Buscar
20:25h. Jueves, 14 de noviembre de 2019

Historia de un represaliado del franquismo – (XVII) En poder de los militares - por Ramón Armando León Rodríguez

ramón armandoEl tiempo pasó, y me presenté en la Caja de reclutas ubicada en la calle Reyes Católicos del barrio de Vegueta en Las Palmas de Gran Canaria. Las oficinas estaban situadas en una casa antigua de dos plantas, el piso y el techo eran de madera, igual que la escalera que daba a la primera planta.

Historia de un represaliado del franquismo – (XVII) En poder de los militares - por Ramón Armando León Rodríguez

El tiempo pasó, y me presenté en la Caja de reclutas ubicada en la calle Reyes Católicos del barrio de Vegueta en Las Palmas de Gran Canaria. Las oficinas estaban situadas en una casa antigua de dos plantas, el piso y el techo eran de madera, igual que la escalera que daba a la primera planta.

CAJA DE RECLUTAS

Subí la escalera y me presenté a un capitán, este me preguntó el nombre, tuve que echar mano a la cartera y sacar mi documento de identidad, porque en ese momento no recordaba ni mi nombre, se me había quedado la mente en blanco. Se lo leí en voz alta y el oficial me respondió que no estaba en la lista del reemplazo. Le mostré el documento que el ayuntamiento me había enviado: espere un momento, me dijo; e hizo una llamada por teléfono, estuvo hablando unos minutos, colgó y me comentó que estaba todo arreglado.

ayuntamiento lpgcEscribió mi nombre a bolígrafo en la lista y me convocó para el día siguiente en el antiguo ayuntamiento frente a la Catedral, ese día me entregaron el petate y me trasladaron al muelle Santa Catalina, me embarcaron en un Ferri cargado hasta los “topes” de reclutas, parecíamos “ganado que va al matadero”, rumbo a Tenerife.

 

cir hoyafríaMi destino era el C.I.R Nº 15 Campamento de Instrucción de Reclutas de Hoya Fría. El mismo día que entré en el campamento, tuve que pasar por una oficina de control y presentarme ante un oficial que me preguntó por mis datos personales, fui contestando a cada pregunta hasta llegar al tema religioso ¿Qué religión profesa? Contesté que no era creyente de ninguna religión, me respondió; pues, a partir de ahora es usted católico, apostólico y romano.

Pasé por todos los trámites por los que pasa cualquier recluta y me incorporaron al II batallón 6ª compañía. Lo primero que te hacen es cortarte el pelo, después tienes que vestirte con el uniforme de paseo, el hecho en sí, no tiene relevancia, es la presentación del capitán de la compañía, pero todo tiene que estar brillando, botas, relucientes, hebilla del cinturón resplandeciente, uniforme impecable y el suelo de la compañía cristalino. A mí, todo esto, me cogió fuera de juego, y, atrancas y barrancas, logré estar presentable.

soldado

Capítulos anteriores:

Historia de un represaliado del franquismo – (I) Mi primera detención

Historia de un represaliado del franquismo – (II) Barranco Seco

Historia de un represaliado del franquismo – (III) Juicio y apelación

Historia de un represaliado del franquismo – (IV) Actividad política

Historia de un represaliado del franquismo – (V) La Caída de Sardina

Historia de un represaliado del franquismo – (VI) Consejo de Guerra sumarísimo

* En La casa de mi tía por gentileza de Ramón Armando León Rodríguez