Buscar
jueves, 02 de febrero de 2023 11:53h.

Documental ‘La doctrina del shock’ - por Juan García Luján




Juan García Luján glosa en su sitio SOMOS NADIE el documental de Naomi Klein
Naomí Klein
Naomí Klein

No es la primera vez que Juan García Luján se refiere a Naomí Klein y a su libro esclarecedor, La doctrina el shock, como puede verse en la maltrecha antigua sede de La casa de mi tía que ya se puede visitar, aunque sin imágenes.

En su post del sitio SOMOS NADIE, Juan expresa su desconcierto cuando observa que, a pesar de que tanta mente clarividente nos explica las causa de esta crisis y nos muestra el camino a la solución, bien distinta de las rutas neoliberales que nos marcan, a pesar de ello, digo, las encuestas arrojan que la gente apoya estas medidas sociales. Y dice Juan que habría que ver cómo se hacen esas preguntas. Pero yo le digo a Juan que estos resultados demoscópicos son lamentablemente coherentes. Aunque las mentes clarividentes demuestran continuamente la realidad de las cosas, aunque seamos muchos y muchas quienes nos esforzamos en repetir y difundir el desastre en que nos encontramos. Aunque esta depresión inducida a la que llamamos crisis solamente se solventará plantando cara a la especulación cruel, No sirve de nada, por lo menos de momento. Son más, muchas más, las personas que siguen en la ignorancia, sorprendidas en su buena fe por los importores mediáticos que pregonan una mala nueva, unos conceptos malvados. Y esas personas siguen pensando, en su ignorancia, que las mentiras neoliberales son la solución. Por eos responden como responden.

Ya lo decía el amigo Juan en septiembre, cuando hablaba del voto del miedo. Eso es lo que ha pasado. Mucha gente, cuando se encuentra con el agua al cuello, es incapaz de pensar y se agarra al primer salvavidas que le arrojen. Aunque, como está pasando esta vez. El salvavidas resulte ser de plomo.

 Ese es el problema y contra ese problema tenemos que seguir luchando. 

http://juanglujan.wordpress.com/2012/01/08/documental-la-doctrina-del-shock/

http://www.canariasahora.es/opinion/7314/