Buscar
sábado, 10 de diciembre de 2022 06:35h.

PARA TI, MARÍA ISABEL

Carta (sin respuesta) a la Consejera de Medio Natural de Tenerife - por Anne Striewe

 

fr a s

Relacionados:

 

 

 

Carta (sin respuesta) a la Consejera de Medio Natural de Tenerife - por Anne Striewe,  Licenciada en Biología, Máster en Gestión Medioambiental y Guía Oficial de Turismo de Canarias, Directora General de la Fundación Canarina

  · 

Después de más de un mes esperando una respuesta, hoy he decidido publicar esta carta que le mandé (hasta en dos ocasiones) de manera privada a la Consejera de Medio Natural de Tenerife, María Isabel García Hernández. No sé si la ha leído, y si lo ha hecho, entiendo que no debe ser fácil responder... pero ya que me la curré, haré lo posible porque le llegue.

Miércoles, 19 de octubre de 2022

PARA TI, MARÍA ISABEL

Lo primero que quiero decirte, María Isabel García Hernández, es que puedes continuar leyendo esta carta sin miedo, porque creo que no te va a ofender. Al menos no está hecha con ese ánimo, en absoluto. No me voy a dirigir a ti como si fueras mi enemiga, pero sí que es cierto que siento la necesidad de hablarte de forma clara y sin eufemismos.

Yendo directamente al grano, llevo reflexionando sobre tu figura desde hace tiempo. Me he preguntado muchas veces por qué y cómo llega una persona con un perfil como el tuyo, licenciada en Bellas Artes y con experiencia en el campo de la Educación y de la Dependencia, a ser consejera del Medio Natural en el Cabildo de Tenerife. Sobre todo, me pregunto si existe alguna intención política al designar a una persona como tú precisamente para un cargo como ese. Y no te miento si te digo que le he dado bastantes vueltas.

Como fruto del baile de mi cabeza, quizá algo fantasiosa, lo que quiero exponer en esta carta es una teoría muy simple, que puede resumirse así: el hecho de que la consejera del Medio Natural del Cabildo de Tenerife no sea experta en medio ambiente, no es ninguna coincidencia.

Para avalar esta teoría, voy a partir de dos premisas:

1) En política no existen las casualidades.

2) El PSOE tenía (y tiene) una clara intención de perpetuar el mismo modelo económico que reina en Canarias desde hace décadas, basado en el crecimiento turístico, urbanístico y la construcción de grandes infraestructuras. O al menos esa es la lectura que hago a partir de las actuaciones de la mayoría de los líderes de tu partido en los lugares en los que gobiernan en Canarias. Y no es que yo considere que el PSOE sea el depredador por excelencia, sino que, desgraciadamente, la vocación desarrollista a costa del territorio ha sido (y es) una seña de identidad bastante generalizada entre la clase política canaria. Vivo desde hace más de 40 años en el sur de Tenerife, y a los hechos me remito.

Bajo estas premisas (inexistencia de causalidades e intención depredadora), puede entenderse que, si una Consejería del Medio Natural estuviera encabezada por alguien poderoso en materia medioambiental, esos planes expansivos podrían verse dificultados. Así que la estrategia parece clara: a tu partido no le interesaba para nada tener en tu puesto a alguien fuerte, a una persona formada en la materia, guerrera y con capacidad de defender realmente el medio natural de la isla.

Hablando mal y pronto, María Isabel, creo que te han utilizado. Se han aprovechado de ti, te han rebajado a la categoría de títere, de marioneta. Han convertido el cargo de consejera del Medio Natural en algo absolutamente decorativo y taxidérmico: está bien en apariencia, pero está vacío de contenido.

Y ya que estoy, me atrevo a añadir una dimensión personal a todo este asunto: en ese proceso de quitarte poco a poco las entrañas y de convertirte en una consejera ornamental, creo que te han dañado profundamente como persona.

Lo peor es que creo que no solamente han usado tu cargo como florero, sino que también ha servido como como cabeza de turco. Has sido un mono de goma, un blanco fácil para la condena popular. Lo que pasa es que, en esta ocasión, el mono no era de goma, y nadie es tan resiliente como para poder soportar la avalancha de críticas que tú has recibido (sin entrar a valorar si esas críticas me parecen más o menos justificadas). Y así, con proyectos como el del Puertito de Adeje, se cavó poco a poco la Tumba de tu Alma, María Isabel.

Me voy casi cuatro años atrás en el tiempo, al principio del mandato, y te veo tomando tu cargo con entusiasmo, con deseos de lucirte, de hacer las cosas bien. Así te veo porque es lo que puedo adivinar observando tus fotos de esa época, en las que aún tienes una mirada fresca, encendida, ilusionada.

Sigo especulando y, en mis delirios, te imagino a lo largo de estos casi cuatro años en tu despacho, reuniéndote con técnicos, asesorándote y cavilando, llena de ganas de presentar buenas ideas, con voluntad de defender los valores y la belleza natural isleña que, con tu sensibilidad y tu ojo entrenado en la facultad de Bellas Artes, seguro que sabes apreciar.

En mis conjeturas también he fantaseado contigo intentando pasar a la acción. Te he soñado, una y otra vez, llevando propuestas a tu grupo de gobierno. Propuestas que, una y otra vez, fueron rechazadas. No puedo evitar visualizarte, una y otra vez, siendo bloqueada, inmovilizada y congelada desde dentro de tu propio partido, por tus propios compañeros:

“Ahora no es el momento de algo así, Maribel”

“Esto no podemos hacerlo, Maribel”

“Maribel, esto no nos interesa…”

Y así, con toda tu pena, te fuiste dando cuenta de que tu sensibilidad, tus ganas y tu interés no iban a ser suficientes para hacer el buen papel que anhelabas. Y así, poco a poco, te fueron atando las manos. Y poco a poco te fueron vaciando de contenido. Y así, poco a poco, tu mirada se fue apagando, igual que la de un animal disecado.

En definitiva, creo que eres una víctima estratégica de tu propio partido, un juguete roto de la política. Y lo peor es que, seguramente, al decirte esto no te esté contando nada nuevo, sino que tú también lo hayas sabido todo este tiempo.

Quizá te preguntes por qué te escribo precisamente a ti. Por qué a ti, María Isabel, y no a Pedro Martín, presidente del Cabildo, o a Javier Rodríguez, consejero de Transición Ecológica y Lucha contra el Cambio Climático. Por qué no me dirijo a ellos, que tienen la misma o incluso más responsabilidad que tú. Pues bien, hay un motivo muy sencillo, y es que veo en ti una ventana de oportunidad. Igual me equivoco, pero en ti sospecho una sensibilidad que me hace creer que vas a ser capaz de abrirte a estas letras, de recogerlas y de darles realmente el sentido que tienen.

Para terminar, me gustaría hacerte dos peticiones directas:

En primer lugar, María Isabel, te ruego que, a pesar de que queda muy poco para las elecciones, intentes tirar el último cartucho. Que te liberes de esos hilos que te manejan. Que no te prestes más a su juego. Es el momento de romper con todo y de serte fiel a ti misma. Eres tú la persona que está liderando la Consejería del Medio Natural. Eres tú quien está en una posición privilegiada para poder cambiar las cosas, nadie más lo está. Te lo ruego en nombre del medio natural canario, que está pidiendo a gritos una defensa contundente desde las instituciones; un medio natural que se merece que luchen por él con uñas y dientes; un medio natural digno de ser tratado de una vez como prioridad absoluta que es, es decir, el sustento de la vida en estas islas. Ni más, ni menos.

En segundo lugar, si de verdad no puedes hacer más, si no puedes romper tus amarras, dar un golpe sobre la mesa y patalear, te pido que dimitas, María Isabel. Sería un gran ejercicio de humildad y de honradez, cosa muy difícil de ver en política. Y por pedir, te pido que, si te marchas, tires de la manta. Que nos expliques qué te pasó. Que me confirmes mis teorías y mis delirios, y que lo cuentes todo.

Sabes bien que la Naturaleza y los habitantes de la isla Tenerife se merecen algo mejor. Y tú misma, María Isabel, no mereces que tu nombre siga siendo pisoteado.

Y es que ya lo decía una canción que seguro que conoces:

En la arena escribí tu nombre

y luego yo lo borré,

para que nadie pisara

tu nombre María Isabel.

 

Firmado: Anne Striewe

* Tomada del muro en FACEBOOK de Anne Striewe, con la colaboración de Daniel Duque Funes, de SALVAR LA TEJITA

ANNE STRIEWE
ANNE STRIEWE

 

MANCHETA AGOSTO 22