. Lo más probable es que la revolución implique un proceso de deslocalización en el que sólo se hará lo que se pueda hacer localmente... lo que incluye la localización del propio gobierno.

* Gracias a Tim Watkins y THE CONSCIOUSNESS OF SHEEP y a la colaboración de Federico Aguilera Klilnk

https://consciousnessofsheep.co.uk/2024/06/12/a-revolution-is-brewing/

TIM WATKINS
TIM WATKINS
THE CONSCIOUSNESS OF SHEEP
THE CONSCIOUSNESS OF SHEEP
mancheta mayo 24