Buscar
martes, 27 de septiembre de 2022 00:01h.

Con paso de cansino chuchango - por Nicolás Guerra Aguiar

 

fr NCLS GRR
CHUCHANGOS CHECOS
CHUCHANGOS CHECOS

 Con paso de cansino chuchango - por Nicolás Guerra Aguiar *

Desde hace muchos años Canarias basa su economía casi exclusivamente en el turismo. Presume de hoteles y apartamentos ocupados al ochenta / noventa por ciento este verano, ¡temporada baja! Lo cual, claro, ha sido extraordinariamente beneficioso, y ojalá se mantenga. Pero apariencias -interesado alargamiento de la guerra en Ucrania, incontrolados disparates de precios, chantajes con el gas y el petróleo...- no apuntan precisamente a su continuidad.

TURISMO MASIVO
TURISMO MASIVO

  El hiperdesarrollo turístico en nuestras islas sobrepasó serenas racionalizaciones y, a la vez, fue destruyendo elementales fuentes de riqueza, paisajes, naturales corrientes marinas, cauces subterráneos… (¿Cuántos años de vida les quedan a las dumas del Sur grancanario según dictámenes científicos?) Pudieron haberse conjugado crecimiento e inteligente defensa del medio, pero se optó por el incontrolado aumento incluso a costa de otras actividades tradicionales (agricultura, ganadería, pesca… ¿Ejemplos? Las zanahorias empaquetadas llegan a Canarias desde regiones españolas a precios mucho más bajos. Y los higos, las naranjas chinas, el simple pan de molde… y hasta las cebollas peninsulares sustituyen a las de Gáldar, ¡ditoseadiós!) 

TOMATE CANARIO
TOMATE CANARIO ORIGEN PORTUGAL,
A LA VENTA EN LOS SUPERMERCADOS DE LAS ISLAS
EL APERITIVO DE LA ISLA BONITA (LA PALMA) PASAS NUECES ALMENDRAS, ORIGEN ARGENTINA
EL APERITIVO DE LA ISLA BONITA (LA PALMA) PASAS NUECES ALMENDRAS,
ORIGEN ARGENTINA

FRASE YAIZA TANTE

La consejera de Turismo de Canarias dice que la cadena de hamburgueserías McDonalds “completa el rico abanico” de la oferta gastronómica local EL DIARIO CANARIAS AHORA Lo que quedaba por ver, comenta Chema Tante

 

 

 Un altísimo porcentaje de puestos de trabajo depende -directa o indirectamente- de la millonaria arribada de visitantes. Pero si el pronosticado retroceso económico - comercial en toda Europa comenzara en pocos meses, ¿puede significar el frenazo de la actividad turística? ¿Les afectaría a ciudadanos alemanes, ingleses, franceses…, clientes preferentes de Canarias?  

 Sirvan cuatro avisos. Uno: para el economista Niño Becerra, "El sistema de pensiones no es sostenible". Dos: "La economía va a caer en esta segunda parte del año, posiblemente también en 2023. La duda es cuánto", afirma el periodista  José María Camarero. Tres: si Alemania cae y entra en recesión, todos iremos detrás (José Ignacio Conde-Ruiz, economista: "Hay que intentar a toda costa que no se pare la industria alemana porque es la locomotora europea"). Cuatro: los niveles de inflación (subidas de precios) continúan en máximos (10,8%). Comparemos: la española en 1995 fue del 5,35%. En 2018, del 1,18%.  

  Tenemos experiencias inmediatas sobre el cierre turístico: los años pasados del covid. La pandemia afectó terriblemente a la hacienda española. No obstante, algunas pocas regiones o comunidades, por sus variadas ocupaciones -agrícolas, industriales, ganaderas...- consiguieron  controlar o reducir mínimamente los efectos negativos. Pero Canarias, dependiente del turismo como principal y casi único motor económico, sintió en sus entrañas la espantosa sacudida: paro, frustraciones... 

ZONA TURÍSTICA VACÍA
ZONA TURÍSTICA VACÍA

  Sí, la desestabilización impactó sobre nuestra sociedad (multiplicados ERE, ERTE…). Si valiera el símil, pasó algo así como cuando millones de años atrás la propia Naturaleza comenzó las convulsiones volcánicas, prolegómenos de partos desde las profundidades marinas: así surgió la geografía de nuestro Archipiélago. 

  La tragedia, pues, se palpaba ya no solo en las soledades callejeras, comercios vacíos, cierres de negocios, hoteles, apartamentos... sino, por contraste, en aeropuertos y puertos. Así, por ejemplo, caminar por los pasillos de Gando en medio de sepulcrales silencios, soledades físicas y rostros enmascarados (mascarillados) llevaba a los mínimos pasajeros (cargados con mil certificados) a sospechar que nos encontrábamos más cerca de la no - vida que de la exaltación humana... ¿Qué fue, se preguntaban miles de canarios, de los aeropuertos isleños cuyas pistas y dependencias eran un ininterrumpido fluir de aviones y millones de viajeros? Cementerio. Necrópolis...

AEROPUERTO VACÍO
AEROPUERTO VACÍO

   Los precios comenzaron a dispararse, a disparatarse. “¡Es la ley del mercado!” decían, pletóricos, algunos. Así, los millonarios -como ahora- se volvieron más multimillonarios; eléctricas y multinacionales regalan exquisitos beneficios a sus accionistas; los bancos duplican o triplican ganancias gracias a la anarquía de los mercados y a la negativa de los gobiernos a irrumpir con temporales socializaciones. (Por cierto: ¿no “socializó” el Gobierno del señor Rajoy las inestabilidades de los bancos españoles con miles de millones de euros? Según la agencia EFE -mayo 2019-, para el Banco de España la cifra total asciende a cuarenta y dos mil millones. ¿Dónde están?)   

 Los gobernantes callaban y rasgaban vestiduras. Senadores, diputados nacionales y autonómicos; consejeros cabildicios, miembros de diputaciones; alcaldes y concejales... mantenían sus nóminas limpitas de polvo y paja. Algunos, eso sí, se veían de cuando en cuando en sesiones numéricas muy reducidas. Pero nadie -nada leí-  comenzó a ejercer los imprescindibles liderazgos tras la elemental conclusión: cuando el turismo falla, en Canarias se produce el más terrible de los seísmos. Consecuentemente, resultaba vital reestructurar las fuentes de la economía para no depender exclusivamente de él.

  Pero nada aprendieron… o los intereses de distintas empresas (ubicadas, incluso,  en otros paralelos) dominaban y se imponían sobre razones, raciocinios, evidencias… frente al mutis por el foro de algunos irresponsables en fundamentales puestos del poder. A fin de cuentas, parecía que servían a otros.

 Comenzaron, entonces, a escucharse serias voces de economistas, inteligentes empresarios, ciudadanos con perspectivas y rigurosos como analistas: Canarias debía aprender de la tragedia. Así, basar nuestra actividad económica en el turismo casi exclusivamente había sido una estupidez. Más: la confusión. Era urgentísimo, pues, diversificar nuestras fuentes de riqueza: turismo sí, claro, pero no solo turismo de masas, descontrolado. 

  Y ahora, ante tales perspectivas, ¿qué ocurre en nuestra tierra? Simbólicos estremecimientos a nivel cerebral echan a la calle en Tenerife a colectivos ecologistas, nativos de Adeje, Ayuntamiento, amantes de la Naturaleza, concienciadas mentes isleñas: “Un macroproyecto de lujo con villas turísticas se gesta en Adeje, en el sur de Tenerife. En el lugar solo hay 20 viviendas y una pequeña rampa en la que suben y bajan las embarcaciones pesqueras” (‘Público’, digital). Obviamente, el capital es de fuera de la raya, extranjero (¡lo que les duele a los belgas la miseria de nuestra tierra...!).

ADEJE 1

  A la par el Gobierno canario enmudece palabras y memorias: ¿frustrada esperanza,  desengaño, palabrerío “progre” ya ferrugiento, antítesis del compromiso ético-social? Calla ante la reiterada denuncia popular en Adeje: “Aún sin respuesta y el silencio de los principales representantes políticos”, leo en el mismo periódico digital. 

   Acaso podría deducirse, pues, que responsables políticos de nuestra tierra ni reaccionaron frente a las consecuencias de la dependencia turística durante la pandemia, ni fueron capaces de estructurar elementales decisiones... ni están preparados técnicamente para afrontar los nubarrones venideros. 


* En La casa de mi tía por gentileza de Nicolás Guerra Aguiar

nicolás guerra reseña


 

MANCHETA AGOSTO 22