Buscar
viernes, 19 de agosto de 2022 20:55h.
chantaje
Política

La política del chantaje, David Bollero en PÚBLICO

 

F BOLLERO 2

David Bollero en PÚBLICO insiste sobre la doble vilez de los gobiernos de Marruecos y del estado español, en relación con el Sáhara Occidental. Lo señala el coherente veterano militante socialista Antonio Aguado, Y yo, Chema Tante, manfestando mi acuerdo con lo que dice Bollero sobre la hipocresía de Sánchez, remarco la ineficacia de un sistema democrático que nos e4stá colocando otra vez ante la disyuntiva de escoger entre este hipócrita sedicente socialista y los no menos hipócritas, indeseables Núñez Feijóo y Abascal. Esto no es democracia. Es otro chantaje.

Política
a ocupación militar. Tan grave en Ucrania como en el Sahara Occidental.

España cede al chantaje de Marruecos y apoya, ya sin disimulo, la ocupación militar del Sahara Occidental, Juan Soroeta en PÚBLICO

 

f soroeta

Juan Soroeta, que conoce profundamente el asunto, trata en PÚBLICO sobre el reconocimiento por el estado español de las tesis marroquíes para justificar su ocupación militar del territorio del Sáhara Occidental. Lo señala el coherente veterano militante socialista Antonio Aguado. Y yo, Chema Tante, digo que Soroeta explica on toda claridad la obscenidad perpetrada por el gobierno del estado español, con Sánchez a la cabeza y el cínico Albares como autor intelectual. Lo que han hecho este par de energúmenos contribuye a empeorar el ambiente en un estado en el que cada día se hace mas desagradable vivir, 

Economía

España se somete al chantaje y regala millones de euros a Marruecos, José Antonio Gómez en DIARIO 16, La oligarquía, que es quien manda en el estado español, comenta Chema Tante

 

frase gómez tante

José Antonio Gómez denuncia en DIARIO 16, otra vez, las graciosas benevolencias del estado español con el Reino déspota de Marruecos. Lo señala Juan Francisco Ramírez y yo, Chema Tante, hago ver la relación que existe entre las vilezas gubernamentales y los deseos e intereses de la oligarquía. Quieran lo que quieran hacer, por ejemplo, Sánchez, por allá o Ángel Víctor por acá, enseguida se encontraran co Calviño o Julio Pérez, alta comisaria y delegado, respectivamente, del auténtico poder. El dinero. Y sin rechistar.